Una carta de Lezama Lima a Sarduy

Comparte este contenido con tus amigos

José Lezama Lima

La Habana, 14 de marzo 1968

Amigo Severo Sarduy: Usted fue uno de los primeros en acercarse a Paradiso, todavía no estaba acabado de componer y ya usted mostraba una curiosidad inteligente por mi obra. No olvido lo que pesó su opinión en la casa “Seuil” para decidirse a publicar la traducción. Desde hace tiempo le debo unas letras y ahora es la oportunidad para darle las gracias.

Recibí, supongo desde luego por indicación suya, su última obra De donde son los cantantes, que me leí de un tirón, pues su centro de convergencia verbal tiene fuerza y fascinación. Y ahora me vuelve usted a alegrar con el estudio que ha hecho de mi obra y en especial de Paradiso. Revela cómo se han ido afinando sus dones críticos y los de creación, la diversidad de sus asedios y recursos, su paladeo muy criollo para reconocer por el sabor las más diestras mezclas. Y como nos vamos haciendo de sucesivas paradojas, vemos que sus años de aprendizaje en París han hecho más creadores sus días criollos, los de su adolescencia y los que le quedan por vivir de nuevo entre nosotros.

Su estudio me parece muy completo y lo que más me gusta de él es la forma vivencial en que lo ha hecho. Su diálogo conmigo a la salida del ballet, una pura delicia, pero también una fuerte vivencia. Usted habla de Gadda y lo desconozco totalmente, conozco de su existencia por usted, y no por el prurito americano de no tener influencias, pues de sobra sabemos que lo que uno desconoce puede penetrar también en su obra. Lo que influencia es entrevisión, el conocimiento exhaustivo como dicen los pedantuelos a nadie influencia, el conocimiento mata el conocimiento desde el punto de vista del surgir de una obra.

Siempre he creído que para acercarse a mi obra había que partir del sympathos de los estoicos, es decir, de una simpatía previa, por el temperamento o por las preferencias. Usted en su estudio da buenas pruebas de que ha partido de ese punto imprescindible para ver mi obra.

Gracias y abrazos de

José Lezama Lima

 

NOTA: Couffon me dijo que él tenía el ejemplar revisado por mí, para ir haciendo la traducción. Hago referencia a eso porque en una cita que usted hace de Paradiso se dice trombón de vera, que debe ser, desde luego, de vara, y que es una errata de la edición cubana.

Vale.

José Lezama Lima

(De: José Lezama Lima. Cartas (1939-1976). Madrid: Orígenes, 1979. Colección Tratados de testimonio).