Concursos literarios
Eventos
Documentos recomendados
Cartelera
Foro de escritores
Ediciones anteriores
Firmas
Postales electrónicas
Cómo publicar en Letralia
Letralia por correo electrónico
Preguntas frecuentes
Cómo contactar con nosotros
Envíenos su opinión
Intercambio de banners


Página principal

Editorial
Belgrado. Es injustificable la agresión contra Yugoslavia.

Bestiario de amor
Nuevo título de la Editorial Letralia es un poemario de Carlos Barbarito.

Noticias
Zapata en cerámica. 40.000 lozas conformarán el mural Conductores de Venezuela.
Luis Castro Leiva fallece en Chicago. El ensayista venezolano terminaba de dictar un curso en la Universidad de Chicago.
Volpi, breve. Después de casi tres décadas, el premio Biblioteca Breve recayó en el mexicano Jorge Volpi.
Feria del Libro de Buenos Aires. El evento literario más importante del continente llega a su 25º aniversario.
Balas por letras. Colombia se resiste a caer hundida por la violencia y celebra la Feria del Libro de Bogotá.
Marceau creará escuela en Caracas. El genio de la pantomima establecerá en Venezuela una sede de su fundación.

Paso de río
Llegue salvo a la otra orilla o déjese arrastrar por la corriente. Anuncios breves de la Tierra de Letras.

Literatura en Internet
Cero Tres (sin R). Sobriedad de diseño no es antónimo de frescura, como demuestra esta revista mexicana.

Artículos y reportajes
Rusia y el Bolshoi, vidas paralelas. El escritor Arnoldo Varona cuenta la historia de uno de los baluartes culturales de Rusia.

Sala de ensayo
Entre las esforzadas videntes... La escritora dominicana Ángela Hernández Núñez esboza los mayores problemas de las escritoras de este siglo.
Literaturas indígenas venezolanas. La ensayista venezolana Beatriz Peñaloza revisa las virtudes de las literaturas indígenas.
Juana, retorno de la extranjera. El uruguayo Héctor Rosales habla de la vida y la obra de la poeta Juana de Ibarbourou.

Letras de la
Tierra de Letras

Poemas
Judith Rozo Suárez
Correspondencia
Daniel Ortiz
Anotaciones en Libro de Soñares
Xavier Grant
Dos cuentos
Alfredo Carrión Vermiglio
Dos poemas
Ernesto Federico García Saldívar
Grito al cielo
Christopher May Herrera
El Nan-Hu de papá
Rosa Cheng Lo
Ordalías del agua
Luis Armenta Malpica
Tres cuentos
Santiago Serrano

El buzón de la
Tierra de Letras


Una producción de JGJ Binaria
Cagua, estado Aragua, Venezuela
info@letralia.com
Resolución óptima: 800x600
Todos los derechos reservados. ®1996, 1999

Letralia, Tierra de Letras Edición Nº 68
19 de abril
de 1999
Cagua, Venezuela

Editorial Letralia
Itinerario
Cómo se aprende a escribir
info@letralia.com
La revista de los escritores hispanoamericanos en Internet
Letras de la Tierra de Letras

Comparte este contenido con tus amigos
Anotaciones en Libro de Soñares

Xavier Grant

1 Cuentan los antiguos que sus antiguos conocían al verdadero dios. Y dios sólo podía ver y al ver hacía que las cosas existieran.

2 Y dios vivía entre las aguas del cielo y de la tierra, que son idénticas.

3 Llegó un día en que dios durmió y soñó una criatura. Y todo lo que soñaba en las aguas del cielo se reflejaba en las aguas de la tierra.

4 Siete veces creó y recreó dios a su criatura, y las siete veces no pudo distinguirla de su reflejo.

5 Sopló entonces el viento, agitando unas y otras aguas, y los reflejos dejaron de ser idénticos. Y así creó dios al primer hombre y a la primer mujer, y así es que los hombres y las mujeres son entonces hijos de dios.

6 Y del viento.

Un tiempo,
un golpe en el aire y te sintetizas,
como si el tiempo y sólo el tiempo pudiera entenderte.
Entenderte. Verte.

Entonces te veo,
vaga, veloz, única.
Entontes te veo y creo
la séptima mujer,
la que quiero.

Siete veces siete tus labios.
Siete veces siete tus ojos.
Siete veces siete tus ojos.
Setenta veces siete tu alma.

7 Y despertó (despertaron). Y el despertar fue el principio.

8 Y el principio era dios, y dios era el ojo.

9 Y dios-ojo vio, o no vio. Y al no ver lo vio caos.

10 Y vio dios la luz. Y la luz fue hecha.

11 Y dios-ojo vio los cuerpos (nos vimos). Y vio dios-ojo que nuestros cuerpos estaban separados. Y dijo entonces dios:

12 Sean los cuerpos del cielo y de la tierra los mismos cuerpos y se durmió (nos dormimos).

13 Y soñó entonces un solo cuerpo y vio dios ojo que su cuerpo era bueno.

Mientras dios duerme me he perdido en tu cuerpo
como un alma en el aire y el mundo ha sido nuestro
cuando yo dejé de serlo y vos,
recuerdo (recordamos) ese cuerpo ajeno
ese yo insensato diluyéndose en el cielo
ese sueño que dios sueña en secreto.

Hambre, un cielo incierto y amado
Hambre, ya no soy cierto
Un ciego que no puede tocarte
Tu azul, azul recuerdo.

Dios vive también entre estas aguas
las de la tierra y el cielo.
Si tú vivieras yo
podría ser cierto.

Si no existes yo no seré cierto
ni serán ciertos mis hijos
ni serán ciertos mis besos.
Si no existes no moriré, no.
No seré cierto.

No seré yo porque yo soy (debo ser) tu sueño

Si no me soñaras
tendría otro cuerpo
serían otras mis palabras,
otros mis gestos,
tendría otros ojos.
Si yo no soy tu sueño sería entonces
un sueño ajeno.
Como adorar a un dios en el que no creo.

Pero si no me soñaras
entonces no serías.
Sólo puedo ser soñado
por mi propio sueño.

Intenta
tocarte
eso que tocas
se desvanece conmigo
si me desvanezco
sólo te pertenece
lo que aún no he soñado.

14 Y dijo dios:

15 Sólo el viento les doy. Sólo el viento les queda.

16 El viento y ese sueño. Azul el viento, eterno el sueño,

17 sólo el viento.


       

Indice de esta edición

Letralia, Tierra de Letras, es una producción de JGJ Binaria.
Todos los derechos reservados. ©1996, 1998. Cagua, estado Aragua, Venezuela
Página anterior Próxima página Página principal de Letralia Nuestra dirección de correo electrónico Portada de esta edición Editorial Noticias culturales del ámbito hispanoamericano Literatura en Internet Artículos y reportajes Letras de la Tierra de Letras, nuestra sección de creación El buzón de la Tierra de Letras