“El amor fingido del comandante Antúnez”, de P. G. de la Cruz
Saltar al contenido

Empty, ojos cerrados, de Beatriz Pérez Sánchez y Aarón Comino

miércoles 6 de marzo de 2019

“Empty, ojos cerrados”, de Beatriz Pérez Sánchez con ilustraciones de Aarón Comino

Empty, ojos cerrados
Beatriz Pérez Sánchez
Ilustraciones de Aarón Comino Serrano
Poesía
Luz Azul Ediciones
Barcelona (España), 2018
Banda sonora de la plaquette
ISBN: 978-84-948667-7-7
32 páginas

Empty, ojos cerrados, es el cuarto poemario de la poeta barcelonesa Beatriz Pérez Sánchez, en colaboración con el ilustrador Aarón Comino Serrano. Es un poemario más corto que los dos anteriores; podría decirse que consta de tres únicos poemas largos que se corresponden con las tres partes de la plaquette: “En el epicentro de los ojos cerrados”, “Empty, the doll” (poemas en lengua inglesa) y “En trans formación”. Y acudo a la inexactitud de decir que consta de tan sólo tres poemas —en realidad son nueve en total— para ir directo a la idea matriz de esta plaquette poética: la poesía aquí, a grandes rasgos, sólo quiere ser poesía, sin excrecencias ni retórica que acuda a añadir o a sumar imaginería literaria al poema en sí.

HABÍAS logrado salir
pero te torturaban tus palabras
debías detenerte con tu boca repleta de truenos
y corrías hacia atrás.

Beatriz Pérez aligera el poema hasta el punto de hacer corresponder su título con la primera palabra del primer verso, prescindiendo de toda puntuación y utilizando una sintaxis diáfana sin nexos coordinativos, basada fundamentalmente en la yuxtaposición y la elipsis de imágenes de gran intensidad poética que redirigen el flujo argumental y las diversas líneas discursivas. Es un largo poema que habla de poesía; es decir, es un poemario netamente metapoético: poesía total que utiliza conscientemente los recursos —tanto inclusivos como exclusivos— para que la poesía sea la protagonista del poema, donde se recoge el concepto simbólico, pero sin apoyatura retórica.

PRIMERO llegó el pensamiento
luego el horror
reconocías la asfixia
¿qué es más bello que la muerte de lo que ya no existe?

instantes
inmensidad
no es suficiente querer
piensas en ella
y tus ojos quieren ser los suyos
que mire a través de ti
y ya no está
decidió salir del laberinto

Por otra parte, un lector poco avisado podría suponer que se trata de un texto confesional, donde se narran, codificados, algunos datos biográficos de la poeta al estilo de la poesía confesional de autoras como Plath o Pizarnik. Pero aquí no podemos hablar de confesionalidad en sentido estricto, en tanto lo biográfico no tiene suficiente sustento argumentativo en el poema, ni estructura conversacional. Beatriz Pérez no dialoga consigo misma —o no exclusivamente— sino que utiliza la alusión a la propia escritura como elemento de diálogo poético. Otro recurso de gran sutilidad que utiliza —y que demuestra que no es poesía estrictamente confesional— es la utilización de la segunda persona del singular para manifestar la presencia de un Yo no personal, que no es una alusión a sí misma, ni a un tú anexionado a su experiencia vital, sino un Yo omnisciente e impersonal, que a medida que se suceden las escenas de la plaquette se va transfigurando en una especie de entelequia discursiva pero indeterminada “en un otro”: tal vez el propio poema, tal vez la propia creatividad poética, donde imagen y escritura se confunden en un todo semiótico —códigos, estructuras, lenguajes internos, juegos surrealista y movimientos expresivos que enlazan con otras disciplinas artísticas.

BLACK and white memories
and there you are
alone
in the winter of your life
slowing down
daydreaming like a dark scar

En Empty, ojos cerrados, hay ilustración que finge ser la excusa de lo escrito; hay poemas hilo, poemas infancia y poemas memoria; hay bilingüismo, o sea, lenguaje inclusivo, universal, donde se elude la frontera semiótica a través de la fusión idiomática.

Empty, ojos cerrados, es poesía y es objeto-hilo: movimiento vital y reminiscencia de infancia, cajita de música que un lector abrirá, no para leer, sino para escuchar el poema.

Emilio Aparicio
Últimas entradas de Emilio Aparicio (ver todo)