XXXVII Premio Internacional de Poesía FUNDACIÓN LOEWE 2024 Saltar al contenido

Poemas de Benjamín Eduardo Martínez Hernández

lunes 24 de octubre de 2016
¡Comparte esto en tus redes sociales!

Sonidos de caballos
cubren esta ciudad constelada
más allá de rosarios
y mausoleos
rodeada de antorchas
atravesada de alientos
dibuja jardines entre lamentos

ciudad
en tus ritmos de tambores
me encuentro
en grandes fechas
avanzas
caracoleando relatos
mustios
todo el mundo te debe
nadie te paga
eco gospel
vuelo samsara
salpicas
ateos
en academias y bares
riegas verdades
entre gases buenos
y malos

ciudad
ciudadana
retórica
y villana
te abro
y te recito

ciudad
ventana rota
andamio
cuerpo secuestrado
y vaciado
muestras
tu hombro izquierdo
sobre él
cada tarde
un cristofué recuerda
la cercanía de la luna
ciudad
ciudadana
tobillos
terrón de azúcar
piernas caramelo
como la casa de la bruja

ciudad
aleluya
hare hare krishna

ciudad
de pechos PIP
y pies de Scheherazade
en cada historia
una noche
en cada noche
un hit

ciudad
Valle
Valle-Coche
La Hoyada
nos tejes
de madrugada
atravesando
ladrillos
y zinc

ciudad
Kawasaki
Samsung
iPhone
y yerbabuena
siento tus labios
en las esquinas
La Gorda
Perico
Hospital
Madrices
y más allá
donde Ariadna
perdió su hilo
y Prometeo
sigue ofreciendo su fuego

ciudad
corona de espinas
y nazareno

ciudad
Coco Chanel
Armani

ciudad
espera
ciempiés
oruga

ciudad vuela alto
pico Oriental
y Naiguatá
ciudad.


Nos dijeron
que teníamos
……….que domar nuestras palabras
que teníamos
……….que aceitar las cadenas
……….y encender las máquinas
………………..en el momento preciso
nos dijeron que las palabras
………. se las lleva el viento
nos dijeron que mejor vivir
………. que morir en el intento
pero no dijeron
……….que las palabras nos doman
………………………… nos aceitan
………………………… nos encienden
…………………………………………..y llevan lejos
…………………………………………..para morir por ellas
…………………………………………..y regresar
…………………………………………………………….victoriosos.

Nos dijeron
que teníamos
……….que domar nuestras palabras
que teníamos
……….que aceitar las cadenas
……….y encender las máquinas
………………..en el momento preciso
nos dijeron que las palabras
………. se las lleva el viento
nos dijeron que mejor vivir
………. que morir en el intento
pero no dijeron
……….que las palabras nos doman
………………………… nos aceitan
………………………… nos encienden
…………………………………………..y llevan lejos
…………………………………………..para morir por ellas
…………………………………………..y regresar
…………………………………………………………….victoriosos.


La oriental
llenó de versos tenues
la noche de un sábado
de mayo
cobijando el silencio
sobre grandes cerros

trajo sus orquídeas
negras
para encender los pasos
sobre el Caribe

todo lo resumía
en la mirada
ascendente
de su vientre
a las cincuenta y dos horas
posteriores

yo regresaba
de mil viajes estelares
sentí el murmullo
de elefantes
surcando
el Sahara
antes de la llegada
de los girasoles

veinte años después
regreso a los asanas
tejes la espiral
con tus manos de niña traviesa
con las mismas interrogantes
y el mismo tono
que sale de tus labios


la reina confiesa
la ausencia del nirvana
recitando para mí
los secretos del Congo

entrando al templo
respiro cada uno de los sutras

danzas en la promesa
después de la tempestad

sé que recuerdas
el ímpetu de los papiros
y que te aferras a las huellas
que dejará tu descendencia

todo gira este mayo
pronunciando
el hilo que eleva tu cometa

avanza la brisa
en cada inmolación

me habías dicho que mi cuerpo entró
a tu mundo
y confesé
mil historias más

fui a Ceuta
a Bangladesh
y un poco más allá
encontré
un bosque de unicornios
donde las vestales aguardaban su momento
llevaban en sus pies y en sus caderas
las señales

desde la sombra del Araguaney
Tagore me habló del jardín
tenías el iris en tus manos
y el primer soplo.


Ven, hablemos
de la casa verde, de los juegos en sus esquinas y de la temporada de las flores amarillas
acerca la duda
y fulmina sus acrobacias
con el mismo encomio
del río al dormir

pertenece al tiempo y véncelo con sus dardos

ayer miré tu copa mientras bebía el vino de tus nostalgias
y el atardecer lotérico cubría los manglares con sus estrellas marinas naranjas
……………………………………………………………………..pedazos estelares contra todo pronóstico

tocando la cítara
de vientres al sol
las mujeres del poblado
desde las ventanas
entonan la misericordia de septiembre que siempre huele a ostras
elevando el vaivén de sus rezos por toda la cordillera, uno a uno van conquistando las cimas

y yo sonrío al anciano con su sombrero de paja y su voz quieta
saliendo de la gruta
con su bastón de guayabo
…………………………en el impulso de quien merece todo el respeto de laboriosas hormigas

aquí germina el café
concediendo su frenético despertar
a cada una de las doncellas
………………..que al acercarse a la noche
…………………………concederán a mi alma
…………………………………………..todas sus bendiciones.

Benjamín Eduardo Martínez Hernández
Últimas entradas de Benjamín Eduardo Martínez Hernández (ver todo)

¡Comparte esto en tus redes sociales!
correcciondetextos.org: el mejor servicio de corrección de textos y corrección de estilo al mejor precio