XXXVII Premio Internacional de Poesía FUNDACIÓN LOEWE 2024 Saltar al contenido

La poeta Ida Vitale con su Poesía reunida

martes 5 de septiembre de 2017
¡Comparte esto en tus redes sociales!
Ida Vitale
Las poetas como Ida Vitale son las encargadas de mantener vivo el lenguaje del lugar donde han nacido.

Ida simplemente, como la conocemos sus lectores, regresó por enésima vez a su Montevideo, esta vez con el objetivo de presentar un libro fundamental para entender la vida de las palabras, que la poeta magistralmente ha combinado en esta última parte de la modernidad.

La montevideana Ida (1923) ha ido reinventando, al decir de Eduardo Espina, un lenguaje con idioma propio.

Poesía reunida (1949-2015), allí en esos poemas está la historia de su vida, pero también parte de nuestra historia está allí presente. Nos dice Ida en el poema “Viaje de vuelta”, incluido en su libro Trema, editado en el año 2005, cuando su exilio estaba próximo a concluir tras casi cuatro décadas; lo inició viviendo en su querido México de 1974 a 1984, regresó a Uruguay hasta 1989 para después trasladarse a Estados Unidos, específicamente a Texas a la ciudad de Austin en cuya universidad ejerce la docencia.

Volvamos al poema:

Regresar es
volver a ocuparse
de devolver a la tierra
el polvo de los últimos meses;
recibir del mundo
el correo dormido
intentar saber
cuánto dura
una memoria de paloma

La montevideana Ida (1923) ha ido reinventando, al decir de Eduardo Espina, un lenguaje con idioma propio (y viceversa), engrandeciendo en temas y formas una obra que comenzó en la década de los 40 y que, como boomerang cargado de noticias en su viaje por el espíritu, se dispone a concluir en el mismo sitio de donde salió.

Recordemos que cuando en 2015 recibió en Madrid, de manos de la propia reina emérita, el XXIV Premio Reina Sofía de Poesía, se dijo que su obra está caracterizada por su “rigor extremo con el lenguaje, su experimentación formal, la mirada profunda a la realidad aunque sea una poeta introspectiva, su mirada llena de curiosidad, casi inquisitiva”.

Es que las poetas como Ida son las encargadas de mantener vivo el lenguaje del lugar donde han nacido; en cada uno de sus libros lo destaca pese a sus prolongados períodos viviendo en el extranjero.

Cuando en 2014 recibe el Premio Internacional Alfonso Reyes, el rector de la Universidad de Monterrey, doctor Antonio J. Dieck Assad, la consideró “un referente de la cultura mexicana”; hay que agradecerle por brindarle a México “su brillante utilidad” y, sobre todo, su “vitalidad literaria”.

Tengamos presente que Ida radicó en México por iniciativa del poeta Octavio Paz, y se integró como asesora de la revista Vuelta, que dirigía el futuro Premio Nobel de Literatura 1990. Vitale, pese a conocer el exilio real, político, se siente en realidad una “exiliada” en un mundo cuyo mapa está trastocado.

Vuelan fronteras de un país
cuyo falso centro está en nosotros.
El norte está en el sur,
este y oeste se confunden.

A sus 93 años, Ida Vitale, integrante de la denominada Generación del 45, con Idea Vilariño, Mario Benedetti, el crítico literario Ángel Rama, quien fuera su primer esposo, y Carlos Maggi, entre otros notables; discípula de José Bergamín y Octavio Paz, de quien Juan Ramón Jiménez la señaló como un talento a seguir en una antología de poetas jóvenes que él compiló y vaya que acertó el bardo español, Premio Nobel de Literatura 1956, autor entre otras maravillas de Platero y yo, que nos hizo reír y llorar cuando cursamos la escuela primaria oriental.

El año pasado fue muy duro para Ida, falleció su esposo y compañero por casi cincuenta años, Enrique Fierro, uno de los poetas uruguayos más destacados. Hace unos meses declaró en una entrevista al periódico El Universal de México: “Cuando murió Enrique apunté muchas cosas y supongo que, si sale otro libro de poesía, será de un tono muy diferente al que he estado acostumbrada hasta ahora”. La que se denomina “poeta, que no poetisa”, “porque poetisa se presta a faltas de ortografía”, nos regala “La gran pregunta”, incluido en Poesía reunida:

La gran pregunta
¿Qué hacer? ¿Abrir al mar la estancia de la muerte?
¿O enterrarse entre piedras que encierran
amonitas fantasmas y prueban que fue
agua este humano desierto?

Washington Daniel Gorosito Pérez
Últimas entradas de Washington Daniel Gorosito Pérez (ver todo)

¡Comparte esto en tus redes sociales!
correcciondetextos.org: el mejor servicio de corrección de textos y corrección de estilo al mejor precio