Concursos literarios
Eventos
Documentos recomendados
Cartelera
Foro de escritores
Ediciones anteriores
Firmas
Cómo publicar en Letralia
Letralia por correo electrónico
Preguntas frecuentes
Cómo contactar con nosotros
Envíenos su opinión
Intercambio de banners


Página principal

Editorial
Armas y muertes. Mientras en Venezuela se define el destino del Conac, en México y España siguen muriendo escritores.

Nuevo libro de la Editorial Letralia trata sobre las Islas Marías
El título más reciente de nuestra editorial electrónica es un ensayo del sociólogo Nelson E. Álvarez Licona.

Noticias
Colombia en España. La semana colombiana en Madrid incluyó varios elementos de interés, como el cuento inédito que Gabriel García Márquez leyó a la audiencia.
Muere José Agustín Goytisolo. La muerte de uno de los poetas más representativos de España genera una ola de conjeturas sobre los motivos de su deceso.
Hierro y Montero premios de la Crítica en poesía y narrativa. José Hierro e Isaac Montero ganaron los galardones con Cuaderno de Nueva York y Ladrón de lunas, respectivamente.
Neruda superstar. Varios artistas populares de España y América, como Alejandro Sanz, Miguel Bosé y Milton Nascimento, recitan poemas de Pablo Neruda en un disco.
Cómo ver al coronel garciamarquiano. El filme El coronel no tiene quien le escriba, de Arturo Ripstein, ha sido admitido en la sección oficial de Cannes.

Paso de río
Llegue salvo a la otra orilla o déjese arrastrar por la corriente. Anuncios breves de la Tierra de Letras.

Literatura en Internet
La página de Lewis Carroll. El diario costarricense El Expreso publica una edición electrónica de Alicia en el País de las Maravillas, con el texto íntegro, los dibujos originales y completamente en castellano.

Artículos y reportajes
Se fue el último de los amorosos. La poesía llora la muerte de Jaime Sabines, uno de sus exponentes más destacados de este siglo.
Las tres bombas de Paul Virilio. La escritora argentina Luisa Futoransky realiza una entrevista a este filósofo de la modernidad: "Paremos de idealizar y de mitificar los objetos técnicos".
Las sillas de Bioy Casares. Una nueva entrega de Etimología de la vida cotidiana, del periodista argentino Samuel Wolpin.

Letras de la
Tierra de Letras

Disparidades de los cerros
Liza Rosas Bustos
Detrás de los pinos
María Neder
Sonetos
Georgina Wilson
Leyendas
Marta Juárez
¡Te voy a comer a besos! (Farsa muy, pero muy corta)
Tomás Urtusástegui
Dos poemas
Anaray Lorenzo Collazo
Ascuas en el hielo
Édgar Allan García
¿Nunca te atreviste Capira a espantar el mal de los mayores?
Octavio Santana Suárez
Poemas
Pablo Mora
Julia
Oscar Ortiz

El buzón de la
Tierra de Letras


Una producción de JGJ Binaria
Cagua, estado Aragua, Venezuela
info@letralia.com
Resolución óptima: 800x600
Todos los derechos reservados. ®1996, 1999

Letralia, Tierra de Letras Edición Nº 67
5 de abril
de 1999
Cagua, Venezuela

Editorial Letralia
Itinerario
Cómo se aprende a escribir
info@letralia.com
La revista de los escritores hispanoamericanos en Internet
Letras de la Tierra de Letras

Comparte este contenido con tus amigos
Ascuas en el hielo

Édgar Allan García

Digo que los muertos matan a los vivos.
Esquilo

Ella viene de un mundo de campos verdes, pájaros, autos deportivos, París, Montecarlo, New York, y dice demodé, okey, Saint-Lorent, uffff, ¡qué país!, oh sí, apenas dos o tres mil dólares, o sea, non plus ultra, si vous plaite, y habla como si el mundo entero la escuchara, como si Dios mismo no pudiera vivir sin sus pucheros, su risa de pájaro, sus interjecciones y su modo de decir c'est la vie.

Él viene de un mundo de alambradas, muros de ladrillo, apartamentos como nichos, calles oscuras, padre borracho, sombra en vez de madre, hermanos como zumbidos, como voraces hormigas, como escorpiones aguardando en las tinieblas; pero ha aprendido los innumerables recursos del sueño y vuela semejante a un ícaro y danza sobre brasas mientras pinta bosques aéreos, catedrales líquidas, llamaradas áureas que luego expone ante la fascinación del público.

Ella, hálito de carne, ninfa iluminada por ascuas de otro tiempo, lo mira y su sonrisa lo atraviesa, su hola lo resquebraja, lo traslada a un mundo extraño, y su perfume, su perfume le recuerda los bálsamos y esencias de un puñado de doncellas atenienses que titilan desnudas en su memoria o en ninguna parte. Él responde, no responde, balbucea, sonríe, chupa el cigarrillo apagado. Ella piensa: cuadros bonitos, caros, buen futuro. Él la mira y piensa: ojos como pequeñas gacelas verdes bajo un océano dorado húmeda cereza temblando en triángulo prohibido cabrilleo de senos bajo el caos soledades sin alas cantos muchos cantos secretos tras ese gesto de sacerdotisa de la carne.

Ella lo felicita, se aproxima, lo mira de frente y de súbito se estremece. Sin poder evitarlo, él alarga la mano hasta su hombro escotado y la atrae hacia su pecho y le susurra un torrente de poesía en el oído. Ella siente que el piso se hunde, que uh lalá, que uff, que qué calor, ¿no? Él, sátiro encendido, parece danzar desnudo alrededor de piras dionisíacas, volar entre la perfumada humareda y, en un arrebato, le regala un cuadro, su bosque de diamantes, su canto de aguas salvajes, universo alucinado donde salta, gira, se ensortija una ménade invisible. Ella lo besa en la comisura de los labios, le brillan los ojos marinos, balbucea palabras en una lengua extraña, brinda con él y se va flotando como ninfa ungida en las cañadas luminosas del Citerón.

Por lo menos doce o quince mil dólares en Europa, o quizá veinte mil, dice papi en un arrebato de tasador de Sotheby's. Pero, ¿qué opinas en realidad?, se agita ella, ¿no ves acaso a esa mujer que parece bailar entre la bruma?, ¿y esos cuerpos desnudos retorciéndose de amor tras los árboles azafranados?, acércate, acércate, ¿escuchas esa crepitación de fogatas encendidas? Es como si en otra vida, no sé, es como si en un lugar que conozco y no conozco, hace mucho tiempo, él y yo hubiéramos compartido el círculo de un fuego misterioso, algo semejante a las fiestas de la carne, pero sagradas, ¿comprendes?, sagradas, porque en alguna parte del bosque había una pira, un puñado de sacerdotisas que nos miraban entre la humareda mientras los cánticos, sí, los cánticos y todas esas danzas vehementes y extrañas se mezclaban con gritos de alegría...

Papi la mira desde lo alto del oscuro cadalso rápidamente levantado por fantasmas medievales. No, no comprende nada de lo que ella dice masculla canta pero huele, siente el peligro y toma la cruz de bronce entre sus manos y masculla un juramento que se esparce como oleaje tenebroso. Papi percibe el creciente aleteo en ese pecho núbil, aquel repentino acantilado que se ha abierto bajo los pies de su única hija y, súbitamente convertido en el rey de un cuento legendario, galopa al anochecer entre las antorchas de Argos, sortea bacantes, sátiros, ménades, silenos, entra a la Ciudad Maldita, prende fuego a las embarcaciones floridas, arrasa el majestuoso Templo de la Carne y, luego, jadeante, en un último acto heroico, alzando los ojos al cielo, salva a la princesa, la salva enviándola a un internado de hielo, allá, sobre la oscura grupa de los Alpes, para siempre, hasta nunca jamás.


       

Indice de esta edición

Letralia, Tierra de Letras, es una producción de JGJ Binaria.
Todos los derechos reservados. ©1996, 1998. Cagua, estado Aragua, Venezuela
Página anterior Próxima página Página principal de Letralia Nuestra dirección de correo electrónico Portada de esta edición Editorial Noticias culturales del ámbito hispanoamericano Literatura en Internet Artículos y reportajes Letras de la Tierra de Letras, nuestra sección de creación El buzón de la Tierra de Letras