correcciondetextos.org: el mejor servicio de correccin de textos y correccin de estilo al mejor precio

Saltar al contenido

Luiz Henrique Sormani Barbugiani:
“La maduración de un investigador es algo continuo”

domingo 15 de mayo de 2022
Luiz Henrique Sormani Barbugiani
Sormani Barbugiani: “Aislar los fenómenos sociales permite diseñar soluciones para la mejora de la convivencia en la sociedad”.

Luiz Henrique Sormani Barbugiani (Brasil) es antropólogo, jurista, educador, investigador y escritor. Es magíster y doctor en Derecho de la Universidad de São Paulo (USP, 2016), Brasil. Tiene, a su vez, un doctorado en Derecho (2016) de la Universidad de Salamanca, España, de cuya maestría en Antropología de Iberoamérica (2018) es también egresado. Estudió un primer grado en Derecho en la Universidad Estadual Paulista Júlio de Mesquita Filho (UNESP, 1999), y, entre otros estudios de posgrado y posdoctorado, una maestría en Administración de Empresas de la Universidad Federal de Paraná (MBA, 2015). Sormani Barbugiani es procurador del estado de Paraná, en Brasil, y tiene en su haber una extraordinaria hoja de vida como investigador y académico. Él ha dado respuesta a mis preguntas, todas sus respuestas son para ser compartidas con vosotros.

 


 

Hace ya unos años defendió y publicó su tesis doctoral Las acciones colectivas pasivas: reflexiones sobre su aplicación en el proceso laboral en el sistema jurídico de Brasil (2016). ¿De qué trata dicha tesis de posgrado? ¿Cómo surgió la oportunidad de trabajarle?

Las acciones colectivas pasivas no tienen una regulación explícita en el ordenamiento jurídico brasileño, pero la evolución natural de la sociedad requiere una adaptación de los ordenamientos jurídicos a las nuevas realidades sociales. En los Estados Unidos, se observa la existencia de las defendant class actions, pero esto no está perfectamente identificado en Brasil como en el sistema estadounidense. Dada la necesidad de grupos o subgrupos con o sin personalidad jurídica para defender sus intereses y derechos en una demanda sometida al Poder Judicial, más precisamente en la parte demandada de un juicio, es fundamental que exista una adecuación del ordenamiento jurídico brasileño, bien con la inserción de normas que aseguren la adecuada representación de estos grupos con la debida legitimidad procesal para el ejercicio de la defensa de sus intereses y derechos con el fin de someter a estos grupos a los efectos de la cosa juzgada, o con una interpretación de las normas en obligar a disponer que, en la actualidad, se ejerciten legítimamente estos derechos.

Es importante asumir que dentro de cualquier grupo con o sin personalidad jurídica puede haber varios subgrupos con intereses antagónicos.

Esta falta de regulación de la adecuada representación de grupos o subgrupos en la parte demandada de un pleito fue precisamente el motivo que estimuló mi tesis doctoral.

Las acciones colectivas pasivas son fundamentales para que grupos y subgrupos de la sociedad se presenten como demandados en juicios con la garantía de una amplia defensa y defensa contradictoria de sus derechos e intereses. Por otro lado, el reconocimiento de que grupos despersonalizados (sin personalidad jurídica) pueden aparecer como demandados en un juicio significa que, de la misma forma, estos mismos grupos pueden desencadenar al Poder Judicial como autores de juicios encaminados a promover la defensa de sus intereses y derechos. En este contexto, es importante asumir que dentro de cualquier grupo con o sin personalidad jurídica puede haber varios subgrupos con intereses antagónicos y varios en conflicto potencial. Ante esta situación, los subgrupos deben tener derecho a defender sus intereses en los tribunales mediante una adecuada representación y mediante el otorgamiento de legitimidad procesal para comparecer en un juicio, ya sea en el polo pasivo o en el activo.

Un ejemplo puede aclarar la situación: si durante una pandemia hay personas que se niegan a someterse a la vacunación preventiva, el gobierno, a través de sus órganos con legitimidad procesal, puede emprender acciones legales contra grupos de personas recalcitrantes para exigir su colaboración en la inmunización. En este caso, por parte del demandado de la demanda, es fundamental la presencia de un integrante del colectivo con adecuada representación que pueda defender los intereses de este segmento de la sociedad, aportando una acertada decisión judicial y el adecuado vínculo de cosa juzgada en un caso, sea en sentido positivo (procedencia del pleito) o negativo (sobreseimiento del pleito).

Por otro lado, por ejemplo, dentro de una unión puede haber varios grupos o subgrupos antagónicos representados por la misma entidad sindical. En este caso, aunque exista una junta general con la decisión de la mayoría que guiará el trabajo de la entidad sindical, nada impide que los demás colectivos representantes de la minoría sean objeto de una acción judicial para que se sometan tanto a la deliberación de la asamblea de la mayoría como este mismo grupo que entablará una demanda con el objetivo de anular la decisión de la mayoría, demostrando la existencia de irregularidades e ilegalidades en la deliberación de la asamblea. La falta de legitimidad procesal de estos grupos o subgrupos para aparecer en el polo activo o pasivo de las demandas violaría los principios de amplio acceso al Poder Judicial y de amplia defensa procesal.

 

¿Qué relación tiene su trabajo creativo previo a Las acciones colectivas pasivas (2016) y su trabajo creativo posterior? ¿Cómo lo hilvana con su experiencia de brasileño y su memoria personal con lo antropológico dentro de Brasil, España e Iberoamérica?

Antes de que un investigador prepare su tesis doctoral, la forma en que ve el mundo es más superficial porque el nivel de ponderación, elucidación y maduración del conocimiento extraído de la investigación es mucho más denso. Esta intensidad se debe no sólo a la madurez académica, sino también a una mayor experiencia de vida personal y profesional que brinda el contacto directo y repetido con las relaciones sociales. El ejercicio mental de un investigador a la hora de formular sus hipótesis y problemas para perfilar los objetivos de su investigación, aplicando las herramientas metodológicas adecuadas, permite, al preguntar el motivo de todos estos problemas, visualizar y diferenciar las causas de sus consecuencias. Esta capacidad de aislar los fenómenos sociales para excavar el tejido social hasta llegar a su génesis y al origen de los males de la sociedad, elemento asociado al conocimiento jurídico aplicado, permite, entre otras cosas, diseñar soluciones para la mejora de la convivencia en la sociedad.

La experiencia de permanecer por un largo período en España, en la Universidad de Salamanca, fue crucial para ampliar las perspectivas culturales y aprovechar las experiencias de otros países con el fin de mejorar el sistema legal brasileño.

Entonces, intuitivamente, aun sin haber realizado una maestría en Antropología, durante mi doctorado ya me preocupé por permitir que las realidades particulares de cada uno de los grupos que componen la sociedad sean consideradas, incluso en los procesos judiciales, a través de instrumentos e institutos procesales. Mejorada para preservar y asegurar la diversidad cultural que, a su vez, impregna las reacciones sociales de innumerables segmentos de la sociedad.

Siempre he sido un entusiasta de las ciencias sociales, buscando entender la realidad social y buscar las diferentes perspectivas de esta misma realidad.

Durante mis estudios de doctorado, di conferencias en numerosos países como España, Costa Rica, Argentina y, más recientemente, en México, además de en mi país, tratando temas que mezclan derechos humanos, antropología, derecho procesal e historia.

Debido a mi formación multidisciplinaria, la narrativa en las presentaciones y conferencias permitió un mayor abanico de perspectivas y consideraciones, lo que diferencia mi actividad académica, ya que es costumbre en Brasil que un investigador se dedique sólo a un área de conocimiento, siendo poco común, por tanto, los investigadores que abordan más de un tema, o un tema fuera de un ámbito de investigación más restringido. Esto permitió no sólo el contacto con la cultura de otros países a través de diversas invitaciones a conferencias, sino que también propició debates sobre problemas sociales con un sesgo ecléctico, posibilitando una comprensión más adecuada de la realidad.

Como mi maestría en Antropología se inició y completó después de mi doctorado, los conocimientos más perfeccionados en el área de la antropología no influyeron directamente en mi tesis doctoral; sin embargo, siempre he sido un entusiasta de las ciencias sociales, buscando entender la realidad social y buscar las diferentes perspectivas de esta misma realidad. Por ello, mi tesis doctoral tuvo como objetivo analizar las dificultades de la representación de grupos y subgrupos sociales con o sin personalidad jurídica en los demandados de acciones o demandas judiciales colectivas, considerando vías en el interés de estos colectivos para estar adecuadamente representados en los tribunales, a través de un individuo o judicial con legitimidad procesal, para presentar la defensa y, eventualmente, apelar contra las resoluciones dictadas.

 

Si compara su crecimiento y madurez como persona, jurista, antropólogo, docente, investigador y escritor con su época actual en Brasil, ¿qué diferencias observa en su trabajo creativo-investigativo? ¿Cómo ha madurado su obra? ¿Cómo ha madurado usted?

La maduración de un investigador es algo continuo y yo diría prácticamente infinito. Con cada día que pasa adquirimos nuevos conocimientos o una nueva visión del mismo conocimiento. Curiosamente, recuerdo un ensayo que publiqué en la revista Ars Iuris Salmanticensis, de la Universidad de Salamanca, titulado “O conhecimento novo e o novo conhecimento na educação”, que demuestra el papel del educador y la mejora de conocimientos que nunca se pueden interrumpir bajo cualquier circunstancia. A lo largo de nuestra trayectoria académica, sólo hemos identificado que, en realidad, sabemos muy poco y no podemos dejar de estudiar, pensar y reflexionar sobre la realidad social y las dificultades y angustias de los seres humanos como miembros de una sociedad más justa y solidaria, a favor del desarrollo de todos los segmentos sociales con sus diversos grupos y subgrupos. La sociedad está en constante cambio, adaptándose a los acontecimientos sociales, siendo el derecho uno de los mecanismos para regular las relaciones sociales con la protección y tutela de los ciudadanos de bajos ingresos, o incluso un instrumento para equilibrar las desigualdades, a través de la razonabilidad y proporcionalidad, en el establecimiento de derechos y deberes más adecuados a cada uno de los segmentos sociales en virtud del principio de solidaridad. En la búsqueda de una mejor comprensión de esta realidad que nos rodea, luego de terminar mis estudios con un doctorado en Derecho en la Universidad de São Paulo, en Brasil, en su momento, en la Universidad de Salamanca, en España, terminé uniéndome a la Maestría en Antropología de Iberoamérica, con el fin de agregar más elementos para comprender mejor la realidad social que el derecho pretende regular. Luego de este esfuerzo académico me inscribí y, recientemente, terminé un posdoctorado en Historia en la Pontificia Universidad Católica de São Paulo, en Brasil, cuyo trabajo aún no ha sido publicado. Dada esta diversidad de áreas de conocimiento, es perfectamente posible considerar que la multiplicidad de conocimientos es un facilitador para planificar con mayor precisión una investigación científica con un objetivo más claro y el bono de permitir la creación, implementación y reformulación de políticas y programas públicos en beneficio de la sociedad.

Un factor curioso en el ámbito académico es que el trabajo juicioso y dedicado siempre es de alguna manera reconocido y difundido. En la Universidad de Salamanca, España, mis estudios se destacaron con el premio extraordinario de Doctorado, el premio extraordinario de Maestría y el primer Premio Extraordinario “Alumni Internacional-Octavo Centenario de la Universidad de Salamanca” al mejor alumno extranjero. Destaca que mi trayectoria académica obtuvo una proyección sin precedentes, posibilitando entrevistas e invitaciones a conferencias y redacción de artículos científicos en todo el mundo.

 

Cuanto mayor y más completo sea el nivel de conocimiento, mayor será la oportunidad de permitir una educación más autorizada y de calidad.

¿Cómo visualiza su trabajo creativo-investigativo con el de su núcleo generacional de docentes, investigadores y estudiantes con los que comparte o ha compartido en Brasil, España y fuera de estos dos países? ¿Cómo ha integrado su trabajo creativo-investigativo a su quehacer de docente e investigador y su trabajo escrito de interés antropológico y jurídico?

La profundización de temas de antropología jurídica que abordan la concepción del ser humano, entre otras cosas, en sus significados biológicos y culturales, permite, en el análisis comparativo, incidir en la actividad de otros investigadores del universo iberoamericano, dadas las aproximaciones culturales presentes en América Latina y la Península Ibérica, en Europa. En vista de este contexto investigativo, mi trabajo A colheita da prova testemunhal em juízo no Brasil: uma visão antropológica ha sido bien recibido por los estudiosos del derecho y la antropología, ya que supera los límites legales tradicionales de la concepción de la declaración de un testigo que es considerada la prueba más antropológica del sistema procesal de todos los países en cuanto se refiere a la interpretación que hace un juez del testimonio de un testigo (un ser humano) quien, a su vez, interpreta los hechos sociales relevantes para la solución de una acción judicial.

Al fusionar conocimientos legales y antropológicos, mi objetivo es demostrar a estudiantes y profesores que cuanto mayor y más completo sea el nivel de conocimiento, mayor será la oportunidad de permitir una educación más autorizada y de calidad para los estudiantes universitarios que, a su vez, deben difundir este conocimiento a los cuatro rincones del mundo.

 

Ha logrado mantener una línea de creación-investigación enfocada en la antropología del derecho en y desde Brasil y España. ¿Cómo concibe la recepción a su trabajo creativo-investigativo dentro de Brasil, España y fuera, y la de sus pares?

Esta pregunta es de difícil respuesta porque me encanta la diversidad de materias y temáticas en el área no solo de la antropología sino también del derecho y la historia, especialmente en lo que se refiere a los derechos humanos. Por ello, no sólo investigo temas de antropología del derecho, sino que es evidente que mi libro A colheita da prova testemunhal em juízo no Brasil: uma visão antropológica tuvo una excelente acogida en el mundo académico, trayendo al universo jurídico una visión particular sobre el testimonio de los testigos en los tribunales. Este trabajo surge de mi trabajo final que presenté en la Maestría en Antropología de Iberoamérica. Un punto interesante que puedo destacar es la circunstancia de que, si bien no me dedico exclusivamente a la investigación en antropología del derecho, el conocimiento y la metodología de la antropología han ido siguiendo y mejorando mis artículos científicos en las áreas de historia y derecho. Lo importante es seguir mezclando el conocimiento de estas diferentes áreas para demostrar que la antropología y su peculiar sesgo permite una mejor comprensión del ser humano no sólo en un aspecto individual, sino también local, regional y global, ya que interfieren elementos culturales en el desarrollo humano y social y puede cambiar las percepciones y soluciones a posibles problemas o dificultades en la sociedad.

La unión entre investigadores en antropología del derecho es un sueño que se debe alcanzar para mejorar la investigación en los distintos países del mundo. Esta pretensión ya no es un mero sueño y adquiere aires de realidad con la creación del Grupo Salamanca de Investigación en Antropología del Derecho en Iberoamérica (GSIADI), presidido por mi querido amigo el doctor Wilkins Román Samot, mi entrevistador, y en el que ejerzo la función de secretario.

 

Sé que es usted de Brasil. ¿Se considera un docente e investigador brasileño o no? O, más bien, un docente e investigador iberoamericano, sea éste brasileño o no. ¿Por qué?

Creo que todo miembro de la comunidad científica es un ciudadano del mundo en la medida en que las investigaciones deben estar disponibles para toda la población mundial, independientemente de su nacionalidad, a fin de brindar un beneficio general a todos los seres humanos.

A pesar del aspecto global del conocimiento, es posible identificar mis investigaciones como las de un profesor iberoamericano o incluso brasileño, ya que la realidad brasileña es también una realidad iberoamericana con peculiaridades no sólo presentes en Brasil, sino también existentes en los otros países que integran la comunidad iberoamericana, más cercanos e integrados por aspectos sociales, políticos, religiosos y culturales, elementos acentuados por el origen común de las civilizaciones, de la forma de colonización y las semejanzas de las lenguas española y portuguesa.

 

El contacto con diversos métodos de investigación, presentes en la ciencia de la antropología y el derecho, se amplió con el escenario y, en consecuencia, la inmersión en la educación europea.

¿Cómo integra su identidad étnica y de género, y su ideología política con o en su trabajo creativo-investigativo y su formación en Brasil y España?

Un científico o investigador no debe tener ningún tipo de ideología u opción étnica o de género, sino sólo un compromiso con la verdad de los hechos sociales que se dedica a investigar. Es muy difícil para cualquier persona distanciarse de sus orígenes étnicos y culturales; sin embargo, una investigación legítima para lograr resultados para el mejoramiento de la sociedad requiere un cierto grado de desapego de la propia realidad, con el objetivo de una mejor comprensión y respeto por las diversidades étnicas, de género y de las ideologías políticas de los diferentes grupos sociales. El conocimiento antropológico resulta fundamental en este ejercicio de valoración del ser humano independientemente de sus aspectos individuales y sociales, pues al comprender y respetar la diversidad de culturas, orígenes o cualquier otro elemento distintivo, la humanidad se destaca en las relaciones sociales como un adecuado entorno para la superación de las personas, ya que se basa en la puesta en común de los más variados aspectos culturales inherentes al ser humano y sus más variados segmentos representados por grupos y subgrupos formados o consolidados en torno a elementos de atracción por afinidad.

La oportunidad de promover mis estudios jurídicos y antropológicos en centros de excelencia como la Universidad de São Paulo, en Brasil, la Universidad de Salamanca, en España, y la Universidad de Coimbra, en Portugal, permitió mejorar mi percepción de la realidad con instrumentos de investigación complementarios. El contacto con diversos métodos de investigación, presentes en la ciencia de la antropología y el derecho, se amplió con el escenario y, en consecuencia, la inmersión en la educación europea, sumándose a la realidad americana y las percepciones de un brasileño formado en instituciones nacionales influenciadas por la colonización portuguesa, una visión polifacética de una institución laica como la Universidad de Salamanca que desde 1218 ha estado involucrada en la formación de académicos de todo el mundo, no sólo influyendo, sino también siendo influenciado por la diversidad cultural de sus estudiantes a lo largo de los siglos.

 

¿Cómo se integra su trabajo creativo-investigativo a su experiencia de vida tras su paso por la Universidad de Salamanca? ¿Cómo integra esas experiencias de vida en su propio quehacer de antropólogo, jurista, docente, investigador y escritor en Brasil hoy?

En mis investigaciones en las áreas de historia, derecho y antropología, el lema que adopto se puede resumir en la palabra “eclecticidad”, en el sentido de adaptarse y ser estimulado por la diversidad en todos los sentidos. La experiencia y el período de estudios en la Universidad de Salamanca bajo la dirección del profesor Ángel B. Espina Barrio, en el campo de la antropología, y el profesor Lorenzo Bujosa Vadell, en el campo del derecho, hicieron posible no sólo fusionar conocimientos de estas diferentes áreas de las ciencias sociales así como compartir las experiencias de vida de los innumerables estudiantes que asistieron a la Universidad de Salamanca de los más diversos países, tanto de América Latina y de toda Europa como también de Asia y, de hecho, estudiantes extranjeros de todos los continentes, brindándonos una visión de un mundo globalizado en los aspectos económicos, en los socioculturales y, sobre todo, en el universo de la educación.

Cuando la noción de mundo cambia para dejar de lado una visión exclusivamente local o nacional, alcanzando un aire de pertenencia global en un universo internacional de convivencia armónica entre estudiantes con diferentes orígenes étnicos y culturales, el cambio en la concepción de la diversidad en sí ayuda en la forma en que escribimos un texto, hablamos con la gente y actuamos profesionalmente como escritores, investigadores, docentes, antropólogos y juristas. Si ya respetábamos como teóricos las diferencias inherentes a la diversidad en la humanidad, este respeto se intensifica cuando tenemos la oportunidad de un contacto personal con esta diversidad, especialmente en la Universidad de Salamanca, donde la diversidad cultural de sus alumnos es secular desde su fundación en 1218. Por cierto, la experiencia de estudiar en una institución secular es espectacular, por eso, recomiendo a todo aquel que tenga esta posibilidad que la aproveche no sólo como experiencia educativa, sino principalmente como experiencia sociocultural.

 

¿Qué diferencia observa, al transcurrir del tiempo, con la recepción del público a su trabajo creativo-investigativo y a la temática del mismo? ¿Cómo ha variado?

Esta pregunta es muy interesante porque, con el tiempo, cada investigador termina mejorando su pensamiento y agregando nuevos elementos. Entonces, incluso para mí, que he escrito muchos libros, sería posible volver al tema para reescribir algunos pasajes. Esta transformación también se da con los lectores de nuestros trabajos científicos, ya que luego de tener el primer contacto con el contenido de la investigación a través de artículos científicos y libros publicados, terminan, en un segundo momento, ponderando la realidad que nos rodea de una manera diferente. En el caso de las acciones de clase pasivas, con tantos conflictos extrajudiciales y judiciales que involucran a grupos y subgrupos, el tema acaba por vivirse tanto en el ámbito teórico como en el práctico.

A lo largo de mi vida he buscado siempre que me fuera posible combinar los proyectos idealizados con el ocio y el trabajo profesional.

Como trabajo no sólo con el derecho, sino también con elementos antropológicos, por ejemplo, en otros libros como A colheita da prova testemunhal em juízo no Brasil: uma visão antropológica, el cambio en la percepción del público lector es aún más. Se evidencia una vez que los juristas y practicantes del derecho se dan cuenta de que el testimonio de un testigo está permeado por elementos culturales que influyen en la forma en que percibe los hechos que presenció y por lo tanto interfieren en la forma en que los hechos son retenidos en la memoria y, posteriormente, en la declaración que se rendirá ante el tribunal como instrumento de prueba a ser considerada por un juez que también se ve influido por elementos culturales y antropológicos en su percepción y valoración.

Las personas cambian en diversos aspectos a lo largo del tiempo hacia la mejora individual e intelectual, y es importante resaltar el rol del científico, quien es fundamental para ayudar a la sociedad en las transformaciones para el bien común de todos los ciudadanos, facilitando la comprensión de la realidad social para posibilitar la identificación de posibles y viables soluciones a los problemas que afligen a la comunidad.

 

¿Qué otros proyectos creativos tiene recientes y pendientes?

A lo largo de mi vida he buscado siempre que me fuera posible combinar los proyectos idealizados con el ocio y el trabajo profesional como procurador de los municipios y, posteriormente, procurador del estado de Paraná, en Brasil, con el fin de facilitar el desarrollo y la finalización de proyectos planificados. Actualmente, el estudio de la historia y la poesía ha permeado mis actividades con el objetivo de transmitir lo mejor del ser humano, que esencialmente es su humanidad en sus más variadas formas y representaciones, mezclando innumerables sentimientos y sensaciones.

También es importante enfatizar que el investigador debe estar siempre abierto a los desafíos y novedades que surgen en la sociedad y no restringirse a áreas específicas de investigación, ya que cuanto más amplio es el conocimiento y el objeto de investigación, mayor es la oportunidad de buscar soluciones a los problemas que afligen a la sociedad, aliviando los males de los seres humanos al menos a través del conocimiento y la educación inclusiva.

Como jurista, antropólogo y docente, recomiendo a todos, sin distinción, que nunca interrumpan sus estudios, que deben ser permanentes, de por vida, y preferiblemente en diferentes áreas del conocimiento.

Las respuestas a esta entrevista fueron traducidas del portugués al español por el entrevistador.