Servicio de promoción de autores de Letralia

Saltar al contenido

Poemas de Claudia Vázquez

miércoles 14 de noviembre de 2018

III

Se dice que todo viene en los genes
la herida se parte en dos lados
y uno se queda mirando
cómo el mar se lleva
lo abandonado en la orilla.

Algo se detiene entre los pies
algo naufraga en la memoria.

Algo cae
detrás de la mirada

lo que asoma
por debajo de los ojos
es lo que se añora
lo que se bebe la noche.

 

VIII

“Mi amado es para mí una bolsita de mirra que descansa entre mis pechos”.
Cantar de los cantares
, 1, 13

Es domingo
todos los vestidos están guardados
y no queda otra cosa
más que lo desnudo.

Liviana
la hora se aproxima
sin otro ropaje
que el regreso.

 

X

“Estoy libre, no para sino de todo, y aun así, no estoy sola…”.
Katja Lange-Müller

Abrir
la piel
la memoria
lo que se es

el ser
el yo
lo hecho
lo creado

el alma

como una fruta que se desgrana en diciembre

 

Nadie me dijo

Nadie me dijo que habías llegado. Yo te esperaba como el poema espera a la palabra, o al silencio. El humo rasga el aire como una piedra en el vidrio. Todo está escondido en lo visible que no se ve porque hay demasiada niebla en mis ojos para desnudar la dicha. Todo es presagio de esta distancia que se interpone entre lo que soy y la invención de este lenguaje que me acuna como un paria desvelándose en el más terrible de los sueños.

Todavía espero el milagro de saberme, porque la que me sé (mece) ya no está y vuelvo en cada palabra que se repite en mi cabeza como el mar que siempre dice lo mismo. 

No quiero volver a vestir ropajes que no fueron míos. Mejor quiero desnudar lo que fue mío, si alguna vez algo fue mío.

Me espero del otro lado de algo que se vislumbra en la noche, sujetada al viento, a lo ciego que me circunda, vacía de todo anhelo sin otro deseo más que ser la que se desoculta para venir a ser otra.

Los relojes atrasaron su llegada.

Y yo aquí esperándome del otro lado, que no es más que un montón de piedras apiladas contra un espejo que rasga el humo.

 

IV

El agua se hace sed
lo que se acuna
es dolor y plenitud
herida bienaventurada

Últimas entradas de Claudia Vázquez (ver todo)