Saltar al contenido
Uno o dos de tus gestos, el más reciente libro de cuentos de Jorge Gómez Jiménez, editor de Letralia

Apuntes de un proyecto literario

domingo 3 de octubre de 2021
¡Compártelo en tus redes!
Primer Encuentro de Poetas y Narradores Bolivianos
De izquierda a derecha: Ruth Cárdenas, Homero Carvalho, Pedro Shimose, Alberto Guerra (†), Nora Zapata, Edwin Salas (†) (atrás), Víctor Montoya, Héctor Borda, Javier Claure, Ricardo Pastor, Luis Vélez (atrás), Tito Silva y Luis Andrade.

En septiembre se cumplieron treinta años del Primer Encuentro de Poetas y Narradores Bolivianos, efectuado en Estocolmo, y todavía recuerdo los acontecimientos como si hubiesen ocurrido ayer. Cuatro amigos interesados en la literatura: Edwin Salas (†), Ángel Ontiveros, Víctor Montoya y el autor de esta nota, organizaron este evento que tuvo gran éxito en Estocolmo y buena repercusión en Bolivia.

A Edwin Salas lo conocí en la universidad cuando estudiaba informática. Por aquel entonces, él estaba haciendo un doctorado en Ingeniería Mecánica.

A Víctor Montoya lo conocí en la presentación del poemario Datos para la biografía de un hombre, del poeta argentino Chiche Diamanario (seudónimo de Mario Chichelnitzky), quien actualmente vive en Barcelona. Y con Ángel Ontiveros iniciamos una amistad en los años 80. Nuestro afán por la literatura nos llevaba a reunirnos horas de horas para conversar e intercambiar ideas. En los veranos, aprovechando el sol que aparece en Suecia, solíamos juntarnos en el parque Ivar Lo, un lugar hermoso cerca de un inmenso lago en pleno centro de Estocolmo. Ahí realizábamos nuestras pequeñas tertulias. Fue en una de esas reuniones que surgió la idea de hacer un encuentro de poetas y narradores bolivianos. Al principio solamente era un sueño porque, como bien es sabido, todo sueño fracasa sin el soporte económico. La pregunta era entonces: ¿cómo financiar este proyecto literario?

Debo señalar con orgullo que nuestro grupo jamás tuvo ambiciones de lucro. Simple y llanamente se trataba de un gesto altruista.

Nos repartimos tareas. En lo que a mí respecta, los otros compañeros del grupo decidieron designarme secretario de hacienda. Así lo señala el protocolo firmado por Edwin Salas (†) y Ángel Ontiveros el 1 de abril de 1990. Me lo entregaron ese mismo día cuando tuvimos una reunión. En dicho documento, Salas figura como auditor; aunque, a decir verdad, los otros dos miembros del grupo siempre estaban presentes en el momento de rendir cuentas. Debo señalar con orgullo que nuestro grupo jamás tuvo ambiciones de lucro. Simple y llanamente se trataba de un gesto altruista. Queríamos hacer conocer, al pueblo sueco y a la colonia latinoamericana, la literatura boliviana. Me propuse, entonces, hacer un trabajo de hormiga para conseguir ayuda económica. Escribía cartas a diferentes instituciones suecas. Y poco a poco los logros iban saliendo a la luz. Mientras tanto, los otros compañeros trabajaban por su cuenta. Nos reuníamos cada cierto tiempo para informar los avances. Y la verdad es que todo marchaba viento en popa. Lo que inicialmente era una simple ilusión se tornaba en realidad.

Primer Encuentro de Poetas y Narradores Bolivianos
Edwin Salas (†) y Javier Claure leyendo su poesía.

El 17 de enero de 1990, organizamos una tertulia en los locales del Centro Socio-Cultural Boliviano (Bredäng). Publicamos un pequeño folleto titulado Poetas bolivianos en Suecia, noche literaria, en la que participaron Héctor Borda, Víctor Montoya, Olga V. de Arizcurinaga (†), Edwin Salas (†), Ángel Ontiveros, Yerko Rhea Salazar y Javier Claure. Fue una noche muy agradable y concurrida en la que el poeta orureño Héctor Borda leyó sus poemas durante una hora. El mismo año, el 24 de noviembre a las 19 horas, organizamos otra tertulia, también en los locales del Centro Socio-Cultural Boliviano, pero esta vez en Karlaplan. Para esa fecha nos dimos a conocer como grupo Noche Literaria. Publicamos nuevamente un cuadernillo, titulado Poetas y narradores bolivianos en Suecia, en cuyo prólogo se advierte: “Uno de los objetivos fundamentales de estos encuentros literarios es el de preparar el ambiente para el futuro encuentro de poetas y narradores bolivianos en Europa, a efectuarse en septiembre de 1991. La colonia boliviana en Suecia estará muy bien representada”. Los participantes en esta velada cultural fueron María Joaniquina, Ángel Ontiveros, Juan Carlos Romero, Humberto Vásquez (†) y Javier Claure. Y los invitados especiales de la noche: Bernarda Díaz (poetisa chilena), Mario Romero (†) (poeta argentino) y Ana Rojas Portillo (declamadora boliviana).

El grupo Noche Literaria siguió trabajando hasta que finalmente vio el sueño realizado.

Tuvimos el honor de tener en Estocolmo a las siguientes personas:

  • Ruth Cárdenas, poetisa (Sucre, Bolivia, 1957), llegó desde Italia.
  • Ricardo Pastor, escritor (La Paz, Bolivia, 1940), llegó desde Estados Unidos.
  • Pedro Shimose, poeta (Riberalta, Bolivia, 1940), llegó desde España.
  • Nora Zapata, poetisa (Cochabamba, Bolivia, 1945), llegó desde Suiza.
  • Homero Carvalho, escritor (Santa Ana, Bolivia, 1957), llegó desde Bolivia.
  • Alberto Guerra (†), poeta (Oruro, Bolivia, 1932 – 2006), llegó desde Bolivia.

Otros escritores y poetas bolivianos radicados en Suecia, quienes además habían publicado libros, eran:

  • Héctor Borda, poeta (Oruro, Bolivia, 1927).
  • Víctor Montoya, escritor (La Paz, Bolivia, 1958).
  • Edwin Salas (†), poeta (Casarabe, Bolivia, 1954).
  • Olga V. de Arizcurinaga (†), poetisa (La Paz, Bolivia, 1927).

En realidad, en el documento enviado al Instituto Sueco el 3 de octubre de 1990 figuraban dos escritores más que no pudieron llegar por motivos de trabajo. La convocatoria para este acontecimiento cultural se lanzó la misma fecha, y estaba orientada a todos los bolivianos residentes en Europa, o cualquier otra parte del mundo, que hubieran publicado libros. De esta manera, se sumaron también al encuentro por cuenta propia Luis Vélez Serrano (filólogo cochabambino, llegó desde Suiza), Luis Andrade (poeta chuquisaqueño, llegó desde Bolivia) y Tito Silva (escritor beniano, llegó desde Holanda).

Primer Encuentro de Poetas y Narradores Bolivianos
De izquierda a derecha: Alberto Guerra (†), Javier Claure, Ángel Ontiveros (atrás), Edwin Salas (†) y Víctor Montoya (atrás).

El encuentro comenzó el día viernes 13 de septiembre de 1991, a las 8:45, en los locales de la Asociación para la Educación de los Trabajadores (ABF). Después de un discurso de bienvenida, Pedro Shimose, poeta beniano, habló de “Indigenismo y las culturas andinas”. A continuación, el poeta orureño Héctor Borda presentó una ponencia acerca de los “500 años de explotación”. Y para terminar la mañana Alberto Guerra, también poeta orureño, disertó sobre “Igualdades y desigualdades entre dos continentes”. Por la tarde, el poeta chuquisaqueño Luis Andrade habló de su ponencia referente al “Idioma español”, y se continuó con debates, lectura de textos y conclusiones.

El sábado 14 inició la mañana el escritor Homero Carvalho, disertando sobre “Europa en la literatura boliviana”. Después de una breve pausa, Ruth Cárdenas y Nora Zapata hablaron de sus experiencias como poetas bolivianas radicadas en Europa. Seguidamente, el filólogo Luis Vélez argumentó acerca de “El lenguaje y sus consecuencias”. Después del almuerzo, Víctor Montoya y Edwin Salas (†) explicaron sus ponencias. A las ocho de la noche se llevó a cabo un programa cultural con grupos de baile y música boliviana. Esa noche tuve la oportunidad de leer algunos de mis poemas. Edwin Salas (†) era el presentador del acto, y pidió al público un aplauso por mis aportes para la realización de este hermoso festival literario. Este gesto de honestidad se ha grabado en mi cabeza para siempre.

Ese mismo domingo hicimos un hermoso viaje en barco a Finlandia, donde continuaron las bromas, anécdotas y pequeñas tertulias informales.

El domingo 15, el periódico sueco Noticias del Día (Dagens Nyheter) publicó una nota acerca del encuentro. Anders Cullhed, catedrático de Literatura de la Universidad de Estocolmo, escribió un artículo que empieza de la siguiente manera: “La barbarie que era nuestro terruño —dioses toscos, vikingos salvajes y un idioma duro como el hierro— ha interesado siempre a una cantidad de almas ardientes del otro lado del mundo. Uno de ellos es el magnífico poeta boliviano de principios de siglo Ricardo Jaimes Freyre”. Y se pregunta: ¿qué sabemos de la literatura boliviana?, respondiéndose él mismo: “De su literatura no sabemos nada. La mujer de temple Domitila Chungara despertó atención con sus informes sobre la vida de los mineros en los años 70, y la editorial Askild & Kärnekull publicó, en 1983, la novela de Augusto Céspedes El metal del diablo, sobre los magnates del estaño y sobre maldiciones. Eso es todo en sueco…”.

Ese mismo domingo hicimos un hermoso viaje en barco a Finlandia, donde continuaron las bromas, anécdotas y pequeñas tertulias informales. El poeta Héctor Borda, con su buen humor, arrancaba largas risas. Me acuerdo cuando estuvimos paseando por la cubierta del barco a eso de las seis de la tarde, el sol se estaba entrando y se veía una mezcla de bellos colores en el cielo (así se puede ver en algunas fotos de mi álbum). Caminando por los pasillos Alberto Guerra me decía: “Sigue adelante, eres un poeta macerando”. Y don Héctor Borda continuaba: “Así es, Claurecito, sigue adelante, hay que agarrarle al toro por las astas”. De verdad fueron palabras reconfortantes que marcaron en mi persona como poeta.

Con los demás participantes llegué a entablar una linda amistad. Conversábamos de todo y reíamos como si se tratase de un encuentro familiar. Para mí fue un placer conocer personalmente a poetas y escritores que solamente los leía en periódicos, en revistas literarias y en antologías.

Después de ese periplo sobre las aguas del mar Báltico, la mayoría de los poetas y escritores retornaron a sus respectivos países. Sin embargo, Homero Carvalho, Alberto Guerra y Pedro Shimose viajaron a Italia y Noruega para exponer temas sobre la literatura boliviana. Cuando volvieron a Estocolmo, Shimose se marchó a España, y Carvalho y Guerra se quedaron algunos días más. Y nos seguíamos reuniendo en la casa de alguno de los anfitriones. Una vez, entre trago y trago, me acuerdo bien, Homero Carvalho se puso un abrigo del Ejército Rojo (aún conservo la foto), y la verdad es que entre la postura del momento con ese abrigo verde de charreteras rojas en los hombros, con esos mostachos, su peinado y la mirada hacia arriba, parecía un retrato fiel de Stalin.

Con Ruth Cárdenas hice buenas migas. Estuvo una noche en mi casa, y admirablemente se la pasó en vela leyendo y corrigiendo la ponencia que tenía que presentar al día siguiente. Me regaló un poemario no muy extenso, en donde hay poesías en español e italiano. El poema que más me gusta es “Oda a la muerte”: “Yo, apenas poeta / mitad los otros / casi ninguno / te llamo: / hermana muerte / a ti que entras / sin golpear la puerta / perdona si te interrumpo / tu silencio de mármol y ciprés / mas, cuando vengas por mí / no te disfraces de negro / araña viuda, triste…”. Me acuerdo también cuando la acompañé al colegio de Tensta, donde expuso algunos cuentos a niños de habla hispana. En el aeropuerto, cuando se marchaba a Italia, cruzamos palabras alentadoras y nos dimos un beso en la mejilla.

De Nora Zapata tengo lindos recuerdos: su conversación, su risa y, sobre todo, su sensibilidad. Había leído sus poemas en el suplemento cultural del desaparecido periódico Presencia. También me regaló su poemario, titulado De las estrellas y el silencio, que ganó el premio Franz Tamayo en 1973. Me lo dedicó con las siguientes palabras: “A Javier; poeta, amigo y hermano en esta aventura vital de todos los días, Nora Zapata Prill”. Como todos los poetas, escribe igualmente sobre la muerte. En un poema largo titulado “transeúnte séptimo, prohibido cambiar las sílabas de la muerte”, dedicado a A. Ávila Jiménez, dice: “…dormirás esta noche a mi lado / con gajos que plantarme a la cintura / prohibido / como esa / y estaremos seguros del silencio / continúo donde comienza la oscuridad / emerjo de tus brazos mutilados como loto que falta en la laguna / Moras en mí / pie irremediable / tu piedad nacida en mis caminos / se quiebra en los reptiles lanzados a la noche…”.

La última noche antes de que Homero Carvalho y Alberto Guerra retornaran a Bolivia, les hicimos una linda despedida.

Un detalle que debo aclarar: jamás hubo un “principal organizador” dentro del grupo. Y digo esto basándome en la realidad y la documentación que tengo en mi poder. Ahí se puede observar el trabajo de cada uno de los integrantes del elenco organizador.

En fin, así pasaron esos hermosos días llenos de actividades y alegría. La última noche antes de que Homero Carvalho y Alberto Guerra retornaran a Bolivia, les hicimos una linda despedida. Comimos bien, tomamos unos tragos y conversamos toda la noche. Creo que no dormimos ni una hora. Al día siguiente, después del almuerzo, nos fuimos en taxi al aeropuerto. Después de unos abrazos, palabras de despedida y apretones de manos, caminaron hacia la sala de espera. A unos cuatro metros de nosotros, antes de pasar el control, se dieron vuelta, nos hicimos señas de adiós y se perdieron entre la gente.

Primer Encuentro de Poetas y Narradores Bolivianos
De izquierda a derecha: Javier Claure, Víctor Montoya, Alberto Guerra (†), Ángel Ontiveros y Homero Carvalho. En el Aeropuerto de Estocolmo.

El grupo Noche Literaria está totalmente desintegrado.

Las fotos adjuntas en este trabajo pertenecen exclusivamente a mi álbum privado. Concluido el encuentro, y al cabo de un buen tiempo, recibí dos cartas. Una de Ricardo Pastor y otra de Pedro Shimose, donde expresaban sus agradecimientos por la atención en Estocolmo.

Javier Claure Covarrubias
Últimas entradas de Javier Claure Covarrubias (ver todo)