Recibe 2020 con 20% de descuento en corrección de textos y corrección de estilo
Saltar al contenido

El desafortunado intento, de María Marín (extractos)

viernes 12 de febrero de 2021
¡Compártelo en tus redes!

María Marín
María Marín (Cieza, Murcia, 1991).

De la serie Voces contemporáneas de España
Con selección de Fernando Salazar Torres

 

“El desafortunado intento”, de María Marín
El desafortunado intento, de María Marín (Boria Ediciones, 2020). Disponible en la web de la editorial

El desafortunado intento
María Marín
Poesía
Boria Ediciones
Murcia (España), 2018
ISBN: 978-8494855238
68 páginas

La señora Woolf

Someday you will find me
caught beneath the landslide
in a champagne supernova in the sky.

(Oasis, “Champagne Supernova”)

Que alguien
…………………..—pongamos por caso—
como la señoraWoolf
deje de hablar
de sus ganas
de morirse
no significa
………..—en absoluto—
nada.
Imaginemos que
………..—pongamos por caso—
la señoraWoolf
decide salir a dar un paseo
cargada de piedras
en los bolsillos
dirección al puerto.
Igual entonces
………..—pongamos por caso—
que la señoraWoolf
diga que lo que quiere hacer
con las piedras es lanzarlas
al agua,
tampoco
………..—en absoluto—
significa nada.

Como nada significa
que la señoraWoolf
se llame señoraWoolf.

 


 

Resulta que hemos gastado
nuestra vida
para nada,
—dicen—,
porque lo que tenemos
se irá con nosotros
a criar malvas.
“Pues menuda mierda”,
estará pensando el millonario
en el salón de su casa estratosférica
mientras ve al vagabundo
rebuscando su comida
en la basura.

 


 

La consulta

There’s a place for us,
you know the movie song.
(Dire Straits, “Romeo and Juliet”)

Los caníbales siempre se me cuelan
en la consulta del psiquiatra.
Los veo ir y venir
nerviosos,
mirando al techo,
con la boca abierta y la lengua fuera
goteándoles la sangre.
Siempre tienen una excusa
para disculparse:
“es una urgencia,
le prometo que no tardaré
más de la cuenta,
es de extrema necesidad,
no se preocupe, el psiquiatra estará
entero cuando a usted le toque,
¿sería tan amable
de prestarme un pañuelo?”.
Los caníbales siempre se me cuelan
en la consulta del psiquiatra.
Y son tan educados que cualquiera
se siente incapaz de negarse.
Y eso se mezcla con algo en sus ojos
que te ruboriza las mejillas,
pues te miran como
un gato a un ovillo de lana,
o como Romeo debía mirar
a Julieta.

Los caníbales siempre se me cuelan
en la consulta del psiquiatra.
Yo con gusto los dejo pasar.
Además,
a quién no le gusta
de vez en cuando
sentir que lo desean.

 


 

Hay recuerdos
que se esconden
en el lugar más profundo
de un cajón,
sólo para poder
mantenerse con vida.
¿Habrá algo más triste
que querer que pase
el tiempo?

María Marín
Últimas entradas de María Marín (ver todo)

¡Compártelo en tus redes!
Recibe 2020 con 20% de descuento en corrección de textos y corrección de estilo