XXXV Premio Internacional de Poesa FUNDACIN LOEWE 2022

Saltar al contenido

Poemas de Marcela Sánchez Bustos

viernes 3 de mayo de 2019

Poética II

Como quien espera
en lo contenido
la revolución del agua,
lanzo el carretel que traza
un gesto invisible.
Por la línea corre
la palabra animal.
Avivo la lámpara de mi carne,
tal vez sea posible nombrar
el polvo que se resume en el instante.
O quizás sea,
como el oficio del viento,
besar el suelo
en la noche
que siempre comienza.

 


 

Memby

A mi hija Constanza

con negros pájaros debajo de la cama
la mujer de sangre se hace mujer de papel,
………………………………….—sólo un suspiro, la siesta—

alba envejecida bajo el lapacho
es la alimonada tarde guaraní,

demoledora nostalgia
en las horas amarillas.

Un pozo de cristal todavía en sombras,
ella camina desconfiando del río
………………………………….—sólo un suspiro, la siesta—

y las aguas de su rostro reverdecen
poniendo todos los peces a cantar,

taciturna como un gato abraza
la totalidad de la brisa
—sólo un suspiro,
…………..el prodigio.

 


 

Se trae a cuestas la ausencia en el regreso

se demoran las voces
prisioneras del aire
enrarecido aire nuestro
que trae a cuestas
una sombra ajena

así se agotan las manos
mis manos son las que se agotan
…………con tanta lejanía
de estar nuevamente aquí
en la casa
la mínima y precisa que habito
donde acaso habites
……….mirándote
……………más pájaro que mujer

aunque con su desnudez
el paisaje me aturda
aunque en palabras derrame
el contenido de la espuma
aunque sea un mito familiar más
tal vez una fábula que olvidemos

déjame escribir lo que piensas

es que tengo la nostalgia entre los dedos y
quisiera recuerdes esta caricia torpe
………………………………………..—la primera
un temblor de relámpago
río que fluye sin repetirse

tantas cosas son “quisiera”
hija tantas
y tan pocas

es que tengo un oleaje verde en el pecho
…………………….los brazos sin orillas
abrazando los soles del invierno
….abrazando los soles del verano
……..todos los soles abrazando.

 


 

“Para no ser tan solos, los dos”
(Poema huayno recopilado por José María Arguedas)

Para no ser tan alas,
borroso filo de la negra mariposa.

Para no ser el encendido colibrí,
un relámpago.

Para no ser,
asidos de las espaldas
—siempre de espaldas—
los dos
tan sólo cuerpos eclipsados.

Ser tan solos
en el lecho marino
………………….del río,
barro contra barro
la invisible corriente
donde los peces ovulan,
……….canto, salvación, destello y red.

Y cuando la niebla caiga taciturna
deshaciendo los anillos de agua,
percibiendo nuestro miedo de barro
ser lenguas,
tan sólo
lenguas de encendidas mariposas
devorando,
más allá de la forma anterior,
el oscuro manto de crisálida.

Esperanzados
……los dos
ventilando palabras
nombrando bajo la piedra
……………—la piedra primera—
cada hueco del cuerpo.

Ser sólo arco y flechas
en un viento nuevo,
……….pájaro, sed, espera y acecho.

 


 

Mar interior

Viertes ríos en mi mano,
cauce de antiguas líneas
……………………..sin destino.
Concibes con tu caricia el demorado
…………………………………….mar interior.

“¿Por qué durar es mejor que arder?”
¿Por qué el diluvio, como la corva ballena, se abisma?

Así contraída, la esponja es un pesado cuerpo,
un mapa que ha soñado la febril marejada.
Así las nevadas redes se arremolinan en el cimiento obscuro.

He puesto una cruz
en el centro de los comienzos
en la redenta sujeción
del árbol
al fruto.

 


 

La fuente

Existo porque tu silencio me hace existir.
Al rumor de las sirenas brazadas de ahogado doy en tu memoria.
Nado en el cemento.
¿Arrojarás la piedra en la fuente de aguas frías?
Niña mía, tan niña frente a un eterno ahogado.
¡Nombra las cosas!
—este día,
el pájaro sin jaula,
las lenguas extinguidas.
Abre una danza de carcajadas entre el sol y tu cuerpo de girasoles.
Espero con el agua al cuello y olvido qué espero.
Una espera donde existo
……………………….si tú callas.

Marcela Sánchez Bustos
Últimas entradas de Marcela Sánchez Bustos (ver todo)