XXXIV Premio Internacional de Poesía Fundación LOEWE • Hasta el 24 de junio de 2021
Saltar al contenido

Kazuo Ishiguro:
“La literatura debe ser un reflejo honesto de lo que la sociedad siente”

domingo 2 de mayo de 2021
¡Compártelo en tus redes!
Kazuo Ishiguro
Kazuo Ishiguro: “Hay un desajuste entre el interés de la sociedad y el interés de las empresas tecnológicas”. Fotografía: Frankie Fouganthin

La Academia Sueca galardonó al escritor británico de origen japonés, Kazuo Ishiguro, con el Premio Nobel de Literatura en 2017. La secretaria de la Academia Sueca en ese momento dijo: “Es un escritor de una gran integridad. No mira hacia un lado, ha desarrollado un universo estético propio”.

El jurado destacó: “Sus novelas de gran fuerza emocional han descubierto el abismo bajo nuestro ilusorio sentido de conexión con el mundo”. La literatura de este graduado en literatura inglesa y filosofía por la Universidad de Kent aborda temas como la memoria, el tiempo y la autoilusión.

Nació el 8 de noviembre de 1954 en Nagasaki (Japón), una de las ciudades martirizadas por la bomba atómica en 1945. Cuando tenía seis años su familia se trasladó a Surrey, Inglaterra, donde su padre se desempeñó como oceanógrafo en la National Oceanography Centre. En 1982 adoptará la ciudadanía británica.

“Klara y el Sol”, de Kazuo Ishiguro
Klara y el Sol, de Kazuo Ishiguro (Anagrama, 2021). Disponible en Amazon

Al enterarse de haber sido galardonado sus primeras declaraciones fueron un antídoto contra el pesimismo que destilan las noticias. “Vivimos en un mundo muy preocupante, con el auge de los nacionalismos y los populismos”. Reconoció el alborozo repentino que le produjo la noticia: “Sólo un loco puede imaginar que un día va a ganar el Nobel”.

El premio llega en un momento en el que el mundo no tiene ninguna certidumbre sobre sus valores, su liderazgo o su seguridad. Sólo espero que el hecho de recibir este honor sirva, de una manera pequeña, para alentar a las fuerzas de paz y de buena voluntad en estos tiempos.

No quiero entrar en política en un momento como este, pero sí quiero destacar la profunda crisis de confianza por la que está pasando el mundo en general. Durante décadas ha existido un consenso sobre lo que es la democracia, pero ese consenso lo hemos perdido. Hay una desconfianza creciente hacia los políticos y las instituciones.

Cuatro años después, en 2021, a un año de haber estallado la pandemia de Covid-19, durante la presentación de su nueva novela, Klara y el Sol, la primera escrita después de recibir el Nobel, Kazuo habló de literatura y también se refirió a las problemáticas actuales que vive la humanidad.

Si todo lo que nos preocupa al final de la pandemia es que ha cambiado nuestra vida laboral, sería fantástico, pero me temo que habrá repercusiones urgentes que tendrán que ver con el estrés, la rabia y el dolor. No sé cómo se mostrarán, pero en cuanto al pasado hemos tenido muertes repentinas, a menudo ha habido un impacto en esa sociedad, y creo que eso es lo que tendríamos que estar debatiendo.

Hay un desajuste entre el interés de la sociedad y el interés de las empresas tecnológicas; necesitamos que se alineen; si no, sufriremos los perjuicios, podemos decir lo mismo de la genética.

Para Ishiguro, nuestra sociedad crea muchas desigualdades y con eso hay que ir con mucho tacto. Un desafío para la humanidad por los cambios radicales en la ciencia y la tecnología es el desempleo masivo. “La inteligencia artificial eliminará muchos empleos, probablemente la mayoría de los que conocemos hoy en día, y eliminará empleos de gente que hoy se consideran parte de la élite académica o intelectual”.

El escritor considera que “la literatura debe ser más o menos optimista”. La literatura debe ser un reflejo honesto de lo que la sociedad siente. La ficción para nosotros es una manera de intercalar ideas y sentimientos, por eso es muy importante. Las ideas se pueden intercambiar con el periodismo y los ensayos, pero los sentimientos y las sensaciones se intercambian a través de la historia y la música.

Su novela es protagonizada y narrada por Klara, un robot que se especializa en cuidar niños, con apariencia perfectamente humana y capacidad de hablar. Al final Klara es como una persona mayor que ha cumplido y ya no la necesitan más aquellos que tanto la necesitaban.

Durante la presentación de Klara y el Sol, Kazuo externó una confesión personal: “Mi madre murió hace dos años, a los 92. Fue quien me introdujo en el mundo de la literatura. Cosas que observé en ella se las pongo a Klara, que ve el mundo como mi madre, que nunca perdió su inocencia, la fe en lo bueno que hay en este mundo”.

Washington Daniel Gorosito Pérez
Últimas entradas de Washington Daniel Gorosito Pérez (ver todo)

El mejor servicio de corrección de textos y corrección de estilo al mejor precio