Concursos literarios
Eventos
Documentos recomendados
Cartelera
Foro de escritores
Ediciones anteriores
Firmas
Postales electrónicas
Cómo publicar en Letralia
Letralia por correo electrónico
Preguntas frecuentes
Cómo contactar con nosotros
Envíenos su opinión
Intercambio de banners


Página principal

Editorial
Arma letal. El Festival de Poesía de Medellín despliega un arsenal de armas.

Noticias
Los restos de Velázquez. Dos cadáveres hallados en Madrid podrían pertenecer al pintor Diego Velázquez y a su esposa.
Los ministros y la globalización. Los titulares de los ministerios de Cultura de Latinoamérica se reunieron en La Habana y abogaron por aprovechar la tecnología en el desarrollo de nuestras sociedades.
Terminó la feria. Con rumores sobre la manipulación de las listas de los libros más vendidos terminó la 58ª Feria del Libro de Madrid.
La justicia chilena. En una nueva vuelta de tuerca en el caso de la persecución a Alejandra Matus, el poder judicial chileno detuvo a sus editores.
EUA en Caracas. La Feria Internacional del Libro de Caracas, a celebrarse en noviembre, tendrá a Estados Unidos como país invitado.

Paso de río
Brevísimos y rápidos del río que atraviesa la Tierra de Letras.

Literatura en Internet
Folklore argentino. A través de las tradiciones de nuestros pueblos aprendemos a ser más universales.

Artículos y reportajes
Valles de Aragua, la comarca visible. Presentamos dos extactos del último libro del periodista venezolano Alberto Hernández.

Sala de ensayo
La creación de ambientes en la obra de H. P. Lovecraft. La escritora mexicana Lenina Méndez analiza las principales claves de la obra de Lovecraft, a través de su relato "El extraño".

Letras de la
Tierra de Letras

Papeles de Astarot
Pedro Antonio Valdez
Poema de los silencios
Jaime Encinas-Peñaranda
Poemas
Graciela Wencelblat
Todo el peso de la ley
Jorge Majfud
Poemas
Ana María Debali
Poemas
María Luisa Trigos S. Gilbert
Arrinconados
Alberto Sánchez Daza
Poemas
Beatriz Peñaloza
La noche del hastío
Aldo Novelli
Carta a María
Guzmán Bañales
Poemas
Marcos Rodríguez Leija

El buzón de la
Tierra de Letras


Una producción de JGJ Binaria
Cagua, estado Aragua, Venezuela
info@letralia.com
Resolución óptima: 800x600
Todos los derechos reservados. ®1996, 1999

Letralia, Tierra de Letras Edición Nº 72
21 de junio
de 1999
Cagua, Venezuela

Editorial Letralia
Itinerario
Cómo se aprende a escribir
info@letralia.com
La revista de los escritores hispanoamericanos en Internet
Letras de la Tierra de Letras

Comparte este contenido con tus amigos
Poemas

Graciela Wencelblat

La lluvia no cesa.
Sacude los vidrios
en este otoño
que arrasó los sueños.

Ahora,
partieron los trenes
se hundieron
todos los barcos.
¿Tendrá
     acaso
que colgar el mapa del olvido?


Cuando los objetos se achican,
¿será el despertar de la locura?
Cerca de la rosa, del lirio,
adentro del eucaliptus,
cava buscando el poema.

Sólo hay silencios
que chocan entre sí:
          una realidad desconocida.


Toda la tarde
esperando,
mirando la puerta.
Si la abre y sale
¿qué habrá del otro lado?
Si desde afuera entra,
¿estará el lugar que dejó?
Porque cada cosa es otra,
donde pasó el abandono
algo queda
algo muere
algo
se resiste a cambiar.


Al borde de la tarde,
siguiendo la caída de las hojas,
invoca nombres,
se quiebra, se deshace.
Va a caer donde dobla el viento,
pero el tropiezo ya sucedió:
al borde de la tarde.


No hay que arreglar nada más.
No hay que soldar
podar las plantas
ni limpiar.
Hacerse el desentendido:
que los vidrios se rayen
los relojes no den más la hora.


Porque todo parte sin remedio,
hacia un lugar anclado
en el silencio.


Es cuestión de apretar.
Apretar con fuerza
y seguir
     sin asco sin piedad
hasta que caiga
la palabra que hiere,
lo atragantado.

Es posible
que detrás
aparezca una luz
y el corazón
     se abra.


Tantas cicatrices
en su cuerpo.
Por eso
cuando camina
deja en el aire
rayos
y
truenos.


El corazón,
¿se achica cuando duele
gotea?
Esto explicaría,
algunos días,
el charco debajo de su cuerpo.


Hay algo en ella
como si no estuviera.

Aislada en su esplendor,
reposa.
Abre la noche
mide suavemente el infinito.


El corazón no se mueve,
la piel tejida sobre escombros
     resiste
la oscuridad
las válvulas gastadas.

Desamada:
tira la rosa marchita
cuelga el vestido
abre puertas y ventanas:

encara la distancia.


Esa mujer
escribe
para
no
hablar.
Esa mujer
tiene
el susto
pegado
a la garganta.

Esa mujer:
     la gota que rebalsa el pensamiento.


Meten palabras
en su boca.
Cuando habla
dice las palabras
de los otros.
Distraída
atraviesa la pared
y sangra.
Muda:
esclava de su
aparente inocencia.


Recorre la casa,
busca vestigios del derrumbe,
huele la tierra,
—no es tierra firme
ni tierra prometida—
Va hacia las orillas
a recoger las redes.

Después,
caminará hacia otras islas,
dejará de preguntar
dónde quedó la vida.


Porque no saben
que el barco la dejó
en una isla desierta.
Ellos no saben
que el otoño cayó
sobre su nombre
borrándole la historia.
No saben
que llegó muy lejos:

hasta la sed y el exilio.


Que la dejen en paz.
No hay palabras:
     partieron
con el tránsito del agua,
no hay engaño.
Cuando arrancaron el rosal
se cerró para siempre,
pero todos estaban distraídos.


       

Indice de esta edición

Letralia, Tierra de Letras, es una producción de JGJ Binaria.
Todos los derechos reservados. ©1996, 1998. Cagua, estado Aragua, Venezuela
Página anterior Próxima página Página principal de Letralia Nuestra dirección de correo electrónico Portada de esta edición Editorial Noticias culturales del ámbito hispanoamericano Literatura en Internet Artículos y reportajes Letras de la Tierra de Letras, nuestra sección de creación El buzón de la Tierra de Letras