XXXVII Premio Internacional de Poesía FUNDACIÓN LOEWE 2024 Saltar al contenido

Saúl Ibargoyen, un poeta charrúa en México City

martes 17 de abril de 2018
¡Comparte esto en tus redes sociales!
Saúl Ibargoyen
Saúl Ibargoyen ha publicado más de 45 títulos.

El escritor uruguayo Saúl Ibargoyen (Montevideo, 26 de marzo de 1930), poeta, narrador, crítico, editor, coordinador de talleres literarios, docente, periodista cultural y traductor, tiene décadas viviendo en México; recibió la ciudadanía mexicana por naturalización en septiembre de 2001.

Es integrante de lo que el crítico uruguayo Ángel Rama bautizó como la “Generación de la Crisis”, ubicada en Uruguay entre los 50 y 60 del siglo XX. Entre las numerosas distinciones que ha recibido por su labor literaria destaca el premio Carlos Pellicer por obra publicada.

Ha publicado más de 45 títulos, entre los que destacan La sangre interminable, Soñar la muerte, Toda la tierra extranjera, Exilios, Libro del Maestro, El que escriba de pie y Poeta semiautomático.

Su colega y amigo, el poeta argentino, también exiliado en México, Juan Gelman, con quien realizó una antología de poesía latinoamericana y en 2008 fuera destinatario, por la calidad de su obra, del Premio Cervantes de Literatura, decía del escritor uruguayo:

Saúl Ibargoyen pertenece a la estirpe de poetas verdaderos, una especie mucho menos abundante de lo que el número de libros de poesía en circulación y la crítica de ciertos críticos hace suponer. Es un poeta original y, en consecuencia, suele padecer el embate del silencio que le dedican quienes están afiliados a lo novedoso y no atienden a lo sustancial.

Para acercarnos a esa sustancia, comparto el poema “Leer”, que integra el libro Poemar, editado en México por la Universidad de Guanajuato:

Leer

Pongo estos ojos
en papeles mordisqueados
y cantantes.
Leo el sonido miedo
que cruza por encima
de un inesperado corazón.
Juntar letras y silencio
no es tejer palabras:
nadie está solo
cuando debe llorar.

El denominado acto poético que le ha quitado el sueño a más de un bardo para definirlo o explicarlo; simplemente Saúl Ibargoyen dice:

No sé qué se llama acto poético. A veces, es sólo cuestión de palabras. Todo acto de creatividad tiene como raíz primera el inconsciente y la zona profunda de la personalidad. Luego, se produce un movimiento inicial de esa zona oscura, un desplazamiento hacia otras zonas de las imágenes que se forman en la percepción de la realidad externa, además de toda la acumulación de imágenes que uno va y traslada todos los días; incluso cuando nosotros soñamos estamos reciclando los sueños, estamos soñando con los restos de otros sueños. El poeta va reciclando todas esas imágenes, sensaciones, incluso reflejos intelectivos que andan moviéndose quién sabe por dónde y va reciclando, se va transformando sobre sí mismo a medida que trabaja con eso, conscientemente o no, y luego recuerda las palabras, las palabras, para mí son el final.

Los que hacemos poesía vamos al origen, al fondo, a lo que se puede llamar inconsciente o subconsciente, y más que eso: porque hay que tomar en cuenta el conocimiento tácito, es decir, lo que el cuerpo aprende y que nosotros nos damos cuenta. El cuerpo hace su experiencia, cuando nosotros bajamos las escaleras de la casa el cuerpo ya sabe cuántos escalones son, ya los contó, nosotros no los hemos contado, el cuerpo sabe y si nos caemos es por culpa nuestra, no por culpa de nuestro cuerpo.

Vaya mi sincero y humilde homenaje a este poeta paisano en estos versos:

Poeta charrúa en México City

Un gran bardo oriental en México-Tenochtitlan,
murga, mate, Cielito lindo y Pericón nacional,
pluma celeste, corazón de ceibo.
Alas tienen tus versos
que buscaron la libertad,
en un momento de tu pueblo
y hoy del hombre en general.
Sos ilustrado y valiente
como dijo el general.
Un escriba de pie
marcada su inspiración
por los destellos que emite
la lejana Cruz del Sur
Tu patria es el idioma que supiste enriquecer,
sin fronteras como con el portuñol,
Para ti “los pájaros ladran”,
para don Quijote los perros,
Saúl es también un Quijote
más allá de su semejante porte
por sus luchas con las letras
en tendencia político-social
buscando siempre en sus líneas
interpretar científicamente
la tan mentada realidad.
Como en sus inicios poéticos
“El pájaro en el pantano”
el exilio lo llevó a migrar
a lejana tierra de pantanos
allí decidió arribar desde el lejano Uruguay
un churrinche1 poeta en México City.

Washington Daniel Gorosito Pérez
Últimas entradas de Washington Daniel Gorosito Pérez (ver todo)

Notas

  1. El churrinche es el pájaro nacional de la República Oriental del Uruguay. El macho tiene copete rojo, carmesí brillante, antifaz negro, garganta roja, abdomen y pecho rojo, dorso gris, alas negras, cola negra y pico negro.
¡Comparte esto en tus redes sociales!
correcciondetextos.org: el mejor servicio de corrección de textos y corrección de estilo al mejor precio