Albert Einstein

Encuentro en Berlín

Comparte este contenido con tus amigos

Antes de comenzar mis trabajos de graduado, decidí pasar un año en Berlín, estudiando de manera más o menos independiente, y ése fue un año verdaderamente fascinante. Escuché a varios conferenciantes famosos. Oí a Max Planck, el padre de la teoría cuántica, disertar sobre termodinámica, tema que, según creo, amaba más que cualquier otro; a Max von Laue, que había descubierto la difracción de los rayos X por medio de cristales y dirigía el seminario donde todas las semanas se discutían nuevos descubrimientos y nuevas ideas, y a Albert Einstein. Recuerdo el coloquio en el cual se presentó la mecánica ondulatoria de Erwin Schrödinger. Esa noche tomé el subterráneo para volver a mi alojamiento y advertí, en el mismo coche, a Einstein. Aunque no nos habían presentado formalmente, me reconoció sin duda como participante del auditorio de esa tarde, pues se dirigió inmediatamente a mí, diciendo: ¿Qué le pareció? ¡Qué época maravillosa para vivir!

Bitter, Francis. Imanes. La educación de un físico. Buenos Aires: Eudeba, 1960.