Servicio de promoción de autores de Letralia Saltar al contenido

El imago mundi de Luis Rafael desde el fuego prometeico

miércoles 17 de enero de 2024
¡Comparte esto en tus redes sociales!
“Prometeico”, de Luis Rafael
Prometeico, de Luis Rafael (Verbum, 2023). Disponible en la web de la editorial

Prometeico
Luis Rafael
Poesía
Editorial Verbum
Madrid (España), 2023
ISBN: 9788411360678
132 páginas

Prometeo
¿Qué prometes —al humano?
¿Qué intentas —contra ti mismo?
Luis Rafael

El mito vuelve sobre la página de la historia y nos advierte la vitalidad del imago mundi en el poemario Prometeico, de Luis Rafael Hernández (Cuba, 1974), que presenta la emblemática editorial española Verbum. Escritura esta arriesgada como toda literatura que ofrece su tiranía, la descodificación de un drama que se jerarquiza sobre lo sensorial que resulta una poética como esta, desde lo contemporáneo, donde se salva no sólo el fuego sino también el hombre que transita la historia.

El hacedor de lo humano, como lo nombra el poeta, se nos justifica desde un discurso preciso, sin puntuación en su escritura, pero lleno de interrogantes para reconocer el universo verdadero. Quizás motivado por volver sobre el drama helénico y que su discurso cobre una mayor acción ante los receptores en una desafiante lectura estética, y donde la historia del titán se nos hace novedosa a destiempo. Hay una recombinación de la propia historia de Prometeo que puede sugerirse desde una mirada minimalista, desde el cosmos como dimisión atemporal, para llegar al hombre en su espectro más reciente en una dimensión temporal. Prometeo es aquí la desgarradura, el aliento de los que se necesita. Pero también resulta el dolor, la pena, el prójimo, el encuentro.

El poeta hace suyo el espacio para sostener su mirada tangencial sobre las cosas, a la manera de Platón, como si lo bello fuera lo necesario, el discurso que tiende a lo filosófico, a ver más allá sobre lo que se cuenta. Tal vez, los sofistas griegos edificaran su verdad como lo vital de la historia misma, así como salvación para su tiempo. Lo bello no está aquí equidistante, es parte de la otra historia, la arboladura misma del drama para sostenerse, vista desde lo personal; lo anecdótico resulta una necesidad decantada, un espacio para fraguar soluciones vitales.

Quizás este es un libro de búsquedas cognitivas de amplio espectro, a la manera de ese grande de la literatura cubana que resulta José Lezama Lima al edificarnos un mundo de sonoridades y angustias. Si bien el poeta origenista arriesga la dimensión de lo irreal para llegar a lo real, en un texto medular de su obra como Rapsodia por el mulo (La Fijeza, 1949), todo un cosmos barroco este. En Luis Rafael se articula un libro-poema, donde lo irreal llega por el mito de un héroe que es capaz de revisitarnos en lo sensorial, en un mundo órfico también de interrogantes, de replantearnos el acto humano.

El destino del héroe no es distinto al destino del bardo. Así se nos presenta Luis Rafael.

El imago mundi se desplaza en un constante batallar sobre los días para enriquecernos el destino final, y el poeta nos va dando así pruebas durante estos cien textos en torno a su aliento para traer el fuego, de su itinerario por estas comarcas que nos deja ante un hombre que es también alguien que sufre, que siente que hay una tempestad mayor y teme de los dioses. El imago mundi se corporifica desde poemas bien delineados, que nos pudieran recordar la poesía pura de Góngora, pero que choca contra lo vital que requiere el ser humano para edificar mundos más recientes, quizás reinos paralelos, para sostener su verdad. La filosofía de la verdad es la clave para entender este universo que es desafiante y necesario a la vez.

El destino del héroe no es distinto al destino del bardo. Así se nos presenta Luis Rafael, quien antes había publicado, entre otros poemarios, Colombino: poema novelado (Letras Cubanas, La Habana, 2003) y Babel (Bubok, Madrid 2011; Verbum, Madrid, 2023), y donde ciertamente encontramos un afán por edificar o construir historias que por sí mismas jerarquiza desde la poesía. Esa percepción de lo nuevo se hace evidente en Prometeico, donde cada poema es una catedral donde el tiempo se doblega y nos confirma la necesidad del mito.

Y los alfileres de tu aliento
Exhalan
Un amor pasajero
Donde sembrar el cuerpo
En la búsqueda de la otredad
Que no es más que el juego
De hacer fluir el tiempo.

La cosmogonía de estas escrituras es fundacional pero también resulta una vorágine de tormentos, de angustias, que no están distantes del sujeto escribiente, a la manera griega cuando temían definir el tiempo mismo. Estas naves van más allá y nos trasgreden ese tiempo, a la manera del tiempo borgeano, donde la dimensión de lo que acontece en el mundo real es resultado de un mundo irreal. El poeta cubano ha sabido muy bien traer el fuego en sus manos, como acto reminiscente, pero como salvación, como tabla rasa, a sus verdades, hace bien en esta escritura donde la salvación es quizás una gran premisa.

Prometeico es, sin dudas, uno de esos libros que nos hacen reflexionar sobre la escritura poética en la actualidad, un texto de madurez plena, y donde el sigilo de una historia-mito se nos ofrece como fundamentación de las exploraciones vitales del escriba en constantes universos. Vivamos desde estas iluminaciones prometeicas la levedad de acercarnos a nosotros mismos.

Luis Manuel Pérez Boitel
Últimas entradas de Luis Manuel Pérez Boitel (ver todo)

¡Comparte esto en tus redes sociales!
correcciondetextos.org: el mejor servicio de corrección de textos y corrección de estilo al mejor precio