XXXVII Premio Internacional de Poesía FUNDACIÓN LOEWE 2024 Saltar al contenido

Elizabeth Schön en transición a la libertad
(Una lectura veloz a “La gruta venidera” y “En el allá disparado desde ningún comienzo”)

domingo 3 de julio de 2016
¡Comparte esto en tus redes sociales!
Elizabeth Schön
Elizabeth Schön anuncia los días oscuros y la tempestad que ha de abrazar esta tierra de gracia. Fotografía: Alfredo Cortina

“La gruta venidera”, 1953

Vacío: halcón, cráneo que el alma rechaza con premura. Puño gigante que sacude el corazón. Arca de tósigos. Haza desierta. Pala que se hunde en el alma y destruye el aleteo de un pato y la figura de un duende. Campo estéril, para la muerte. Al pozo de la nada, a la inmovilidad de los esqueletos. Espectro que no vacila. Fetiche maligno. No más tus dijes en la imaginación, no más tus rodillas en la hora plena; el alma es un pez inconquistable.

Elizabeth Schön

“La gruta venidera” es un poema escrito en prosa que refleja la necesaria trasmutación hacia la libertad, al denunciar la mordaza que se está imponiendo a los sentimientos, que se miran con la angustia y la desesperación de quien observa a unas bestias hacinadas y atrapadas en un corral luchando por salir. Elizabeth, con su sabiduría innata y sobrenatural, reflexiona y nos invita a pensar que se está viviendo en un tiempo donde las palabras no tienen cabida, son como las semillas que cayeron entre espinas y que al crecer son ahogadas, tal como lo refleja la parábola del evangelio. Anuncia los días oscuros y la tempestad que ha de abrazar esta tierra de gracia, donde la opinión única y la represión comienzan a atrapar al mundo de las letras; la poetisa devela un momento sobre lo que es su presente y lo que está sucediendo: “Puño gigante que sacude el corazón… Pala que se hunde en el alma y destruye el aleteo de un pato y la figura de un duende. Campo estéril, para la muerte”.

Nuestra escritora regresa sardiana, trasmutada al abstraccionismo, intenta contrariamente invitarnos a considerar la oportunidad de lo que se llamarán nuevos tiempos.  

Sin embargo, su pensamiento escrito también anuncia que si bien estos son tiempos de represión cautivos por la parca y la mordaza, también surgen voces disidentes como la suya, la cual no se rinde ni se pliega al orden que pareciera establecerse; ella anuncia desde sus líneas rojas y presardianas que si bien muchas rodillas han de doblarse ante el nuevo transeúnte del poder, son las convicciones, las ideologías disidentes y la palabra contestataria la que prevalecerá, ya que el pensamiento libre se encuentra incrustado en el alma y, como ella misma expresa, “el alma es un pez inconquistable”.

Al pasar un decenio, nuestra escritora regresa sardiana, trasmutada al abstraccionismo, intenta contrariamente invitarnos a considerar la oportunidad de lo que se llamarán nuevos tiempos, anunciando su lucha interior entre el existencialismo en contraste con su propia esencia. Observamos esta idea en el poema “En el allá disparado desde ningún comienzo” (1962):

Reverbera la actitud tendida desde el comienzo.
Resalta la paciencia comprendida en la extensión.
Resuenan los contrastes
y se esparce el crecimiento
y se diluye la exaltación.
Ya se desecha lo ampuloso
y se amplía lo simple.
Los ejes han cambiado.

Se presenta un conflicto entre el ser humano creyente, y que supo de la muerte de madre antes de que ocurriera, y la otra estudiosa de una corriente filosófica que la obliga a aceptar que nada es preconcebido, que los límites los coloca el hombre, quien a su vez se asume como responsable y vigilante de su propia libertad; dice:

Ha despertado lo intocable.
Ahora anda lo congénito
entrañando sabidurías que irrumpen
cargadas de alborozo y libertad.
Están siendo abandonadas las constantes antiguas
para que se vuelque
el lado abierto de lo nunca amado antes.

Elizabeth Schön abandona la prosa en este poema, asume la escritura, la exposición de ideas que emulan a Pollock en sus pinturas, lo importante es el impacto ante el epicentro que se ha vuelto una constante en sus poemas, la “libertad”, antes cercenada, castrada por el momento que se vivía y ahora abierta, espontánea pero sin embargo atada al subjetivismo de la autora.

Suzuky Margarita Gómez Castillo

¡Comparte esto en tus redes sociales!
correcciondetextos.org: el mejor servicio de corrección de textos y corrección de estilo al mejor precio