Recibe 2020 con 20% de descuento en corrección de textos y corrección de estilo
Saltar al contenido

Carlos Fuentes y su pasión por el Cono Sur

viernes 24 de mayo de 2019
¡Compártelo en tus redes!

Carlos Fuentes

Sabido es la relación entrañable que tenía Carlos Fuentes con los países del Cono Sur latinoamericano, Argentina, Chile y Uruguay, los cuales visitó en su infancia y adolescencia e incluso vivió en alguno de ellos debido a las labores que su padre desarrollara en el Servicio Exterior de México. De ahí que los temas de la zona no le eran para nada desconocidos, por lo que quiero compartir parte de algunos de sus escritos periodísticos relacionados con la misma.

Escribía Carlos Fuentes en noviembre de 1999 en el periódico Reforma de México sobre los cambios políticos que vendrían en los países del Cono Sur lo siguiente:

En los tres países hermanos del Cono Sur, Argentina, Uruguay y Chile, el año 2000 se estrenará con caras nuevas al frente del Poder Ejecutivo. Fernando de la Rúa ya es presidente electo de la Argentina, Tabaré Vázquez parece asegurado en la segunda vuelta uruguaya y Ricardo Lagos sigue manteniendo una ventaja —ligera— en la contienda electoral chilena. Dicen que De la Rúa es aburrido (…).

Fernando de la Rúa no es aburrido. Es serio. Su programa es el de la Alianza entre radicales y Frepaso. No es un demagogo. Sabe que va a operar dentro de las reglas del mercado, pero tratará de poner el mercado al servicio del ciudadano y no al revés (…). Quiere dejar atrás la vergonzosa disponibilidad de la política exterior argentina (las “relaciones carnales” con los Estados Unidos) y acercarse más a la alianza con Brasil y México.

En el Uruguay Tabaré Vázquez parece dispuesto a vencer en la segunda vuelta lectoral, dándole por primera vez la Presidencia a la izquierda en un país dominado, desde 1826, por la alternancia histórica entre blancos y colorados (o sea, entre Luis XIV y Luis XV). Pero al contrario de De la Rúa al otro lado del Plata, Tabaré hereda el poder de uno de los jefes de Estado más serios e inteligentes de Latinoamérica, Julio Sanguinetti. Presidente por segunda vez y no reelegible, Sanguinetti ha operado siempre con el talento y la limpieza que, de una vez por todas, restauraron la civilidad política en un país severamente herido por la dictadura militar (…).

Por último, Ricardo Lagos, en Chile, propone una “tercera vía” latinoamericana que ajuste las deformaciones del desarrollo veloz pero profundamente inequitativo de Chile (…). A la idea europea de la “tercera vía”, Lagos le opone la necesaria redistribución del ingreso en Latinoamérica y la creación de amortiguadores sociales como condición para un equilibrio entre mercado, sociedad y Estado (…).

Los tres programas —el de Lagos, el de Tabaré y el de De la Rúa— no sólo me parecen excelentes. Los apoyo y los asumo como parte del llamado que hice en el Senado de la República Mexicana al recibir la presea Belisario Domínguez: conjuguemos la responsabilidad fiscal con la responsabilidad social.

Carlos Fuentes consideraba que de los tres países analizados “la situación uruguaya es la menos conflictiva. Julio Sanguinetti es un patriota que pone los intereses de su país por encima de los egoísmos partidistas o personalistas, y por ello facilitará, en bien del Uruguay, la transición a un régimen más tirado a la izquierda”.

Cosas del destino, la última entrevista curiosamente Carlos Fuentes la concedió al periódico español El País, en Buenos Aires, a comienzos de mayo, cuando asistió como invitado de honor a la Feria del Libro de esa ciudad.

Las calles de Buenos Aires le hacen recordar a Carlos Fuentes su adolescencia entre risas, como si acabara de sucederle ayer, inmune a los tiempos de la nostalgia.

Viví mucho en Buenos Aires porque mi padre llegó como consejero de la embajada de México en 1943. Como el ministro de Educación era Hugo Wast, en la escuela se daba una educación fascista.

Y le dije a mi padre: “Mira, yo vengo de la escuela pública en Washington, no soporto esto”. Y mi padre me dijo: “Tienes toda la razón, tienes quince años, dedícate a pasear”. Y eso hice. Durante un año me convertí en hincha de la orquesta de Aníbal Troilo.

La librería Atenea me alimentó con literatura argentina, me enamoré de una vecina que me doblaba en edad. Yo tenía quince años, ella treinta. Y siempre que regreso tengo la sensación de que rejuvenezco, de que vuelvo a tener quince años y dónde está la francesita de enfrente. ¿No?

—¿Bailaba tangos?

Lo bailo muy bien. Tuvimos una cena en Montevideo que le dio el presidente Julio María Sanguinetti al presidente Ernesto Zedillo. Sanguinetti bailó el tango estupendamente.

Bailó con su mujer… ¡guau, aplausos!… y le dijo a Zedillo: “Ahora usted”. Y el presidente me dijo: “Carlos, tú represéntame”.

Y yo bailé con mi mujer. Representé a México gracias al tango.

En su amado México, que tantas veces representó ante el mundo, cerró los ojos por última vez el 15 de mayo de 2012. Qué curioso que ese día en el país estamos celebrando el Día del Maestro.

Carlos Fuentes decía: “La muerte espera al más valiente, al más rico, al más bello. Pero los iguala al más cobarde, al más pobre, al más feo, no en el simple hecho de morir, ni siquiera en la conciencia de la muerte, sino en la ignorancia de la muerte. Sabemos que un día vendrá, pero nunca sabemos lo que es”.

Washington Daniel Gorosito Pérez
Últimas entradas de Washington Daniel Gorosito Pérez (ver todo)

Recibe 2020 con 20% de descuento en corrección de textos y corrección de estilo