XXXVII Premio Internacional de Poesía FUNDACIÓN LOEWE 2024 Saltar al contenido

Héctor Fabio Paredes González: un actor con pinta de montañero

domingo 12 de mayo de 2024
¡Comparte esto en tus redes sociales!
Héctor Fabio Paredes González
Héctor Fabio Paredes González: “He estado y estoy en la televisión gracias a mi pasión por la actuación”.

Uno lo puede ver caminando las calles de Trujillo, Valle del Cauca, su pueblo, como un paisano más, sin ínfulas de actor, sin petulancia, aunque podría tenerla pues ha participado en varias series de televisión y en unas cuantas películas. Es decir, es actor y de los buenos; sí, señor.

Se llama Héctor Fabio Paredes González. Su infancia y juventud transcurrieron en Trujillo, y aunque fue feliz, recuerda que tuvo algunas privaciones.

Sus padres se separaron; su madre volvió a conseguir compañero, “un hombre bueno que me crio, me educó y me enseñó a trabajar, a respetar a los demás, a ser la persona que hoy soy”.

—Nos fuimos a vivir a una finca —rememora— y para estudiar en el pueblo me tocaba caminar dos horas. Estudié con mucho esfuerzo pero logré terminar. No soy profesional pero adquirí la formación necesaria para caminar la vida.

Sobre lo que llaman vena artística señala: “Creo que nací con ella incorporada pues ninguna de las personas de la familia tenían dotes artísticas. En la casa me llaman ‘el loco’ ya que por mi quehacer como artista dicen: ‘Y ese loco de dónde salió con eso’”.

La actuación es lo mío. No he sido protagonista, pero he participado en varias series.

“Cuando estudiaba en Trujillo empecé a hacer teatro”, continúa Paredes González. “Había una profesora que se llamaba Gloria Colonia, a quien llevo en el corazón y siempre la recuerdo pues ella fue quien alentó mi vocación por las artes. Yo le indicaba: ‘Profesora, voy a hacer una obra de teatro’ y me decía: ‘¿Qué necesita?’, y conseguía lo necesario para la puesta en escena. Desde esa época hasta hoy he sentido que la actuación es lo mío. No he sido protagonista, pero he participado en varias series”.

Sobre su formación teatral dice: “No tengo formación académica. Soy empírico. Más joven, con algunos amigos que también les gustaba la actuación, decidimos hacer algunos seminarios que nos permitieran ir mejorando en el oficio. También entre nosotros nos corregíamos. Éramos diez amigos que empezamos solos y creo que hoy, todos trabajan en televisión”.

Héctor Fabio dice haber participado en más de treinta producciones como Comando élite, Bloque de búsqueda, Los caínes, Helenita Vargas, Pandillas guerra y paz, Tu voz estéreo, El cartel de los sapos. En cine Héctor Fabio ha participado en Gallo de pelea, una película que se hizo en Trujillo en donde según la crítica destacó su actuación.

Lo más reciente que ha hecho fue una producción que se llama Palma negra, que aún no ha salido.

 

Y a propósito; ¿cómo llegó a la televisión?

Cuando me fui de Trujillo a prestar el servicio militar allá había un muchacho que manejaba una cámara y era el encargado de hacer el registro de las actividades en el Batallón.

Coincidió mi llegada con la salida de aquel muchacho y entonces nos preguntaron quién sabía el manejo de aquella cámara. Yo levanté la mano; dije que yo podía hacerlo. La verdad era que yo no sabía nada de eso. No me había dado cuenta de que atrás de mí otro soldado había levantado la mano. Nos llamaron al frente y pensé: “Este me enseña”. Resulta que ese hombre tampoco sabía nada de cámaras y estaba pensado que yo le podría enseñar.

Nos tocó pagarle al que ya iba a salir para que nos enseñara a manejar la cámara, y fue así como nos quedamos con el puesto. Al compañero, que se llama Harold, le gustaba la producción y a mí me gustaba estar frente a la cámara.

Nos asignaron la tarea de filmar todas las actividades del batallón, él grabando y yo presentando. Cuando pasamos el primer trabajo, un mayor lo revisó y no se ahorró en diatribas contra nuestro trabajo.

“Esto no es un circo, payaso”, gritaba refiriéndose a la presentación que yo había hecho.

Para fortuna mía pasó el comandante del batallón y preguntó por el motivo del enojo del mayor.

—Si usted viera lo que hicieron este par de sinvergüenzas —respondió el mayor, muy seguramente con el ánimo de conseguir la aprobación de su jefe.

—Qué fue lo que hicieron; permítame, yo veo —dijo el comandante.

El mayor puso el casete de la grabación, y claro, salí yo haciendo la presentación del evento que habíamos cubierto.

—¡Qué verraquera, muchachos, los felicito! —fue la respuesta del oficial—. Gente creativa como ustedes es que necesitamos.

El mayor guardó prudente silencio.

En este momento el muchacho que hacía cámara en aquella época es hoy el director, actor de cine y guionista de cine colombiano Harold De Vasten, cuyo nombre real es Harold Castaño.

 

Como a Harold le sobraba creatividad, escribió un guion que se llamó Instrucciones para quebrar a un faltón. Hicimos el cortometraje y se nos abrieron algunas puertas.

¿Qué fue lo primero que usted hizo en el mundo de la televisión?

Lo primero que hice fue un cortometraje estando en el ejército. El guion fue de Harold De Vasten y se llamaba La pasión de un combatiente. Yo era el protagonista. Creo que circuló por varios batallones de Colombia.

Cuando terminé el servicio militar yo no me retiré, continué y fui suboficial del ejército.

Con el tiempo Harold y yo nos volvimos a encontrar y hablamos de que lo nuestro era la actuación. Hicimos algunos talleres con actores reconocidos. Conseguimos otro amigo que era cómplice de nuestros sueños y empezamos con él a regar hojas de vida en las productoras en Bogotá. Nunca nos llamaron para nada.

Como a Harold le sobraba creatividad, escribió un guion que se llamó Instrucciones para quebrar a un faltón. Hicimos el cortometraje y se nos abrieron algunas puertas.

En lo primero que participé fue en una película que se hizo en Cali y que se llama Perro come perro. Luego estuve en la novela Amor en custodia; me dieron dos capítulos y me pagaban 150 mil pesos por capítulo. Yo tenía que viajar desde Trujillo hasta Bogotá. Debía pagar seguridad social, es decir, la seguridad me valía unos 92 mil pesos y el pasaje de Trujillo a Bogotá, ni hablar. Perdí plata. Pero como era lo primero a lo que me llamaban yo tenía que hacer sacrificios.

Haciendo ese trabajo me vio un productor de una novela que se llamaba El fantasma del gran hotel y me contrataron para seis capítulos. Subió la tarifa de mi paga. Ya no eran los 150 mil, ahora me daban por capítulo 400 mil.

¡Pucha, me sentía rico!

Después me fueron llamando para hacer castings pues me iban referenciando.

Como campesino que soy me siento realizado porque logré llegar a la televisión y al cine.

 

Héctor Fabio Paredes González
Héctor Fabio Paredes González en Gallo de pelea (2020), película de Harold De Vasten.

¿Cómo concilia vivir como un hombre de pueblo sabiendo que es un actor que podría estar viviendo en la capital, por ejemplo?

Amo mi pueblo, soy muy territorial, me siento campesino. Debería estar en otra parte, como usted señala, por las posibilidades de trabajo como actor. Pero quiero a mi pueblo, me siento bien y tengo un mánager que es quien se ocupa de esos aspectos de trabajo.

Hoy, los actores que vivimos lejos de la capital tenemos la ventaja del videocasting, que nos permite presentar un casting a distancia.

 

Me gusta hacer ese trabajo para que otros sean felices y tengan lo básico para vivir lo más dignamente que sea posible.

Mientras llega otra oportunidad de cine o televisión: ¿qué hace usted en Trujillo?; mejor, ¿qué hace un actor en Trujillo?

Aquí trato de sobrevivir. Me llama mucho la atención la labor social y eso hago, tratar de ayudar a quienes lo necesitan. Consigo remesas, ropas que me obsequian o me envían a veces los amigos del exterior. Me voy para el campo y les comparto mercados y ropas a personas necesitadas. Me gusta hacer ese trabajo para que otros sean felices y tengan lo básico para vivir lo más dignamente que sea posible. No tengo dinero. Pago arriendo y vivo como cualquier persona de este municipio. Alguna vez pedimos para hacerle una casa a una persona que lo necesitaba, y la hicimos.

 

¿Qué espera el actor que es Héctor Fabio Paredes?

Yo me siento bien con haber llegado a la televisión. Un hombre de campo. Espero que muchos chicos de aquí sigan mi ejemplo en lo que tiene que ver con la actuación. Quiero que muchos de ellos se formen como actores. De hecho la película que se filmó aquí fue mucho lo que luché para que la hicieran aquí en Trujillo. Lo logré y además ochenta personas de mi pueblo participaron en ella.

 

¿Cómo lo miran las gentes de Trujillo como actor?

Lastimosamente no hay un reconocimiento. A uno lo ven como un loquito. La gente sabe de mi oficio y se siente orgullosa de que un hijo del pueblo participe en cine y en televisión, y me dicen: “Lo vi en televisión”, o “Qué chévere su papel”, pero de ahí no pasa. No hay un reconocimiento como actor.

En mi pueblo yo soy quien trata de hacerles homenajes a muchos paisanos por medio de Teletrujillo, pero yo soy una persona más que camina por las calles de mi pueblo.

Tengo un canal de televisión local en donde registro los sucesos más importantes de la ciudad. A la gente le gusta el canal y ver lo que sucede en su pueblo. Me siento muy orgulloso porque en mi canal algunos de los jóvenes que han trabajado conmigo hoy son comunicadores sociales de profesión.

Quiero realizar algunos talleres para quienes les guste la actuación y en eso estoy, buscando los apoyos necesarios para poder invitar amigos actores para que vengan también a dictar algunos talleres.

 

¿Qué decirles a los jóvenes que se ilusionan con esto de la actuación?

Que perseveren, que trabajen duro pues muchos creen que ser actor es cuestión de físico solamente y creen que la figura les va a llevar a la televisión ya.

 

Desde la escuela, donde realicé mis primeras obras de teatro, hasta hoy, soñaba con la televisión.

¿Qué es para usted ser actor?

Un sueño cumplido. Pues desde la escuela, donde realicé mis primeras obras de teatro, hasta hoy, soñaba con la televisión pero luego me decía “Qué va, un montañero qué va a poder estar por allá”, y se me apagaban los sueños. Pero mire usted, he estado y estoy en la televisión gracias a mi pasión por la actuación. La gente cree que los papeles llegan sin ningún esfuerzo. No, hay que hacer castings, y no con uno sino con muchos otros que aspiran al papel.

Esto de ser actor no deja de tener momentos simpáticos. Alguna vez Darío Ríos, otro trujillense que tiene la chispa acelerada, regó una noticia que corrió en un santiamén por el pueblo.

Darío debía asistir a una reunión y nada que llegaba al lugar convenido. Estaba entretenido viendo unos capítulos de una novela en la que yo participaba. Era un capítulo en el que lo mataban.

Alguien llamó a Darío requiriendo su presencia para empezar la reunión. A lo que Darío respondió:

—No he podido llegar a la reunión porque mataron a Héctor Fabio Paredes.

El caos se hizo entre los compañeros que le esperaban.

—¿Cómo que mataron a Paredes… No puede ser… —decían angustiados.

—Sí, lo mataron —repetía Darío—. Yo vi cuando lo mataron —confirmó—. Le acaban de dar de baja en la novela que estoy viendo y por eso no he llegado.

La carcajada fue general.

 


 

Seguiremos viendo a Héctor Fabio Paredes caminando las calles de Trujillo. La ciudad se gana un buen samaritano, un hombre que sabe lo que es la solidaridad, pero esperamos que su talento actoral tenga el reconocimiento que merece para que el nombre de la ciudad que ama, Trujillo, siga siendo pronunciado como declaración de afecto a su actor.

Manuel Tiberio Bermúdez

¡Comparte esto en tus redes sociales!
correcciondetextos.org: el mejor servicio de corrección de textos y corrección de estilo al mejor precio