XXXVII Premio Internacional de Poesía FUNDACIÓN LOEWE 2024 Saltar al contenido

Se acaba el mundo y nosotros afeitándonos, de Luis Benítez

miércoles 10 de abril de 2024
¡Comparte esto en tus redes sociales!
“Se acaba el mundo y nosotros afeitándonos”, de Luis Benítez
Se acaba el mundo y nosotros afeitándonos, de Luis Benítez (Palabrava, 2023). Disponible en Amazon

Se acaba el mundo y nosotros afeitándonos
Luis Benítez
Cuentos
Colección Rosa de los Vientos
Palabrava Editorial
Santa Fe (Argentina), 2023
ISBN: 978-987-4156-65-5
114 páginas

Lectoras y lectores: se me hace preciso declarar como preanuncio que este libro del argentino Luis Benítez, cuyo contenido resulta verdaderamente inconcebible, incluso en la era de la literatura posmoderna y el mundo en versión digital —cuyo vientre nos va gestando día tras día—, debería ser severamente amonestado y su autor públicamente reprendido por semejante atrevimiento. ¡Cómo ha podido tener la tamaña osadía de no expresar ni la menor moralina, así fuera como leve queja de la condición humana, en este mundo encantador donde vivimos la prodigiosa situación de estar con un pie a un paso del abismo y el otro, firme en tierra! Es inaceptable que el señor Benítez se sostenga cual duende colgando de una tramoya sobre el escenario narrado, para observarlo desde el reverso. Sólo a él se le pudo ocurrir algo así.

Si se trata de un asteroide, no importa, que nos caiga sobre la faz de la Tierra, qué más da, seguiremos afeitándonos como cada mañana; si el conflicto es el feminismo, las mujeres se declararán machistas o, cuando menos, antifeministas; si se acerca al lóbrego ambiente del poder de los mercenarios, ellos terminan pareciendo soldaditos de juguete. Y todo, así. Insisto: esto rebasa los límites de nuestra aldea literaria. Porque usted, señor Luis Benítez, y fíjese que ahora me dirijo a usted en su calidad de imputado, tiene muchos recursos para escapar a las moralinas, además de deslizarse angelical sobre el escenario, a fuerza de tramoya teatral.

Benítez, sin formular un solo axioma moral, logra contraponer en el propio desarrollo de sus historias las contradicciones y paradojas de las ideologías y sus deformidades pragmáticas. Para hacer ese recorrido no puede sino partir de la precariedad esencial del ser humano. Lo fallido, lo irrisorio, lo caricaturesco, a Benítez le sirven de limón para exprimirlo hasta la última gota y así, abollado, echarlo en las bebidas de sus invitados literarios.

Y hablando de caricaturas, en “Chicago, 1938”, el clima de historieta sobre personajes mafiosos es tan patente como el mal olor de una alfombra sucia y vieja. Hasta podría aparecer por la puerta Boogie el Aceitoso, mientras Roberto Fontanarrosa lo espiara con pícara sonrisa.

Lee también en Letralia: reseña de Se acaba el mundo y nosotros afeitándonos, de Luis Benítez, por Alejandro Bovino Maciel.

Ni qué hablar de los tenebrosos mercenarios en “Cómo casi, casi, escribí las memorias del Magnífico Regente, Señor del Reino”. Hasta dan ternura esos esforzados varones de condición proletaria, dados a reflexiones filosóficas, que son sicarios de segunda mano. Dan ganas de escuchar aquella melancólica canción de los Deep Purple: “Soldado de la fortuna”. Aquí, Forsyth le extiende el pulgar levantado de un OK. Hasta podría pensarse que un escritor y un mercenario lleguen a parecerse demasiado.

En realidad, un escritor puede llegar también al extremo opuesto del mercenario, cuando es guiado por la manía de grandeza. En “Cómo triunfar en el mundo de las letras y todo eso”, la desopilante historia parece estar narrada por la solemne ironía de Marcos Mündstock, mientras el resto de Les Luthiers interpreta los hilarantes acordes que producen sus instrumentos. Nuevamente, lo grotesco impregna en verosimilitud a unos seres que bien podrían significar la metonimia del género humano. Otros artefactos —más que seres— humanos son también descubiertos en sus monadas por este duende que se pasea encajado en la tramoya literaria, unas veces a la vista y otras, disimulado.

En definitiva, señoras y señores, mi veredicto es que este recién editado título de Luis Benítez debe ser obligatoriamente leído y disfrutado, a solas o en familia, “como gustéis”.

Eugenia Cabral
Últimas entradas de Eugenia Cabral (ver todo)

¡Comparte esto en tus redes sociales!
correcciondetextos.org: el mejor servicio de corrección de textos y corrección de estilo al mejor precio