Saltar al contenido
Uno o dos de tus gestos, el más reciente libro de cuentos de Jorge Gómez Jiménez, editor de Letralia

Cinco poemas

viernes 30 de junio de 2017
¡Compártelo en tus redes!

Que el tiempo se nos va

Déjame ver qué esfuerzos guardan tus manos cansadas,
con qué se regocijan tus oídos.
¿Qué te gusta comer? ¿Pescaste alguna vez?
Tan sólo imagina todos esos atardeceres que perdiste.
Hay aún muchos senderos que te esperan, pedales que empujar
botellas que destapar, bares que visitar.
Si tan sólo nos diéramos la mano una vez más,
si pudiera verte de cerca y suspirar otra vez.
Que me regalases el placer de saber de ti una vez más.
Los años pasaron y el recuerdo se marchita.
Ya viviste muchos atardeceres y suspiraste mucho también.
Yo también estuve ocupado,
me enfermé mucho.

 

El día

Sale el sol pero los ánimos no levantan.
Durante la noche practicamos morir,
nuestros rostros muestran cuánto lo ansiamos.
Inconscientemente sabemos que todo está mal.
Esta vida le puede calcinar la voluntad a un tipo.
Cada vez más encorvado camino bajo un sol que languidece.
La noche húmeda y calurosa es aún más enfermante.
Las luces que entran por la ventana y no te dejan dormir.
El camión que pasa, el transeúnte que grita.
Tus gritos, mis gritos, nuestros demonios.
Todos los días saltando al infierno,
pocas veces cayendo al cielo entre tus brazos.
Yo de a poco dejo de distinguir claramente.
Me mataron tantas veces que no sé qué soy.

 

El arte de escribir

Es difícil ser escritor
porque ya no hay lugar para historias bonitas
Es difícil ser escritor 
Hansel y Gretel fueron sólo un cuento,
ya sabemos lo suficiente para decir
que no hay nada mejor que esto.
Es difícil ser escritor
porque sólo nos sale mierda de dentro
ya no hay mucha belleza o luz.
Es difícil ser escritor
ya sabemos que el felices para siempre
fue sólo de un par de años, 
luego termina en discusión, mal sexo, un divorcio
y una hipoteca.
Es difícil ser escritor 
hasta las rosas se mueren todos los días.
La felicidad se muere con la niñez
Sólo rondan sentimientos artificiales
de corazones de papel y gente de plástico.

 

Rutina

La vida es una guerra
cada decisión, una batalla
vivimos aterrorizados, sin levantar la vista al mañana
huyendo del destino
lamentando los pasos dados
recordando el pasado con la esperanza de revivirlo
la vida es una guerra 
y no tiene veteranos
quien la deja es olvidado
como cualquier otro
la vida es una guerra 
y mientras un ente se muere o llora de alegría
otro decide si toma té, café o cognac
y cada decisión una batalla
la vida es una guerra
que nadie eligió luchar.

 

La memoria

Vestigios de un olvido que no llega,
cicatrices de un pasado doliente
(no importa si es triste o feliz, ya no es más y eso duele).
Así te pienso, memoria.
Con tus imágenes recurrentes de rostros queridos,
manos encantadoras, voces extrañadas
y labios amados, me atormentas.
El espíritu se niega a soltarlas,
la añoranza o esperanza del milagro de la resurrección
de un pasado muerto es gigante en todo ser.
Vivimos pensando en una historia que,
con cada día que se aleja,
se vuelve más muerta y más triste
y es cada vez más historia.
Aquellos fragmentos de lo que fue mi vida
aún tienen el filo del más pulido diamante.
Fragmentos punzantes que invaden la cotidianidad
como el hambre al mundo.
Dejando desolación y nostalgia.
Lo ruego, olvido, apiádate de mí
y hazme olvidar ese amor imposible
ese pariente desfallecido
esa juventud sepultada por los años.

Thomás Schirmer
Últimas entradas de Thomás Schirmer (ver todo)