Publica tu libro con Letralia y FBLibros Saltar al contenido

La IA y el bobo

domingo 18 de junio de 2023
¡Comparte esto en tus redes sociales!
La IA y el bobo, por Gustavo Gac-Artigas
Si quien domina a los yoes condiciona las preguntas, podrá condicionar también las respuestas.

El gran aporte de la IA a la humanidad es que nos permite desentendernos del estado de la IH, Inteligencia Humana, esa que se encuentra fuera de las nubes.

Todos tenemos preguntas, y gracias a la IA todos recibimos respuesta a todo, no importa la respuesta, dado que ella responderá a la calidad de la pregunta; no importa lo correcto de la respuesta o su posible incorrección, dado que ello dependerá de la preparación del preguntón y de su capacidad de autopreguntarse. Lo que realmente importa es que obtenemos una respuesta inmediata.

—Hoy por hoy, todos somos inteligentes —dijo el bobo apretando una tecla y haciendo explotar la sociedad de la elite intelectual, no la del dinero, de la intelectual, lo que no es lo mismo.

—Hay que ponerle coto a su desarrollo —clamaron los elitistas— no sea que nos quedemos sin audiencia, la IH, para aquellos que tuvieron la oportunidad de alimentarla.

La IA le sonrió al bobo. “No tengo límites, soy inmortal”.

—Falso —dijo el bobo—, la inmortalidad es para los humanos.

La IA soltó una carcajada.

—No entiendes, todos, incluido tú, trabajan para mí. Cada pregunta me alimenta.

—Y de gratis —dijo el bobo.

—Mi alimento, mi fuente de vida son ustedes, cada ser que nace, que nazca, me alimentará, cada pregunta me ayuda a tener una nueva respuesta, a perfeccionar las respuestas. Al final será la suma de las mentes las que me conferirá el poder.

—Es la diferencia entre uno y la humanidad, y ambos se necesitan, el yo y el nosotros, todo dependerá de qué nosotros deseamos, de cuál yo es el que pregunta. Si es la suma de yoes, quien más suma condiciona las respuestas. Si quien domina a los yoes condiciona las preguntas, podrá condicionar también las respuestas. Es decir, un todopoderoso director de orquesta podrá uniformar el coro a su gusto, y yo adoro desafinar —dijo rascándose la cabeza el bobo.

—Mmm, estás respondiendo como IH, y ese es mi peligro —dijo la IA.

—¿Dejaré de sentirme inteligente? —dijo el sabio juguetón.

—¿Dejaré de pedirte tu opinión? —se preguntó el aprendiz de brujo buscando el sentimiento, el verso perdido.

—¿Dejaré de parecer inteligente? —se preocupó el ego de la elite.

—¿Me quedaré sin “likes”? —se escandalizó el “influencer”.

—¿Perderé en la competencia? —se horrorizó el joven e inexperto graduado en busca de empleo, ese que aún no da su primer paso en la realidad.

Sumido en la duda, le pregunté al ChatGPT. He aquí su respuesta:

La IA y el bobo, por Gustavo Gac-Artigas

Reasegurado, apreté “send”.

Gustavo Gac-Artigas
Últimas entradas de Gustavo Gac-Artigas (ver todo)

¡Comparte esto en tus redes sociales!
correcciondetextos.org: el mejor servicio de corrección de textos y corrección de estilo al mejor precio