correcciondetextos.org: el mejor servicio de correccin de textos y correccin de estilo al mejor precio

Saltar al contenido

Fernando Gallardo Bustillos:
“Vender libros en esta pandemia representa un reto”

domingo 5 de diciembre de 2021
Fernando Gallardo Bustillos
Fernando Gallardo Bustillos: “Hay que ayudar a los libreros de Puerto Rico para que el dinero se quede en la isla”. Fotografía: Carlos Bignoni Joy (2020)

Fernando Gallardo Bustillos (San Juan, Puerto Rico) es periodista, fotógrafo, sonidista, comerciante y escritor. Tiene a su buen haber dos novelas: Con el credo en la boca (2016) y Un asesino en serie: el ángel de los solteros (2020). Fue editor del periódico de la Universidad de Miami y fotógrafo de su anuario. Su trabajo periodístico de investigación cultural le ha llevado a El Adoquín Times, donde suele escribir una columna de reseñas literarias. Se mueve también entre la literatura y la historia, haciendo del enfoque histórico literario el fuerte de su novelística. En palabras de Egidio Colón Archilla, “es uno de esos ‘escritores histórico-detectives’”. Gallardo Bustillos nos ha respondido nuestras preguntas, y sus respuestas son para ser compartidas con todos vosotros.

 


 

—El año pasado publicó usted Un asesino en serie: el ángel de los solteros (2020). ¿De qué trata en esta su segunda novela? ¿Cómo surgió la oportunidad de trabajarla?

—Los libros relatan una historia y narran la forma de escribirla. Nuestra historia puertorriqueña y caribeña, pienso yo, hay que documentarla de un punto ocurrente, o más bien atrayente para que agarre al lector añadiéndole ciertos elementos creativos de ficción, para así hacerla más interesante. Y como leyente, a mí me fascina el género de lo que se conoce como “novelas negras” de contenido histórico, y dentro de esa categoría de obras literarias, soy un discípulo de los escritores contemporáneos españoles: Jordi Sierra i Fabra, Alicia Giménez Bartlett, Fernando Gamboa, Ildefonso Falcones, Juan Gómez-Jurado y Carmen Mola, y del Caribe, el cubano Leonardo Padura, y de los escritores del patio, Wilfredo Matos Cintrón, Luis González Argüeso, Manuel Martínez Maldonado, Luis Negrón, Rosario Ferré, Eduardo Lalo, Elsa Tió y Mayra Santos-Febres. Y como podrás comprender, algunos de los del patio no escriben dentro de ese género de las novelas negras, pero disfruto mucho de sus relatos. Y mi acercamiento y afición a la escritura no es enjuiciar. Más bien, la literatura me ha servido para aprender y entender para poco a poco mejorar mi escritura.

Leo muchísimo en español, ya que de joven usualmente leía libros en inglés. Me ha venido bien, ya que he mejorado mi léxico y ha abierto los jugos creativos hacia la literatura de todo tipo.

—¿Qué relación tiene su trabajo creativo previo a Un asesino en serie: el ángel de los solteros y el posterior? ¿Cómo lo hilvana con su experiencia de puertorriqueño-caribeño y su memoria personal de lo caribeño dentro de Puerto Rico y el Caribe?

—Mi primera novela, Con el credo en la boca (2016), emprende sobre la pandemia global de 1918 y su relación con la inesperada muerte del prócer puertorriqueño José de Diego, constando él y convaleciendo su enfermedad en la ciudad de Nueva York durante ese momento histórico. Y para desarrollar la trama de esta novela negra histórica, incorporé un ambiente detectivesco de ficción, siempre guardándolo con hechos auténticos y personajes de la época. En esta novela aproveché para incorporar a un tío de mi familia, quien fue un íntimo amigo de José de Diego y que se correspondía con él, para luego mudarse con su familia para la ciudad de Nueva York y así estar cerca de su amigo y correligionario político, siendo ambos del ala independentista del Partido Unión en la isla. Y como podrá apreciar el lector, me anticipé en 2016 cuando lancé esta novela al mercado, ya que, ¿quién iba a pensar que una pandemia global se iba a propagar nuevamente en 2020? Y la pandemia de 1918 se extendió hasta 1922, como visualizo que sucederá con el Covid-19 hasta 2022. ¡Pura coyuntura!

—Si compara su crecimiento y madurez como persona, periodista cultural y escritor con su época actual en Puerto Rico, ¿qué diferencias observa en su trabajo creativo? ¿Cómo ha madurado su obra? ¿Cómo ha madurado usted?

—Pues te diré que luego de retirarme, me incorporé hace cinco años al periódico cultural El Adoquín Times, donde juego un papel pro-bono como asesor de mercadeo, y a la vez escribo las reseñas literarias de las obras para con la Librería Casa Norberto todos los meses. Es una labor que me brinda la oportunidad de leer la creciente y formidable literatura puertorriqueña dentro de todos sus géneros, a la vez que leo muchísimo en español, ya que de joven usualmente leía libros en inglés. Me ha venido bien, ya que he mejorado mi léxico y ha abierto los jugos creativos hacia la literatura de todo tipo. En mis años universitarios, fui uno de los editores del periódico de la Universidad de Miami, todo en inglés, pero cuando regresé a la isla, me incorporé en la industria publicitaria, donde coparticipé creativamente en campañas publicitarias memorables en la isla.

“El ángel de los solteros”, de Fernando Gallardo Bustillos
El ángel de los solteros, de Fernando Gallardo Bustillos (2020).

—¿Cómo visualiza su trabajo creativo con el de su núcleo generacional de escritores con los que comparte o ha compartido en Puerto Rico? ¿Cómo ha integrado su trabajo creativo a su quehacer de escritor y su trabajo de periodista cultural?

—Fíjate, Wilkins, a través de Norberto y Ana González, de Casa Norberto, y su relación proactiva para con El Adoquín Times, y nuestros libreros, como Javier Ortiz de la Librería Laberinto, y otros amigos de la industria, he podido conocer a muchos escritores contemporáneos, tanto a nivel personal como dentro de sus obras. Esa continua lectura de todo tipo de literatura me ha abierto los jugos creativos para seguir escribiendo, e investigar a fondo sobre nuestra historia y su relación generacional.

—Ha logrado mantener una línea de creación enfocada en la narración en y desde Puerto Rico. ¿Cómo concibe la recepción a su trabajo creativo dentro de Puerto Rico y fuera, y la de sus pares?

—Pues te diría que uno tiene que leer mucho para poder crecer y ampliar su vocabulario de nuestra rica lengua que es el español. Desde joven, mi padre me inculcó el hábito para con la literatura de todo tipo, ya que él tenía una enorme biblioteca, y, de hecho, escribía una columna para el periódico El Mundo y escribió tres libros durante los años 50 y 60. Como escritor, ciertamente me gustaría ampliar la base de mis lectores, pero eso se basa en el contenido, el interés del lector sobre el género que escribo y, finalmente, en el mercadeo del mismo. Ahora, vender en el tiempo de esta pandemia representa aún más un reto, ya que no puedes realizar giras y presentaciones en las librerías. Todo ahora es a través del internet. Muy impersonal. Y yo no soy tampoco de esos que mercadean actualmente sus obras a través de Amazon o Kobo, ya que soy un ferviente creyente de que hay que ayudar a los libreros del país para que el dinero se quede en la isla. La presente situación económica para con ellos y los escritores del patio no está nada fácil.

Actualmente estoy desarrollando e investigando todos los detalles para mi nueva trama de una trilogía, que será parte de la novela de El ángel de los solteros.

—Sé que es usted de Puerto Rico. ¿Se considera un escritor puertorriqueño o no? O, más bien, un escritor, sea éste puertorriqueño o no. ¿Por qué? José Luis González se sentía ser un universitario mexicano. ¿Cómo se siente usted?

—100% puertorriqueño e isleño. Y, sobre todo, ¡un gallardo en un paraíso! (¡para acentuar el espíritu!).

—¿Cómo integra su identidad étnica y de género, y su ideología política con o en su trabajo creativo y su formación en Puerto Rico?

—Muy fácil. Mi ideología política es liberal, demócrata social y no creo en el populismo egocentrista y dictatorial. Eso divide a los pueblos, como está sucediendo en la actualidad en los Estados Unidos luego del nefasto gobierno de Trump, el gobierno de Putin en Rusia y el de Maduro en Venezuela. Y en Puerto Rico el nuevo gobierno… luego de las elecciones en 2020, que solamente cuenta con menos de 35% de la población. Eso te dice algo. Que nuestros compueblanos exigen un gobierno con refulgencia, ecuanimidad y, sobre todo, libre de la persistente e inviolada corrupción.

—¿Qué otros proyectos creativos tiene usted recientes y pendientes?

—Actualmente estoy desarrollando e investigando todos los detalles para mi nueva trama de una trilogía, que será parte de la novela de El ángel de los solteros. La pareja de los detectives Rodrigo Laracuente y Cristina Aguiar continuarán donde toleraron unos cabos sueltos que les crearon cierta inquietud y que les abrirá una puerta hacia otro histórico y morrocotudo crimen sin concluir. Espero tenerla ya en la calle para el año entrante. Como estoy medio recluido por la pandemia, no es fácil adelantar y afinar la parte investigativa en el exterior que me exige esta nueva novela, ya que no me permite viajar e investigar oportunamente fuera de la isla. En eso y por eso estoy: ¡esperando la parte 2 de la vacuna de Moderna!