Saltar al contenido
Uno o dos de tus gestos, el más reciente libro de cuentos de Jorge Gómez Jiménez, editor de Letralia

Poemas de Noel Alonso Ginoris

lunes 9 de diciembre de 2019
¡Compártelo en tus redes!
Selección: Gabriela Rosas

Antífona

VII

Entre los dos violines de Bartók, pon un silencio y espera (…)
Roberto Méndez

en el lugar del corazón de bartók una piedra….y todas las válvulas posibles. bartók dividió en sílabas áureasconocidasperfectaslos principales latidos de su piedracorazón. la catábasis de su vida……en lento estado de muertese debió a la fragmentada piedra y a todo su vacío en el pecho. bartók tenía una piedrasonido por corazón….y un oído siniestro para interpretar los tumores del vacío. siempre se supo que después del silencio habría eternidad…..pero nunca nadie quiso escucharlo.

 

II

Al final de esta frase, empezará a llover
Y al filo de la lluvia, una vela.
(…)

Derek Walcott

tanto calor para la patria costera….una ciudad puede ser toda la patria….y estar en la memoria impoluta de las cosas sin nombre.

vine a fundar una ciudad….pero descubrí enormes abalorios y un fuego intenso en el hipotálamo cómo cambiar los letargos a qué numen descubrocómo soborno su inquietante (in)movilidad.

regreso.

rompo mi rostro en los cánones del verano….revelo la amarga sonrisa….pienso en la arquitectura de una paradoja y sus atadas significancias.

 

pero se acerca la lluvia
y la casa está ronca
en la puerta….dos aldabas.

 

Ética a Garrotevil

XIII

esto
es un árbol sediento
esto
es un mantra cábala de mis asombros
esto
es una apostasía
y es tu alimento preferido
esto
es la ciudad de agra
ardiendo en peste
in nomine pater…

esto
es un pez
multiplicado
y sediento

garrotevil
te pronuncio
ahora
y al tiempo de los equinoccios
por si apareces
con la substancia
del movimiento de las cosas
o al menos
la función que nos salve del cero

tiende al bien
para siempre

(Mención en el concurso nacional Mangle Rojo 2019)

 

Humareda
Inédito

IV

espesa
la niebla
para el vuelo
del gorrión

destejan
el enigma
mientras pasan
los humos blancos

una ciudad
puede estar
enteramente dormida
y triste.

Noel Alonso Ginoris
Últimas entradas de Noel Alonso Ginoris (ver todo)