XXXVII Premio Internacional de Poesía FUNDACIÓN LOEWE 2024 Saltar al contenido

Memoria periodística o el oficio de hacer preguntas incómodas

lunes 8 de julio de 2019
¡Comparte esto en tus redes sociales!
“Memoria periodística”, de Martín Letona
Memoria periodística, de Martín Letona (Abismos, 2018). Disponible en Amazon

Memoria periodística
Martín Letona
Novela
Editorial Abismos
Ciudad de México, 2018
ISBN: 978-1987739916
142 páginas

Al poder no le gusta que lo cuestionen… por eso mata aquello que le incomoda. Este es el punto central de la novela Memoria periodística, del escritor salvadoreño Diego Murcia, alias Martín Letona, radicado al sur de la frontera de Estados Unidos y México.

Publicado en 2018 por la editorial mexicana Abismos, el libro hace uso de las herramientas cotidianas del periodista (una bitácora de actividades diarias, entrevistas y anotaciones en una libreta), para convertirlas en recursos narrativos que intentan reconstruir los entramados sociales que nos rodean.

Memoria periodística fue publicada el 26 de abril de 2018. Del 1 de enero al 2 de mayo de ese año, 154 mujeres habían sido asesinadas en El Salvador.

El texto es una excusa metaficcional para hablar sobre tres realidades.

La primera, la aproximación a un hecho real convertido en novela negra: la investigación que la periodista Mariana Reyes realiza en torno al asesinato de Ernesto Alonso, un cantante de cumbias, a manos del director de su grupo musical. El crimen aumenta las ganancias que, por concepto de regalías, producen los temas del cantante, y esto estimula a los beneficiarios —incluidos sus familiares— a impedir que la investigación avance. El resultado de esta pesquisa terminará segando la vida de la reportera.

Como ironías de la vida, como si fuese una calca de la novela, el libro salió de imprenta por las mismas fechas en que una periodista salvadoreña era asesinada por su compañero de vida. Para ese entonces, paradójicamente, y desde 2009, según estadísticas de la base de datos conjunta del Instituto de Medicina Legal (IML), la Policía Nacional Civil (PNC) y la Fiscalía General de la República (FGR), anualmente se habían registrado en El Salvador más de quinientas mujeres asesinadas, es decir, dos mujeres habían muerto, diariamente, víctimas de la situación de subordinación, desigualdad y discriminación en relación con los hombres.

Memoria periodística fue publicada el 26 de abril de 2018. Del 1 de enero al 2 de mayo de ese año, 154 mujeres habían sido asesinadas en dicho país, lo que representa un aumento de 17% en comparación con el mismo periodo del año 2017. También había 39 homicidios registrados por la PNC en el primer trimestre de 2018, los cuales reflejan un aumento de 12,3% en comparación con el primer trimestre de 2017 (823 muertes). Eso significa que —durante ese periodo— cada día en El Salvador se registraron 10,5 muertes violentas.

Por desgracia, estamos en un momento de depravación social e histórica en que la realidad supera a la ficción. De ahí que el periodismo como apostolado sea el foco de la segunda perspectiva del autor en este texto. La novela describe las precarias condiciones laborales de los profesionales de la comunicación, con jornadas que se extienden tanto como lo necesite la tarea o la administración de turno, vacaciones perdidas, rupturas amorosas y privaciones familiares.

Ligada a la anterior, la tercera se refiere a las virtualmente nulas garantías personales con que el periodista realiza su trabajo, algo que se hace más evidente en entornos sumidos en aguda conflictividad social. Veremos, por ejemplo, cómo lidia Reyes con la amenaza de muerte que recibe en el bolso de su hijo, Javier, por llevar adelante su investigación.

La imaginaria década de los 80 a la que se remonta la narración mezcla avances tecnológicos de la actualidad con estructuras sociales pasadas de moda.

Memoria periodística es un texto que ha sido escrito pensando en un país imaginario llamado Carolina, que bien podría representar cualquier nación latinoamericana o del Caribe. Empero, la base mental para este estructura social ha sido tomada de las tres décadas de experiencias personales vividas por el autor en El Salvador, un país que, de acuerdo con organismos internacionales, ha ocupado el primer lugar en feminicidios en Latinoamérica en los últimos años.

No sólo esto, el texto también es una distopía. La imaginaria década de los 80 a la que se remonta la narración mezcla avances tecnológicos de la actualidad con estructuras sociales pasadas de moda. Este juego de tiempos y espacios de multiverso ha hecho posible el alumbramiento de un libro de memorias sobre las aventuras de este hijo de la posguerra civil salvadoreña, hoy convertido en escritor y periodista.

Esta es la segunda novela escrita por el autor, aunque la primera publicada, y el proceso de redacción se desarrolló en 2017 entre Ciudad Juárez y El Paso, la zona fronteriza entre México y Estados Unidos, donde la violencia y el conflicto migratorio están a la orden del día.

Diego Murcia es fotógrafo, traductor freelance y podcaster, y trabaja en casos de inmigración en El Paso. Sus textos han sido publicados en Colombia, México, Costa Rica, El Salvador, Estados Unidos y Francia. Es, asimismo, el fundador y director de la agencia de marketing y comunicaciones Bitextuales.

Letralia

¡Comparte esto en tus redes sociales!
correcciondetextos.org: el mejor servicio de corrección de textos y corrección de estilo al mejor precio