Concursos literarios
Eventos
Documentos recomendados
Cartelera
Foro de escritores
Ediciones anteriores
Firmas
Cómo publicar en Letralia
Letralia por correo electrónico
Preguntas frecuentes
Cómo contactar con nosotros
Envíenos su opinión
Intercambio de banners


Página principal

Editorial
La semana mortal. En esta edición rendimos homenaje a cinco personajes indispensables de la cultura universal que desaparecieron en días pasados.

Letralia coedita en papel y en el Web con Baile del Sol
Los cuentos "Bajo los castaños", de Ángela Ramos Díaz, y "Atrapada", de Alicia Nersas, aparecen en papel y en el Web como edición combinada de Letralia y Baile del Sol.

Noticias
Vallejo en hebreo. La rueda del hambriento, antología de poemas de Vallejo, ha sido publicada bajo el título hebreo Galgalo shel Ha-Raev.
Las notas de Benedetti. La cantante Tania Libertad graba un disco donde musicaliza diez poemas de La vida ese paréntesis, el último libro de Mario Benedetti.
Manuel Vicent gana el Alfaguara. El escritor español se alzó con la segunda edición del prestigioso premio, con su novela Son de mar.
Luis Britto García declinó presidencia del Conac. Graves conflictos se desencadenaron en el ente rector de la política cultural venezolana.
Poemas de García Lorca musicalizados. Castelar 704 es un disco del cantante francés Nilda Fernández, con poemas de García Lorca musicalizados.
Borges en Venecia. Fue inaugurada en Venecia la exposición itinerante de objetos borgianos.

Literatura en Internet
Erwin Neutzsky-Wulff. Entusiastas traductores están poniendo la obra de este escritor danés al alcance de los lectores hispanoparlantes.

Artículos y reportajes
Una prosa olvidada de Rubén Darío. El investigador salvadoreño Carlos Cañas-Dinarte saca a la luz un viejo artículo del fénix del modernismo.
El luto de las artes. Entre el 7 y el 12 de marzo murieron Denzil Romero, Stanley Kubrick, Adolfo Bioy Casares, Oswaldo Guayasamín y Yehudi Menuhin. La literatura, el cine, la pintura y la música se encuentran de luto.

Letras de la
Tierra de Letras

El tirador de piedras
Ernesto Triana López
Mi viaje a Uqbar
Fernán Torres León
La media verdad de Wei Chi
Viviana Ditry
Mitch
Gabriel Lerner
El fogonero
Carlos Briones
Pasaje del signo (extractos)
Graciela Wencelblat
Trilogía del desvarío
Bruno Kampel
Textos
Ramiro Sanchiz
Reloj de Dios: o una épica postmoderna
Estuardo Prado

El buzón de la
Tierra de Letras


Una producción de JGJ Binaria
Cagua, estado Aragua, Venezuela
info@letralia.com
Resolución óptima: 800x600
Todos los derechos reservados. ®1996, 1999

Letralia, Tierra de Letras Edición Nº 66
15 de marzo
de 1999
Cagua, Venezuela

Editorial Letralia
Itinerario
Cómo se aprende a escribir
info@letralia.com
La revista de los escritores hispanoamericanos en Internet
Letras de la Tierra de Letras

Comparte este contenido con tus amigos
Textos

Ramiro Sanchiz


Llegada

Es la tarde guardada que ya se estremece de sólo pensar en el crepúsculo.

Hay alguien que trenza agua y rosas, hay un perfume que nace muerto. El eterno regadío arranca ásperos aromas del hormigón caliente.

Zumban ebrias avispas agitando el calor; hay leves caricias apenas coloreadas entrelazándose por doquier en un vasto y flotante encaje de aromas, una mesa de piedra que cede triste ante la parra de pequeños movimientos, una sombra abrazada por los jazmines y tarde o temprano todas estas cosas sabrán que es un manto de oscuridad quien los guarda de la espuma salada de la noche.

¿Cómo se llama la ausencia solitaria que sentada en el césped canta la caída del sol? Todos la odian y temen, y se sirve de un coro, metafísicamente de estatuas blancas sobre el verde, y un cielo que celestea el nuevo gris.

El mundo es el mosaico del perpetuo avance de las sombras. Acaban la ceremonia, la resignación y el juego. Rápidamente se ha hecho un agitado mar oscurecido, saludado por la secreta metamorfosis de los árboles, ahora guardianes enormes. Hay, finalmente, alguien que, asustado ante el súbito olor de la arena y el rumor del oleaje, nos llama desde adentro de Casa, que nos guarda de la flotante Luna.


Eucaristía

Hay algo que nos arrastra hacia el mar y es el mar. Desde cualquier parte de la Ciudad sentimos el llamado y obedecemos, nos dejamos introducir y nos disolvemos llenándonos de la religión que nace de las olas, de la oscuridad del agua, del reflejo de la luna y las estrellas. Somos, así, peces que miran con mente de hombre el sagrado y secreto principio del tiempo, buceamos en la profunda tiniebla azuloscura de los enigmas más básicos, que nadie ha planteado en la sequía de la tierra.

Así, tantas veces, nos hemos proclamado adoradores del agua...

Pero surge a nuestras espaldas el sol, y ¿cómo seguir negándolo? Nos basta con recordar el cine de nubes que se trocan ángeles y carruajes, castillos y pagodas, cazadores y presas; nos basta con recordar el centro-joya de las sombras que se irradian, nos basta con recordar el primitivo lago de luz donde se sume la ciudad, nos bastan las fogatas, luces en la luz, que tan tiernamente dioses menores nos señalan al padre, que nos trazan nuestra peregrinación hacia el resplandor, hacia el reino y la gloria, la fuente de toda verdad...

El mundo será entonces el diálogo divino entre el sol y el mar, el crepúsculo intermedio que enfría la luz y que tiñe de sangre u oro al líquido donde nos sumimos. Hemos encontrado, hermanos, nuestro dios.


Tarde del 25 de diciembre, 1998, con alusión a James Morrison

Pálido, todo el mundo aplastado por la luz:

Las casas perfectas ruinas, ruinas ocultas bajo fachadas muertas e intactas. Escaleras, acrópolis, ropa tendida, verano pudriéndose tórrido en los bordes de los segundos... Falsa eternidad de horno.

Es la luz de un sol equilibrado justo antes del crepúsculo (un bostezo lo precipitaría pero no).

El discurso del vapor invisible, el vaho, a sí mismo es una arenga; desde el púlpito, el sacerdote-vapor intenta conmover a la vapor-manada, que se cierne sobre las calles. No hay, empero, nubes, y los niños juegan tranquilos, "waiting for the summer rain".

...Todo nada en el resplandor (parece imposible que haya un mundo rodeando esta calle y estas casas), el calor es un dios celoso que intenta, abrazándolos, atrapar la atención de los árboles inmóviles, vueltos, adoradores, al sol.

Y finalmente las sombras se extienden sobre la fina pantalla.


Simetría

Viniste a mí con tu costado atravesado por un recuerdo, sangrando tiempo que recogí después en mis manos:

Impasible lo vertí un cáliz del que bebí (yo que nunca tuve corazón), y ahora soy tu eternidad de sufrimiento, ahora que he añadido otro velo a mi rostro y el diseño que soy se acerca un poco más a la Belleza.

Celebro mi bebida esparciéndome cazador por algún bosque, plaga destructiva sobre cada árbol y cada animal, y culmino mi partida refugiándome en un castillo que da al infinito desnudo y revelado, los dioses de los árboles disolviéndose en mi sangre,

y este es el momento donde tú regresas, arrastrándote vampíricamente y bebes, secreta venganza, ceremonia sublime, equilibrio.



       

Indice de esta edición

Letralia, Tierra de Letras, es una producción de JGJ Binaria.
Todos los derechos reservados. ©1996, 1998. Cagua, estado Aragua, Venezuela
Página anterior Próxima página Página principal de Letralia Nuestra dirección de correo electrónico Portada de esta edición Editorial Noticias culturales del ámbito hispanoamericano Literatura en Internet Artículos y reportajes Letras de la Tierra de Letras, nuestra sección de creación El buzón de la Tierra de Letras