Letralia, Tierra de Letras
Año VIII • Nº 108
17 de mayo de 2004
Cagua, Venezuela

Depósito Legal:
pp199602AR26
ISSN: 1856-7983

La revista de los escritores hispanoamericanos en Internet
Literatura en Internet
La página de Julio Cortázar
http://www.juliocortazar.com.ar

Comparte este contenido con tus amigos

La página de Julio CortázarCon suma frecuencia se topa uno con lectores recientes de Cortázar que han contraído la súbita necesidad de leer todo lo escrito por él o acerca de él, a manera de un rito iniciático en el que sólo se involucran quienes más tarde se convertirán en auténticos seguidores de quien fuera uno de los mayores escritores de nuestro tiempo. Quizás tenga que ver con el constante jugueteo al que Cortázar sometió al idioma, herramienta que manipuló a su antojo exprimiendo sus más recónditas posibilidades; quizás en algunos casos sea sólo la fascinación natural ante una obra cuya ejecución artística nos abruma.

En cualquier caso, La página de Julio Cortázar es un recurso de impostergable visita para cronopios, famas y esperanzas por igual interesados en la vida y la obra del escritor argentino. Se trata de un verdadero santuario cortazariano con abundante información escrita y audiovisual realizado con acierto por el también argentino Bruno Szister, y provisto de un material de tal calidad y cantidad que se requiere más de una visita para disfrutarlo a plenitud, como un libro de cabecera hecho de bytes.

"Yo creo", saluda el propio Cortázar en la entrada del sitio, "que desde muy pequeño mi desdicha y mi dicha al mismo tiempo fue el no aceptar las cosas como dadas. A mí no me bastaba con que me dijeran que eso era una mesa, o que la palabra ‘madre’ era la palabra ‘madre’ y ahí se acaba todo. Al contrario, en el objeto mesa y en la palabra madre empezaba para mi un itinerario misterioso que a veces llegaba a franquear y en el que a veces me estrellaba".

El rostro familiar de Cortázar, cigarrillo en ristre, sirve de puerta a un caudal de información sobre su vida —con una biografía bilingüe inglés y español tomada La fascinación de las palabras, de Omar Prego Gadea— y su obra, que se sirve no sólo de textos sino, además, de grabaciones de su voz, fotografías y enlaces a otros recursos similares.

La sección sobre la obra de Cortázar es bastante extensa. Incluye textos de Divertimento (1950), Bestiario (1951), Final del juego (1956), Las armas secretas (1959), Último round (1960), La otra orilla, Historias de cronopios y de famas (1962) —el libro del cual hay disponible mayor cantidad de relatos—, Rayuela (1963), Todos los fuegos el fuego (1966), La vuelta al día en ochenta mundos (1967), Un tal Lucas (1979), Queremos tanto a Glenda (1980), Deshoras (1982), Los autonautas de la cosmopista (1983), Nicaragua, tan violentamente dulce (1983) y Salvo el crepúsculo (1984).

Hay además en este apartado una colección de textos dispersos, con poemas, artículos y reseñas literarias, a la que le sigue una serie epistolar en la que el escritor se nos muestra desde lo más profundo de sí, con cartas a Paul Blackburn, Roberto Fernández Retamar, Haydée Santamaría, Roberto López y el "Club de Cronopios de Estocolmo", así como una reseña sobre la correspondencia entre Cortázar y Fredi Guthmann. Cierran el conjunto un apartado con entrevistas a o sobre Cortázar y otro con textos de otros autores —Borges, García Márquez y otros— en torno a su obra.

En la sección de archivos de audio, Szister ha coleccionado una serie de grabaciones en las que Cortázar opina sobre diversos temas o lee fragmentos de sus obras. Están la "Historia" de Historias de cronopios y de famas, "Continuidad de los parques", los capítulos 7 ("Toco tu boca, con un dedo toco el borde de tu boca...") y 32 (la carta al bebé Rocamadour) de Rayuela y otros materiales en los que es posible apreciar la inconfundible pronunciación de Cortázar, atribuida por algunos a un deducible afrancesamiento del autor pero ocasionada realmente por una particularidad física de su paladar.

La sección de fotografías presenta las clásicas imágenes del autor y otras menos conocidas, como sus fotografías de niño o algunas travesuras que solía hacer ante la cámara. Finalmente el visitante podrá revisar la lista de enlaces relacionados, dejar constancia de su estadía virtual allí firmando el Libro de los Cronopios Ilustres, enviar un mensaje a Szister en un divertido formulario al mejor estilo cronopio, suscribirse a una lista para ser avisado cuando se incorporen nuevos materiales, obtener un banner para ayudar a promover el sitio o conocer una lista de las producciones audiovisuales que se han hecho basadas en obras de Cortázar, así como documentales sobre su vida y su obra.

Sólo queda una advertencia por hacer: no se desanime si no le alcanza el tiempo para conocer toda la página en una sola sesión. Estas cosas le ocurren a todos.


       

Aumentar letra Aumentar letra      Reducir letra Reducir letra



Creada el 20 de mayo de 1996 • Próxima edición: 24 de mayo de 2004 • Circula el primer y tercer lunes de cada mes