Del Buenos Aires de 1829

Comparte este contenido con tus amigos
Cabildo y policía de Buenos Aires en 1829, por Carlos Enrique Pellegrini
Cabildo y policía de Buenos Aires en 1829, por Carlos Enrique Pellegrini.

Fenómeno. En el partido de Lobos establecimiento de D. Blas José Amarilla y Ca. ha nacido una ternera con dos cabezas: por cosa particular se mostrará al público en la calle Cangallo Nº 103.

Aviso. Se vende una criada morena como de edad de 26 a 28 años, robusta con una cría de tres meses; calle de Cuyo Nº 170 darán razón.

Aviso. Se ha huido el viernes 6 del corriente a la hora del medio día, una negra zamba, llamada Gregoria, de edad como de 20 años, estatura regular, pasuda, getona, nariz ñata pero gruesa, vestida de percal a flores viejo, y ha tenido bolados y se le ha quitado y tiene más color abajo que arriba, un pañuelo de flores viejo, y calzada: el que la entregase o diese razón de su paradero será gratificado satisfactoriamente en la panadería de D. Pepe López atrás de San Nicolás.

Aviso. Quien hubiese perdido un caballo con apero puede ocurrir a la calle de la Biblioteca Nº 112, que dando las señas se le entregará.

Aviso. Ha llegado a esta ciudad un jardinero florista de Francia, con una hermosa colección de flores, yerbas, cebollas y marimoñas, anémonas y un surtido considerable de simientes de las más bonitas y selectas flores de todas las estaciones de los mejores jardines de Francia. Vive en la calle Perú Nº 158.

Don José Mauroner, dueño de una soberbia colección de cuadros, para cuya reunión ha empleado 30 años de su vida, se propone presentarla al público el domingo próximo en las salas del Colegio de Ciencias Morales, a que le ha acordado el gobierno. Esta galería, la primera que se ve llegar a la América meridional, está abierta todos los días desde las 10 de la mañana hasta las dos de la tarde. Los billetes de entrada se distribuyen en la librería de la calle de la Universidad Nº 54, a peso cada uno. Estamos persuadidos que el público acudirá con ansia para admirar todos los primores reunidos en el citado local.

(En La Gaceta Mercantil, marzo de 1829).