Saltar al contenido
Uno o dos de tus gestos, el más reciente libro de cuentos de Jorge Gómez Jiménez, editor de Letralia

Martha Nussbaum y la “justicia poética”

• Martes 12 de junio de 2018
Nussbaum considera que el rol de los poetas es similar al de los jueces, porque al razonamiento judicial de estos últimos le agrega la imaginación literaria de los primeros.

En lo que se ha dado en llamar posmodernidad, no hay dudas de que la filosofía no ocupa el sitial de privilegio que tenía en la antigüedad. Una de las grandes pensadoras actuales, me refiero a la filósofa estadounidense Martha Nussbaum, galardonada el 16 de mayo de 2018 con el Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales, desarrolla su obra profundizando en temas como la justicia social, el desarrollo humano y la naturaleza de las emociones, desde un punto de vista filosófico, y su repercusión en el bienestar social.

Pero sin lugar a dudas la suprema aportación de esta profesora de Derecho y Ética en la Universidad de Chicago es su acercamiento a la filosofía antigua, al derecho y a la ética.

En una entrevista que le realizara Marta Torres para La Razón, de España, ante la pregunta: “¿Qué función considera que deben tener las humanidades en estos tiempos dentro de los programas universitarios?”, Nussbaum contestó:

Las humanidades deben proporcionar tres ingredientes que cualquier sociedad que se considere decente necesita con urgencia integrar. El primero, la habilidad socrática de examinarse a uno mismo y pensar de forma crítica.

El segundo, la habilidad de pensar los problemas mundiales, pero estando bien informado sobre historia, la naturaleza de las principales religiones y la variedad de culturas que existen.

Y el tercero y último, una imaginación cultivada y con suficiente habilidad para entender cómo se aprecia el mundo a través de los ojos de gente que es diferente.

Si unimos los conceptos anteriores en defensa de unas humanidades que están siendo contantemente dejadas de lado en el ámbito educativo a una obra que Nussbaum ha titulado Justicia poética (1996), en la que combina derecho y literatura, partiendo de la tesis de la necesidad de humanización que tienen los jueces y abogados, nota la necesidad de formarlos en literatura, lo que les permite que vayan desarrollando su imaginación y les dotará de herramientas racionales que les favorecerán en la toma de decisiones.

Esto hará que no sólo se centren en lo económico, con una inteligencia “fría y calculadora”; de esta manera se irá construyendo una sociedad más justa y equitativa. De ahí que Nussbaum afirma que “la literatura y la imaginación literaria son subversivas” a la mentalidad científica, es decir que sin literatura los jueces no podrán ser buenos jueces, los legisladores buenos legisladores ni los economistas buenos economistas.

La filósofa considera que la literatura desarrolla la imaginación y va formando las capacidades que ayudan al hombre a poder realizar un mejor análisis de la realidad, y a partir de ella transformarla. Con la literatura, la imaginación literaria se encarna y genera fantasías, imágenes… con esto se puede mirar una cosa por otra, es decir, dejar ver las acciones humanas que suceden cotidianamente.

De esta manera se demuestra que este tipo de imaginación “es poco científica y subvierte el pensamiento social científico”, que contrasta realmente con el del economista, abogado o juez, quienes poseen una forma de pensar más calculadora y fría.

La tesis de Nussbaum tiene como punto de partida la literatura, que desarrolla en el hombre capacidades sociales y no sólo es, como muchos creen y pregonan, un distractor o algo fantasioso.

De esta manera surge lo que Nussbaum llama el “juez moral”, quien reflexionará sobre los problemas humanos que tiene que resolver día a día y dará una solución más objetiva, es decir, “se posibilita a la razón por medio de la fantasía”.

De ahí que la pensadora considera que el rol de los poetas es similar al de los jueces, porque al razonamiento judicial de estos últimos le agrega la imaginación literaria de los primeros, la cual les da la capacidad de dar vida de las personas a la manera de un novelista, es decir con neutralidad y objetividad.

Para la catedrática universitaria, la justicia que se imparte actualmente se basa exclusivamente en juicios abstractos, calculados, fríos; es decir, se trata de borrar toda emoción para que haya mayor neutralidad en los juicios.

Sin embargo: ¿será posible negar algo tan natural del mismo hombre? Nussbaum dice que no. Según ella, quienes imparten justicia actualmente muchas veces sólo ven un número, un objeto y nada más, se olvidan de que es alguien y no algo.

La tesis de Nussbaum tiene como punto de partida la literatura, que desarrolla en el hombre capacidades sociales y no sólo es, como muchos creen y pregonan, un distractor o algo fantasioso, sino que desde ella nos confronta con nuestra propia vida.

Ante las crisis que estamos viviendo como humanidad en distintos ámbitos, sería conveniente darles más espacio a las humanidades en el ámbito educativo e integrar la literatura en las diferentes carreras universitarias a los efectos de generar un futuro profesionista con mayor índice de humanidad en su formación.

Washington Daniel Gorosito Pérez

Washington Daniel Gorosito Pérez

Escritor uruguayo (Montevideo, 1961). Radica desde 1991 en Irapuato, Guanajuato (México). En 1999 obtiene la nacionalidad mexicana. Licenciado en periodismo y licenciado en sociología. Posgrado en enseñanza universitaria, diplomado en desarrollo humano y liderazgo educativo. Catedrático universitario, investigador, escritor, conferencista. Tiene premios de cuento, poesía, ensayo, periodismo e investigación en Uruguay, México, Argentina, España, Estados Unidos, Brasil, Alemania y Francia.
Washington Daniel Gorosito Pérez

Textos recientes de Washington Daniel Gorosito Pérez (ver todo)