Extraordinaria conversa Carlos, corta, sin embargo, sugestiva,
Siempre la muerte después de soles será incitadora. Querrá uno morir cansado, encendido y somnoliente. Somnoliento. Luego de ríos y atardeceres. Abandonado en el crepúsculo. Abrazo

Responder