El mejor servicio de corrección de textos y corrección de estilo al mejor precio
Saltar al contenido

Wandysel Torres Galán:
“Escribo desde la condición de ser mujer escritora en una isla-colonia”

domingo 20 de diciembre de 2020
¡Compártelo en tus redes!
Wandysel Torres Galán
Wandysel Torres Galán: “Al lector del siglo XXI le gusta escuchar y oler lo que lee”.

Wandysel Torres Galán (Puerto Rico, 1981) es economista, mediadora, editora y escritora. Diversas (Puerto Rico, 2019) es su primer libro de cuentos. Torres Galán tiene un Bachillerato en Artes (B.A., 2012) con concentración en Economía de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras. También tiene una Maestría en Artes (M.A.) con concentración en Creación Literaria de la Universidad del Sagrado Corazón. Tiene a su vez una certificación en Mediación de Conflictos de la Universidad Interamericana de Puerto Rico. Wandysel ha tenido respuestas a mis preguntas. Todas sus respuestas son para ser compartidas con todos vosotros.

 


 

Escribo desde joven y ello me ayudó a practicar mucho, e intentar encontrar mi estilo literario.

—Recientemente publicó Diversas. ¿De qué trató en esa su primera colección de cuentos? ¿Cómo surgió la oportunidad de trabajarlos?

Diversas es un libro constituido por once cuentos en que la protagonista es una mujer. Desde la ficción cada una se enfrenta a un problema que debe resolver como mejor entienda, aunque no sea visto propio del comportamiento y el paradigma que se tiene de ella dentro de la sociedad que todos conocemos. Diversas surge de la necesidad de idear un mundo (de ficción) en donde pudiera presentar a mujeres que tienen la opción de ser heroínas. Muestro la realidad inmersa en la sociedad en que vivimos (la mujer más allá de ser procreadora con igualdad de derechos que el hombre), emergente mediante la literatura.

“Diversas: cuentos para desafiarnos”, de Wandysel Torres Galán
Diversas: cuentos para desafiarnos (2019) es el primer libro de la puertorriqueña Wandysel Torres Galán. Disponible en Amazon

—¿Qué relación tiene su trabajo creativo previo a Diversas y su trabajo creativo-investigativo entonces y hoy? ¿Cómo lo hilvana con su experiencia de puertorriqueña-caribeña y su memoria personal o no de lo caribeño dentro de Puerto Rico y el Caribe?

Diversas es mi primer libro. Mi primer bebé literario. Es la oportunidad-sueño que un día, muy joven, quise. Por tanto, mis trabajos anteriores (lo que escribía) eran para exteriorizar mis miedos, protestas, injusticias y exorcizar mis demonios. Escribo desde joven y ello me ayudó a practicar mucho, e intentar encontrar mi estilo literario. La maestría en Creación Literaria me trazó mis formas de escritura. Si comparo esos escritos pasados con los actuales es inevitable que se me asome una leve sonrisa en el rostro porque es en ese momento cuando noto el crecimiento como escritora. Uno lento, mucho, pero certero. Cuando digo lento me refiero a que el crecimiento es como una piel adicional que llevas contigo y conforme creces se va desprendiendo capa a capa. Y es obligatorio culpar a las experiencias que traes, las que heredas, las que adoptas, las que se te antoja cargar y las que llegan con un propósito: hacerte crecer a la fuerza, a latigazos. Y para completar si naces y te crías en una isla en el mismo Caribe, en donde tu ADN es como un elemento químico radioactivo, es imposible salir de esa historia que la transpiras por el pelo, la nariz, tu abuela o tu comportamiento caliente.

—Si compara su crecimiento y madurez como persona y escritora, con su época actual de escritora en Puerto Rico, ¿qué diferencias observa en su trabajo creativo? ¿Cómo ha madurado su obra? ¿Cómo ha madurado usted?

—Es difícil comparar el crecimiento y la madurez cuando la persona en cuestión soy yo. No suelo compararme, sino detenerme a pensar lo que tenía pendiente por hacer y lo que logré concretar. Si nos referimos a eso pues, debo confesar que estoy en proceso de maduración. Tengo la oportunidad de pertenecer a este momento histórico en mi isla: escribir en tiempos de terremotos, pandemia, malos políticos, enfermedades, Netflix, Internet, las redes sociales, y aun así escribo para que me lean.

Mi escritura es una sencilla y adrede, no es colorida, no carga con complejos, no anda indecisa, no se lee insegura.

—¿Cómo visualiza su trabajo creativo con el de su núcleo generacional de escritores con los que comparte o ha compartido en Puerto Rico? ¿Cómo ha integrado su trabajo creativo e investigativo a su quehacer literario?

—He compartido con colegas del patio, profesores y grandes amigos que escriben en Puerto Rico, y puedo decir que todos intentamos llevar un mensaje a través de nuestro foco, de nuestro estilo, de nuestra manera de ver la vida y afrontar los problemas, o sólo divagar en situaciones ficticias. En este difícil campo se forman alianzas que resultan de gran ayuda si se saben aprovechar.

—Ha logrado mantener una línea de creación literaria enfocada en el cuento. ¿Cómo concibe la recepción a su trabajo creativo dentro de Puerto Rico y fuera, y la de sus pares?

—El cuento es una historia rápida que debe entenderse de una vez. Es divertido crear cuentos en los que el personaje sea muy complicado. Aun con estas trabas el lector en Puerto Rico ha aceptado el gran reto de leer cuentos. Ha sacado el tiempo, dentro de su trajinar diario (los quehaceres, los trabajos, entre todo) para relajarse leyendo historias cortas. Sucede igual en Estados Unidos y España, hasta donde ha llegado Diversas también.

—Sé que usted es de Puerto Rico. ¿Se considera una escritora puertorriqueña o no? O, más bien, una escritora, sea ésta puertorriqueña o no. ¿Por qué? José Luis González se sentía ser un universitario mexicano. ¿Cómo se siente usted?

—Pregunta difícil. Soy puertorriqueña porque nací en esta isla y me siento así con todo lo que eso conlleve. Soy escritora porque escribo, pero aún me atemoriza el título cuando hay tantos antes que yo luchando todavía por un reconocimiento genuino. Escribo desde la condición de ser mujer escritora en una isla-colonia. Tomando el tiempo para pensar en esto analizo que mi escritura es una sencilla y adrede, no es colorida, no carga con complejos, no anda indecisa, no se lee insegura; expongo los dolores, las cicatrices y los mundos paralelos que me forman. Al final cualquier persona en el mundo podría leerme sin saber que cargo con una herencia explosiva en la cartera.

—¿Cómo integra su identidad étnica y de género y su ideología política con o en su trabajo creativo y su formación en la Universidad de Puerto Rico?

—Es a través de las letras que expongo lo que me incomoda, me inquieta y molesta de la sociedad en la que vivo. Le doy rienda suelta a la licencia poética para que critique, juzgue, pelee, asesine, luche y decida como le venga en gana. De esta manera disfrazo una forma de pensar, actuar, votar, decidir, y la expongo gracias a la literatura. Haber estudiado en la mejor universidad que tiene el país, la Universidad de Puerto Rico, me ayudó a sentar mis bases, a recoger mis incompletos, unirlos y entenderme como mujer negra-latina-hija de la colonia más antigua del planeta.

Se pueden ver lives en los que escritores y lectores conversan y se conocen; eso no era común verlo diez años atrás.

—¿Cómo se integra su trabajo creativo a su experiencia de vida como estudiante antes y después de su paso por la Universidad de Puerto Rico? ¿Cómo integra usted esas experiencias de vida en su propio quehacer de escritora en Puerto Rico hoy?

—La universidad fue mi mar. Me permitió aprender que es válido cuestionarme, es necesario preguntar y es obligatorio aprehender todo para tomarlo en mi beneficio. Ese derecho que tengo de preguntar lo utilizo para entender lo que me rodea.

—¿Qué diferencia observa, al transcurrir del tiempo, con la recepción del público a su trabajo creativo y a la temática ficcional del mismo? ¿Cómo ha variado?

—¡El lector del siglo XXI es uno al que le gusta escuchar y oler lo que lee! Y a mí me gusta transmitir eso. Pero lo que sí me parece curioso es que le gusta leer historias con las que se pueda identificar. Es entonces cuando aparece la conexión entre escritora y lector y se pueden ver lives en los que escritores y lectores conversan y se conocen; eso no era común verlo diez años atrás. No me refiero a la tecnología que hoy utilizamos para nuestra conveniencia, menciono la ubicación de pies en la tierra que tenemos los escritores noveles por querer estar cerca del lector y viceversa.

—¿Qué otros proyectos creativos tienes pendientes?

—Terminé el primer borrador de mi próximo libro. Es una novela juvenil que va dirigida a los amantes de las ciencias. A su vez estoy ideando las bases para mi tercer libro, que será una novela también.