Recibe 2020 con 20% de descuento en corrección de textos y corrección de estilo
Saltar al contenido

Murió el escritor ítalo-argentino Antonio Dal Masetto

martes 3 de noviembre de 2015
¡Compártelo en tus redes!
Antonio Dal Masetto
Dal Masetto: sobriedad notable.

El escritor y periodista italiano nacionalizado argentino Antonio Dal Masetto, prolí­fico autor de cuentos y novelas que el año pasado fue reconocido con el Premio Konex de Platino y cuya obra se enmarcó en su propia situación de inmigrante, murió a causa de un infarto cardíaco la madrugada del lunes 2 de noviembre en Buenos Aires, a los 77 años.

A los 18 años se mudó a la ciudad de Buenos Aires, que lo cobijó y donde se convirtió en protagonista de la vida cultural y bohemia.

“Antonio tuvo un año muy malo con problemas cardíacos”, dijo Diego Mileo, su agente local y amigo personal, quien además lo describió como “una persona de una rectitud increíble, una sobriedad notable y una capacidad de trabajo grande. Pero sobre todo era una gran escritor, que fue traducido a diez idiomas”.

Nacido en Intra, Italia, en 1938, Dal Masetto llegó junto a su madre y su hermana a la Argentina cuando tenía 12 años, durante la última oleada de inmigración europea después de la Segunda Guerra Mundial, y junto a su padre —que había arribado dos años antes— la familia se instaló en Salto, provincia de Buenos Aires. Fue la biblioteca pública de ese pueblo su refugio personal donde aprendió el castellano que le permitió sumergirse en los clásicos de Salgari. Y más adelante, forjar una carrera de escritor.

A los 18 años se mudó a la ciudad de Buenos Aires, que lo cobijó y donde se convirtió en protagonista de la vida cultural y bohemia, sobre todo del bajo porteño desde fines de los años sesenta, una atmósfera que también plasmaría en su obra.

Por esos años publicó Lacre, su primer libro de cuentos, que en 1964 recibió la primera mención en el concurso Casa de las Américas de La Habana. Un año después, con su primera esposa, se mudó a Bariloche, donde trabajó como pintor de casas, una experiencia que narraría más tarde de regreso a la capital con la publicación de Siete de oro, su primera novela.

En 1969 en esta ficción —que abre una etapa de la literatura argentina— delinea las características del autor en toda su profundidad y amplitud: el relato duro, ceñido, la precisión de las descripciones, el sentido del montaje y la sucesión de escenas. Allí explora con intensidad los escenarios rumbosos del realismo y las señas de identidad generacional impuestas por una manera de ser joven.

Siete de oro es muy autobiográfica; todo lo que ocurre ahí sucedió en la realidad, tanto el viaje como ese mundillo con el que el personaje se encuentra en Bariloche, ciudad que evidentemente no se nombra. Yo viví tres años en Bariloche, del 65 al 68, fui de paracaidista, de aventurero”, dijo en una entrevista Dal Masetto.

Uno de sus temas principales fue la inmigración y el desarraigo, como quedó demostrado en Oscuramente fuerte es la vida y La tierra incomparable, que ganó el Premio Biblioteca del Sur en 1994, dos obras que junto a Cita en el Lago Maggiore constituyen una trilogía dedicada su Italia natal, su madre y su infancia.

Además, dos de sus novelas fueron llevadas al cine, Hay unos tipos abajo, en 1985, por los directores argentinos Emilio Alfaro y Rafael Filipelli (Dal Masetto coescribió el guion), y en 1992 Siempre es difícil volver a casa, por Jorge Polaco. El año pasado recibió el Premio Konex de Platino en la disciplina Novela, Período 2011-2013.

Entre sus libros, publicados en España, Italia, Francia, Alemania, Suiza e Israel y compilados por Página/12 —diario del que fue asiduo colaborador— y por la editorial Ateneo, están Crónicas argentinas, Bosque, Demasiado cerca desaparece, Hay unos tipos abajo, Oscuramente la vida, Tres genias en la magnolia, Fuego a discreción, El padre y otras historias y Gente del bajo.

En 2014 lanzó Imitación de la fábula, donde retoma la temática del viaje para construir la historia de un hombre que repentinamente decide adentrarse en un bosque patagónico en búsqueda de algo que no puede definir y que será, a su vez, un recorrido por su propio pasado.

Según su propia decisión y de acuerdo con lo informado por su agente, no habrá velorio y sus restos serán cremados y depositados en el cementerio de la Chacarita.

Fuente: Télam
Letralia

¡Compártelo en tus redes!
Recibe 2020 con 20% de descuento en corrección de textos y corrección de estilo