Inglés
“One Today”, de Richard Blanco

Comparte este contenido con tus amigos

Richard Blanco

Introducción

Al momento de la inauguración del segundo mandato presidencial de Barack Obama, el nuevo Estados Unidos no sólo había conseguido el cambio del que se hablaba en 2008, sino que ese cambio había sido reafirmado en la historia con la consistente idea de seguir hacia adelante. Nuevos rostros, nuevas voces y nuevas letras han confirmado esa transformación vigorosa: eso mismo significó la elección del poeta Richard Blanco para la creación y la lectura del poema inaugural. En esta tradición en la investidura de los presidentes estadounidenses, el actual gobernante optó por un representante de esa esperanza que nace en el paisaje multicolor del país de las barras y las estrellas. Es un país que representa oportunidades, en palabras del propio Obama: “Sin importar de dónde vienes, cómo luces o a quién amas”.

Nacido en Madrid de padres cubanos el 15 de febrero de 1968, Richard Blanco se mudó a muy temprana edad a Miami con su familia. Se graduó de la Universidad Internacional de Florida en ingeniería civil y en escritura creativa. Sus colecciones de poesía incluyen City of a Hundred Fires (Editorial de la Universidad de Pittsburgh, 1998), Directions to the Beach of the Dead (Editorial de la Universidad de Arizona, 2005) y Looking for the Gulf Motel (Editorial de la Universidad de Pittsburgh, 2012). A los 44 años se convirtió no sólo en el poeta más joven en ser seleccionado para leer el poema inaugural, sino también en la primera persona inmigrante, hispana y abiertamente gay en tener ese honor.

“One Today”, traducido aquí como “Un hoy”, abraza ese concepto del mosaico diverso que es la sociedad estadounidense. El poema toma ese canto de voces unidas, lo transforma en un mensaje entendido por todos y lo plasma en el inmenso cielo que cubre la geografía estadounidense, para que pueda ser apreciado por el pueblo. Es un poema del hombre y la mujer común, de a pie, pero son éstos quienes componen la fibra social que le da una formidable forma y estructura a la nación norteamericana. Son éstos quienes hacen que este país sea —como su nombre lo indica— unido.