Concursos literarios
Eventos
Documentos recomendados
Cartelera
Foro de escritores
Ediciones anteriores
Firmas
Postales electrónicas
Cómo publicar en Letralia
Letralia por correo electrónico
Preguntas frecuentes
Cómo contactar con nosotros
Envíenos su opinión
Intercambio de banners


Página principal

Editorial
Belgrado. Es injustificable la agresión contra Yugoslavia.

Bestiario de amor
Nuevo título de la Editorial Letralia es un poemario de Carlos Barbarito.

Noticias
Zapata en cerámica. 40.000 lozas conformarán el mural Conductores de Venezuela.
Luis Castro Leiva fallece en Chicago. El ensayista venezolano terminaba de dictar un curso en la Universidad de Chicago.
Volpi, breve. Después de casi tres décadas, el premio Biblioteca Breve recayó en el mexicano Jorge Volpi.
Feria del Libro de Buenos Aires. El evento literario más importante del continente llega a su 25º aniversario.
Balas por letras. Colombia se resiste a caer hundida por la violencia y celebra la Feria del Libro de Bogotá.
Marceau creará escuela en Caracas. El genio de la pantomima establecerá en Venezuela una sede de su fundación.

Paso de río
Llegue salvo a la otra orilla o déjese arrastrar por la corriente. Anuncios breves de la Tierra de Letras.

Literatura en Internet
Cero Tres (sin R). Sobriedad de diseño no es antónimo de frescura, como demuestra esta revista mexicana.

Artículos y reportajes
Rusia y el Bolshoi, vidas paralelas. El escritor Arnoldo Varona cuenta la historia de uno de los baluartes culturales de Rusia.

Sala de ensayo
Entre las esforzadas videntes... La escritora dominicana Ángela Hernández Núñez esboza los mayores problemas de las escritoras de este siglo.
Literaturas indígenas venezolanas. La ensayista venezolana Beatriz Peñaloza revisa las virtudes de las literaturas indígenas.
Juana, retorno de la extranjera. El uruguayo Héctor Rosales habla de la vida y la obra de la poeta Juana de Ibarbourou.

Letras de la
Tierra de Letras

Poemas
Judith Rozo Suárez
Correspondencia
Daniel Ortiz
Anotaciones en Libro de Soñares
Xavier Grant
Dos cuentos
Alfredo Carrión Vermiglio
Dos poemas
Ernesto Federico García Saldívar
Grito al cielo
Christopher May Herrera
El Nan-Hu de papá
Rosa Cheng Lo
Ordalías del agua
Luis Armenta Malpica
Tres cuentos
Santiago Serrano

El buzón de la
Tierra de Letras


Una producción de JGJ Binaria
Cagua, estado Aragua, Venezuela
info@letralia.com
Resolución óptima: 800x600
Todos los derechos reservados. ®1996, 1999

Letralia, Tierra de Letras Edición Nº 68
19 de abril
de 1999
Cagua, Venezuela

Editorial Letralia
Itinerario
Cómo se aprende a escribir
info@letralia.com
La revista de los escritores hispanoamericanos en Internet
Artículos y reportajes

Comparte este contenido con tus amigos
Rusia y el Bolshoi, vidas paralelas

Arnoldo Varona

Representación en el Bolshoi
Representación en el Bolshoi a mediados del siglo XIX.
La sorpresiva caída de la Unión Soviética a principios de los años 90 no sólo mostraron ante la sociedad rusa la debilidad de un Estado internamente corrupto, el derrumbe ideológico también arrastró consigo la posible desaparición de una de las más veneradas de sus instituciones, el bastión cultural de la Rusia de siempre, el Teatro Bolshoi de Moscú. La crisis del teatro se hace presente hacia 1992 cuando la moral artística y la gran calidad cultural de sus famosos espectáculos cayeron a grados destructivos pocas veces vistos desde su creación durante el reinado de Catalina la Grande en 1776. Aunque la respetada institución había estado amenazada en otras ocasiones a lo largo de sus más de 200 años de existencia, una y otra vez había resurgido con mayor fuerza.

Un teatro al borde de la desaparición durante la ascención del bolchevismo y su radical ola militante en 1917, sólo logra salvarse ante el esfuerzo y entonces temeroso riesgo de algunos defensores del arte como los revolucionarios Vaganova y Lunacharsky. En aquel entonces majestuoso escenario del Teatro Bolshoi, orgullo nacional ruso, sirve de nueva tribuna a V. I. Lenin para anunciar su plan de electrificación del país, rodeado de símbolos comunistas colgados de las pesadas cortinas del teatro. Allí se propone también la destrucción del mural Titov, pintura que cubre el techo abovedado del edificio, para en su lugar hacer destacar una obra proletaria que llamarían La apoteosis del arte de los pueblos de la Unión Sovietica. Desde entonces el repertorio del Bolshoi es subordinado a los nuevos ideales soviéticos (La Amapola Roja); todo lo que no comulgue con la intolerancia revolucionaria se acusa de poseer una "mentalidad burguesa". A pesar de esos días aciagos por los que atraviesa el país durante la Segunda Guerra Mundial que ven destruir gran parte de las más importantes edificaciones rusas, y la destrucción parcial del Teatro Bolshoi debido a los bombardeos, el venerado teatro es reparado en un tiempo record, 240 días. Con los meses allí se presentan con orgullo algunas de las más aclamadas obras de Tchaikovsky y otros genios nacionales hasta que se termina la contienda mundial.

El Cascanueces
El Cascanueces en el Bolshoi.  
Ya en el apogeo de la guerra fría (1964) es nombrado para dirigir el Bolshoi al destacado artista Yuri Grigorovich, cuyas producciones de La Bella Durmiente, El Cascanueces, Espartaco e Iván el Terrible entre otros, dieron nuevos brillos a la vieja tradición rusa de las danzas clásicas, y que a pesar de negativos cambios en la ya depauperada sociedad, siguieron añadiendo gloria a la primera institución y baluarte artístico nacional. Como director del Bolshoi, Grigorovich logra alcanzar un papel de primer orden dentro de la nomenclatura soviética que le permite obtener beneficios y títulos honoríficos, como cuando recibe en 1966 el de "Artista del Pueblo de las Repúblicas Socialistas Soviéticas de Rusia", así como el Premio Lenin en 1970 y "El Premio del Estado" en 1977.

Es sólo a la caída de la Unión Soviética, después de haber estado como director absoluto del Bolshoi por más de 30 años (1995), que Grigorovich, acusado por algunos de sus críticos de resistirse a las innovaciones, haber permitido un éxodo masivo de algunos de los más destacados artistas rusos sin hacer nada y el de ser dictatorial, es destituido por el presidente ruso Boris Yeltsin, quien nombra en su lugar a Vladimir Vasiliev, un enemigo de Grigorovich por años. El nuevo director, un destacado artista de 58 años, toma posesión de su cargo prometiendo llevar a la institución rusa hacia nuevos destinos, en un momento crítico y ante el disminuido rol del Estado en los asuntos internos de la organización artística. En los últimos 3 años su tarea no ha sido sencilla, quizás la más difícil de las emprendidas por dirigente alguno en la existencia paralela de la institución junto a los destinos de la nación y sociedad rusa. Con dinero muy escaso, uno de los últimos presupuestos del Estado le concedió menos de 15 millones de dólares, que cubre parcialmente los gastos de una institución con 2.500 empleados sobre sus espaldas y más de 1.000 personalidades artísticas; el nuevo director, Vasiliev, ha emprendido planes para atraer nuevos fondos para la institución, ha prometido hacer regresar el Bolshoi a su glorioso pasado incorporando a nuevos valores, originales repertorios, ofreciendo nuevas propuestas, todo a pesar de la profunda crisis por la que atraviesa la nación rusa actualmente.

Un proyecto del Bolshoi junto a la Unesco se ha propuesto asegurar la renovación del edificio de la institución, el regio Palacio Bolshoi en la Plaza de Teatralnaya, en malas condiciones por el abandono de sus reparaciones por años. Según sus responsables, para el proyecto de recuperación total se necesitarian unos 300 millones de dólares. Un plan propuesto por Vasiliev, considerado por sus críticos utópico, trataría de lograr que cada teatro en el mundo financiara con una sola función la reconstrucción de este gigante de la cultura rusa y mundial que es el Bolshoi.

Es opinión de un gran número de críticos de arte, que aun ante inesperadas dificultades futuras a presentarse en la sociedad rusa, su bicentenaria institución cultural, el admirado Teatro Bolshoi, seguirá siendo el ejemplo de la fuerza del carácter nacional ruso y su poder de supervivencia.


       

Indice de esta edición

Letralia, Tierra de Letras, es una producción de JGJ Binaria.
Todos los derechos reservados. ©1996, 1998. Cagua, estado Aragua, Venezuela
Página anterior Próxima página Página principal de Letralia Nuestra dirección de correo electrónico Portada de esta edición Editorial Noticias culturales del ámbito hispanoamericano Literatura en Internet Artículos y reportajes Letras de la Tierra de Letras, nuestra sección de creación El buzón de la Tierra de Letras