Recibe 2020 con 20% de descuento en corrección de textos y corrección de estilo
Saltar al contenido

Historias mínimas en Seda, de Alessandro Baricco

miércoles 20 de enero de 2021
¡Compártelo en tus redes!
“Seda”, de Alessandro Baricco
Seda, de Alessandro Baricco (Anagrama, 1996). Disponible en Amazon

Seda
Alessandro Baricco
Novela
Anagrama
Barcelona (España), 1996
ISBN: 978-8433976598
128 páginas

¿Qué caracteriza a nuestro tiempo reciente, digamos a los últimos setenta años? ¿Será como mencionan algunos teóricos la prevalencia del “yo”, la subjetividad, la reinterpretación de los hechos o, tal vez, el derrumbe de los grandes relatos, la velocidad con que se obtiene la información? No menos importante aún: ¿cómo se trasladan estos elementos a las obras literarias? Creo que un posible asomo a estas preguntas lo ofrece Alessandro Baricco en su novela Seda.

Publicada por la editorial Anagrama en 1996, en la novela se narra la vida de Hervé Joncour, un joven comerciante francés que, tras una incomprensible epidemia pebrina que afecta la producción de seda en su pueblo natal Lavilledieu, realizará unas largas y fascinantes expediciones —de 1861 a 1864— más allá del Mediterráneo, cruzando por Siria, Egipto, incluso hasta llegar a Japón, para traer huevos de gusanos de seda. Como lo hizo antes Patrick Süskind en El perfume (1985), Alessandro Baricco centra su atención en historias mínimas: el comercio de la seda; el escritor turinés, agudo lector de la posmodernidad, renuncia a escribir una extensa novela, totalizadora, que lo cuente todo, y se constriñe al espacio de la narración corta, parca, sin abundantes descripciones. Pero Seda no es sólo la historia mínima de su comercio, sino también, en franco diálogo con Historia del ojo, de George Bataille, es la historia del tacto, de la piel y sus múltiples símbolos: el lago, los bosques, los pájaros y los caligramas. Porque en Seda se construye un entramado de profundas relaciones: la atmósfera que rodea a Hervé Joncour, la residencia de su anfitrión Hara Kei, los movimientos de sus sirvientes como sombras, irreales, en un teatro; la quietud, el silencio. Un silencio que se prolonga a la manera de narrar y también a la actitud y los ojos de los personajes. En varias ocasiones los personajes se miran entre sí sin expresión alguna (Hervé Joncour con Hara Kei, con Madame Blanche, con la mujer joven sin “ojos orientales”) hasta Jean Berbeck, el vecino de Hervé Joncour, deja de hablar. ¿Para qué hablar si nos podemos tocar, sentir como la seda? Por eso Héléne, la esposa de Joncour, haciéndose pasar por la mujer joven, escribirá en la carta: “¿Me sientes?, estoy aquí, te puedo rozar, esto es seda, ¿la sientes?, es la seda de mi vestido, no abras los ojos y tendrás mi piel”. O quizás, como respondió Baldabiou sobre los motivos por los que Jean Berbeck dejó de hablar, sea que “la vida a veces da tales vueltas que no queda ya absolutamente nada que decir”.

Jorge Daniel Ferrera Montalvo
Últimas entradas de Jorge Daniel Ferrera Montalvo (ver todo)

¡Compártelo en tus redes!
Recibe 2020 con 20% de descuento en corrección de textos y corrección de estilo