Saltar al contenido
Hablemos, de Octavio Santana Surez

José Argenis Díaz: La poesía actual es exigente

• Domingo 24 de febrero de 2019
¡Compártelo en tus redes!
José Argenis Díaz
José Argenis Díaz: “Hay que elevar el nivel del lenguaje, salir del lugar común”.

Por dificultades con el transporte llegamos a la casa del poeta José Argenis Díaz casi a mediodía, hora nada diplomática para la visita. Sin embargo, nos recibe con afabilidad respetuosa y luego del intercambio de saludos de rigor comenzamos a conversar sobre el tema que nos interesaba: la reciente publicación en Amazon de su antología poética Fuego sagrado.

—Argenis, ¿cuántos libros llevas ya publicados?

—Esta es mi tercera producción impresa. En ella se incluye una selección de poemas de De espaldas al silencio (1992), Alas de papel y Ave del Paraíso (Fondo Editorial Senderos Literarios, 1997) y Fuego sagrado (2004), así como textos sueltos escritos entre los años 2000 y 2012.

—Nos alegra mucho el hecho de que letras villacuranas se encuentren en Amazon, esto ayuda a dar proyección internacional a la poesía producida en nuestra “patria chica”. ¿No estamos errados si llamamos a Fuego sagrado punta de lanza en ese sentido?

—Podría decírsele así, si tomamos en cuenta que es el primer libro publicado por la alianza editorial entre Letralia, Tierra de Letras (de mi amigo Jorge Gómez Jiménez) y el sello FBLibros.

—¿Nace esta publicación de la autogestión? ¿Sufragó usted los gastos de publicación?

—Bien, en realidad, el financiamiento de la publicación se logra gracias a al aporte económico de un mecenas: la Asociación Cooperativa Niveles y Razantes 2012, RL. Por supuesto, con el apoyo de la Asociación Civil Villa Literaria Zamora, cuya presencia en el mundo digital es por medio de su página en Facebook y su blog Villa Literaria, página que actualmente ya alcanzó el número de 84.342 visitantes, lo cual nos llena de mucha alegría.

—¿Cuánto tiempo de la vida del poeta Argenis abarcan los textos seleccionados para Fuego sagrado?

—Es una selección de poemas nacidos desde la década del 90 hasta 2012 y para mí fue un verdadero honor que la escritora Ingrid Chicote (excelente poeta) realizara el prólogo.

—¿Cuáles son sus poetas favoritos?

—Casi todos los poetas de vanguardia, Benedetti, Neruda, Juan Liscano, Andrés Eloy Blanco, por supuesto, los poetas de Aragua.

—¿Qué temática identifica a Fuego sagrado?

—Es de temática variada. Hay varios poemas de connotaciones urbanas (como es el caso de “Graffiti”), también toco temas espirituales y poesía más intimista.

—¿Qué temas no ha tocado la poesía de Argenis Díaz?

—No he tocado ni tocaré los muy eróticos, los obscenos que rayan casi en lo pornográfico.

—¿Por qué el título de Fuego sagrado?

—Porque hay en él varios poemas que reflejan o exponen una concepción espiritual del mundo.

—¿Qué consejos daría a quienes se estén iniciando en el mundo de la poesía?

—La poesía es un mundo donde siempre nos estamos iniciando porque siempre hay mucho que aprender. El mejor consejo para todo poeta es la lectura. Hay que leer mucha poesía. Muchas personas autoconsideradas poetas escriben mucho, pero leen muy poco y esto se refleja en su producción tanto en la forma como en el contenido. Hay repetición en los temas, en términos. La recurrencia deriva de la poca lectura. También es importante que participen en talleres literarios. Allí uno se da cuenta de que debe llevar el lenguaje a otro nivel y dejar de utilizar, o utilizar muy poco, elementos como la rima. El no leer, no asistir a talleres de formación, impide que el poeta crezca y así se queda estancado en la poesía tradicional, sujeto a la rima, encadenado a la métrica, al conteo silábico. Entonces se escriben coplas, se trabaja con versos octosílabos, con décimas. Pero la poesía va más allá de la rima y de la métrica. Hay que elevar el nivel del lenguaje, salir del lugar común, de los temas comunes. La poesía actual, la de vanguardia, es exigente. Es necesario formarse.

—¿Cómo se inicia Argenis Díaz en las letras?

—Me inicié escribiendo algo acerca de la madre por un trabajo asignado en la Escuela Técnica. Al entregarlo, el profesor dudó en los primeros momentos que fuera de mi autoría. Le gustó tanto que lo puso en un pizarrón frente a la entrada, era lo primero que uno veía al entrar a la institución. Esto me estimuló a seguir escribiendo. Comencé como todos: con versos octosílabos, con rimas, temas románticos, intimistas. Pero comencé también a leer mucha poesía, a participar en talleres. Hubo uno acá en la Villa que recuerdo especialmente, allí estuve con compañeros de letras como Rosana Hernández Pasquier, excelente poeta, también estuvo Pablo Cabrera. Fue una hermosa época de descubrimientos, aprendizaje y crecimiento.

—¿Qué poetas recomienda leer para quien comienza a interesarse por el tema?

—Sería excelente que se leyera “Silva a la agricultura de la zona tórrida”, de don Andrés Bello, atento a la riqueza del lenguaje de que hace gala. Juan Liscano tiene una amplia obra poética que recomiendo también. Me gusta mucho su Nuevo mundo Orinoco. De Andrés Eloy Blanco no puede faltar Tierras que me oyeron. También toda la obra de Eugenio Montejo, entre otros. De los poetas villacuranos hay que leer a José Manuel Morgado y Aly Pérez, por ejemplo.

—Casi siempre nos enteramos de talleres literarios en Cagua o Maracay. ¿Qué opciones hay acá en la Villa para quienes por un motivo u otro no pueden desplazarse fuera de ella?

—Una buena noticia: para este año 2019 se está proyectando en la Asociación Civil Villa Literaria realizar talleres de formación para poetas acá en la Villa. Deben estar pendientes de los anuncios sobre los mismos que publicaremos en su momento en el blog y en Facebook.

Salimos de casa de Argenis bastante motivados tanto a adquirir y leer su antología como a estar atentos acerca de los talleres que Villa Literaria nos propondrá para adquirir las herramientas necesarias para el crecimiento en letras.

“Fuego sagrado”, de Argenis Díaz

María Teresa Fuenmayor Tovar

María Teresa Fuenmayor Tovar

Escritora, docente y música venezolana (Caracas, 1959). Reside en Villa de Cura, Aragua. Promotora cultural de la ONG Proyecto Expresiones (desde 2011). Promotora ad honorem de talleres literarios en la Biblioteca Pública Ezequiel Zamora, de Villa de Cura, y del Club de Lectura Infantil “Los Superhéroes de los Libros” en la comunidad donde reside. Ha publicado Vampiros al sol y otros cuentos (2010), Para la gente menuda (infantil, 2011) y Cuentos y fábulas (en coautoría con Irma Pulido, 2013), y textos suyos aparecen en la antología Minificciones de Villa de Cura (2012), todos con Proyecto Expresiones. Difunde el quehacer cultural de la ciudad donde vive en el blog Desde Villa de Cura.
María Teresa Fuenmayor Tovar

Textos recientes de María Teresa Fuenmayor Tovar (ver todo)

¡Compártelo en tus redes!