correcciondetextos.org: el mejor servicio de correccin de textos y correccin de estilo al mejor precio

Saltar al contenido

Puerto libre, de Ana Romero, o la migración y sus estragos

sábado 17 de julio de 2021
¡Compártelo en tus redes!

Cuando se le preguntó a la escritora mexicana Ana Romero por qué escribir sobre migración para un público infantil y qué es lo que implica, sus palabras fueron las siguientes:

Se habla mucho de los que se van y toda la odisea atroz que padecen, pero también está el asunto de los que se quedan, de quienes los niños son los que menos posibilidades tienen de decir algo, porque nadie les pregunta. Ellos son de los que se quedan, los que finalmente tienen una familia rota, y muchas veces tienen que crecer sin uno o los dos papás (2018).

“Puerto libre: historias de migrantes”, de Ana Romero
Puerto libre: historias de migrantes, de Ana Romero (Ediciones SM, 2012). Disponible en Amazon

Puerto libre: historias de migrantes
Ana Romero
Cuentos para niños
Ediciones SM
Ciudad de México (2012)
ISBN: 9786072405714
122 páginas

Puerto libre: historias de migrantes es el tercer libro de Romero publicado por SM Ediciones. Salió a la venta en 2012 y fue ganador del Premio Bellas Artes de Cuento Infantil “Juan de la Cabada” ese mismo año. Su argumento, el cual tiene importante influencia de la historia familiar de la autora, gira alrededor de Ana —nuestra voz narrativa—, una pequeña de ocho años que tiene que lidiar con la partida de su padre, quien ha tenido que viajar a Estados Unidos en aras de mejorar la calidad de vida de su familia. Junto a su madre, su abuela y su hermana, Ana experimenta por vez primera el abandono, el reencuentro con su padre luego de años y el doloroso regreso a la costumbre, a la ausencia.

Desde que tengo uso de razón soy dada a irme por las ramas, y esto lo digo en ambos sentidos, el metafórico y el literal. Yo creo que lo primero es una consecuencia muy lógica de lo segundo: es seguro que la enorme cantidad de ranazos que me di después de hacer mal los cálculos entre la resistencia de la rama y mi peso, o entre la resbalosidad del tronco y la ausencia de zarpas con qué sujetarme, en algo contribuyeron a que no pueda seguir las narraciones en orden (Romero, 2012, p. 7).

El texto cuenta con una historia principal que sigue un desarrollo cronológico lineal, pero entre cada capítulo podemos, de igual manera, encontrar historias secundarias a las que Romero denomina “ramas”. Así, las vivencias de Ana se van intercalando con las de muchos otros migrantes que no necesariamente tienen un final grato, aunque sí muy real. De esta forma, conocemos a Ramiro, un hombre con múltiples aspiraciones al que La Bestia dejó sin piernas. También a los señores Cortés, quienes se instalaron en Estados Unidos con la esperanza de ausentarse sólo por seis meses, pero que terminaron abandonando a sus dos hijas a su suerte. Y a Lupita, una joven que fue traicionada y maltratada por un coyote poco después de pagar por sus servicios.

Este relato es, en primera instancia, la historia de Ana, sí, pero también es la historia de millones de familias migrantes a las que se les ha borrado el rostro y el nombre. Romero, en un acto de justicia y de terneza, ha recuperado varias de sus anécdotas y se ha encargado de nombrarlos: a aquellos que murieron, a aquellos que fueron violentados, a los que no pudieron alcanzar su sueño americano y a los que sus familias aún buscan desesperadamente.

Se llamaba Ramiro y nunca pudo cumplir sus sueños, porque para llegar a Estados Unidos eligió como medio de transporte la Bestia Negra: el tren de la muerte (…). Se llama Ramiro y vende reproducciones de cuadros famosos enmarcados por él mismo, en la orilla de una carretera en Chiapas. El que más le compran es uno que pintó Frida Kahlo y que lleva un letrero: “Pies para qué los quiero si tengo alas pa’ volar” (p. 17).

Puerto libre es un encuentro incómodo y punzante con una “realidad básica de nuestro país” (Romero, 2018). Es duro, pero hoy más que nunca necesario. Si nos guiamos de los datos de Brookings, podemos afirmar que en Estados Unidos radican de once a doce millones de inmigrantes indocumentados, especialmente provenientes de México y Centroamérica. De once a doce millones de personas cuya mayoría trabajan en condiciones precarias y con el temor constante de ser deportadas por la migra; personas que extrañan a los que quieren y que llevan sobre sus espaldas una carga pesada.

El reconocimiento de este libro, sin duda, no es gratuito. La autora michoacana tiene un mérito, y es el de reflejar perfectamente las experiencias de los migrantes y de sus familias, pese a haber escrito su texto hace casi diez años. La vigencia con la que puede leerse resulta, por tanto, en muchos casos aflictiva, pero al mismo tiempo verosímil. Puerto libre es producto de ese esfuerzo por parte de Romero para tratar el tema con honestidad y, sobre todo, desde la ternura.

Camila Ferreiro Basurto
Últimas entradas de Camila Ferreiro Basurto (ver todo)