Recibe 2020 con 20% de descuento en corrección de textos y corrección de estilo
Saltar al contenido

Vargas Llosa presenta su novela Cinco Esquinas, un alegato contra el periodismo amarillista

jueves 3 de marzo de 2016
¡Compártelo en tus redes!
Mario Vargas Llosa
El amarillismo “es uno de los graves problemas que tiene la cultura de nuestro tiempo”, opinó Mario Vargas Llosa.

El peruano Mario Vargas Llosa convirtió la presentación mundial de Cinco Esquinas, su nueva novela, celebrada el martes 1 de marzo, en un alegato contra el periodismo amarillista y, de paso, contra la prensa rosa, de la que él mismo ha recibido considerable atención desde que salió a la luz su relación con Isabel Preysler.

La obra está ambientada en los últimos años de la dictadura de Alberto Fujimori.

“Quiero mucho al periodismo, es una actividad que me entusiasma, y me apena mucho la deriva que ha llegado a tener en nuestro tiempo. En muchos casos se ha convertido en una forma de entretenimiento que no tiene límites, utiliza el escándalo y se basa en husmear en la basura humana”, manifestó el Premio Nobel de Literatura 2010 en la Casa de América de Madrid.

El escritor, que el 28 de este mes cumplirá ochenta años, vuelve a las librerías con esta novela ambientada en los últimos años de la dictadura de Alberto Fujimori, un régimen que supo utilizar como pocos a la prensa amarilla para intimidar, callar y castigar a los críticos, entre los que estaba él mismo.

Cinco Esquinas (Alfaguara), que sale a la venta hoy jueves en España y América Latina, toma su nombre de un barrio limeño que ha seguido los vaivenes de la historia del Perú: barrio de clase alta, centro del criollismo en el siglo XX y actualmente zona marginal en la que opera la delincuencia común.

La novela aborda el chantaje a un ingeniero por parte de un diario amarillista, un asesinato organizado por el gobierno y la aventura sexual de dos mujeres de la clase alta limeña a partir de una noche en la que el toque de queda las obliga a dormir en la misma cama.

“Cuenta una historia que al principio parece policial y luego se transforma en historia de implicaciones políticas en un contexto de gran inseguridad, mucha violencia”, en palabras del autor.

El cuidado que Vargas Llosa ha dedicado al lenguaje en la novela pasa precisamente por que éste sea lo menos vistoso posible.

“Vemos los estragos que una dictadura causa incluso en experiencias que aparentan ser poco políticas, y cómo una dictadura que da sus últimas boqueadas crea un clima de inseguridad que provoca cambios tan profundos en las familias como el caso de estas dos señoras que viven una experiencia para la que jamás se prepararon”, señaló.

La novela, sin embargo, no es política como lo fue Conversación en La Catedral, advirtió. “Es una novela más social, la gravitación de la política en la vida privada”.

El escritor ha dejado todo el protagonismo a la historia: con una estructura tradicional, el cuidado que ha dedicado al lenguaje en la novela pasa precisamente por que éste sea lo menos vistoso posible, para apreciar los hechos, las conductas y personajes desde una cierta invisibilidad formal.

La corrupción del periodismo en la forma del amarillismo atraviesa el libro. Recordaba el intelectual peruano cómo la dictadura de Fujimori la utilizó de manera deliberada, sistemática y eficaz.

“Era una prensa que generalmente no se compraba ni se leía pero sí se veía colgada en los quioscos”. A muchos críticos del régimen los asustó y los silenció destrozando su reputación.

“Si yo pudiera elegirlo, no aparecería en ¡Hola! Me gustaría aparecer en las revistas literarias”.

No es cosa del pasado ese amarillismo peligroso. “Es uno de los graves problemas que tiene la cultura de nuestro tiempo. Todos los países tienen hoy un periodismo que es como una gangrena”, opina.

Nada socava tanto el respeto a las instituciones, la ley, la libertad y la coexistencia en la diversidad como “un periodismo que delinque” y hace de las mentiras verdad, fruto de “una cultura en la que el entretenimiento ha pasado a ser el valor predominante”.

Del amarillo saltó Vargas Llosa al rosa en el turno de preguntas de la prensa. No otorgó peligrosidad a ese color, pero sí incomodidad personal con él, ahora que por su relación con la ex mujer de Julio Iglesias tiene fotógrafos apostados a la puerta de casa que le impiden salir tranquilamente a tomar café.

“Si yo pudiera elegirlo, no aparecería en ¡Hola! Me gustaría aparecer en las revistas literarias, que es mi mundo”, dijo el escritor, a medio camino entre el lamento y la incomodidad.

“¿Qué tendría que hacer para no aparecer en ¡Hola!? Si usted me da una receta, se lo agradecería”, espetó al periodista que le preguntó si de enemigo de la revista en su ensayo La civilización del espectáculo (2012) se había convertido ahora en cómplice.

Contestaba así unas semanas después de haber concedido junto a Preysler una entrevista a esa publicación, la primera como pareja, que fue portada en febrero. “Este ha sido el año más feliz de mi vida”, decía el Nobel en esa tapa.

Fuente: DPA
Letralia

¡Compártelo en tus redes!
Recibe 2020 con 20% de descuento en corrección de textos y corrección de estilo