Saltar al contenido
Hablemos, de Octavio Santana Suarez

Diez poemas de Planetaria

• Miércoles 20 de septiembre de 2017

“Planetaria”, de Carolina Massolala luz se me discierne esbelta
es a su mirada de roble
el pasaje que nos une
multiplicándosenos todo
en mareas estrellas
viene cada partícula a nosotros
para arrullarnos la boca
como se nos conmueven
hasta los temblores
y el Universo nos mira
en nuestro girar de cuerpos celestes
nos envuelven espirales
nos acunan todas las madres
ya florecemos entusiasmados
aquí y allá donde no hay sitios
más que resplandores

 


 

¿Acaso no emerge la naturaleza bajo todas sus formas?

Se nos manifiesta en la flor, la tierra, el escarabajo y todo lo que se expande en el Universo.

¿El Universo mismo y su impulso creador
no es el plano de un tiempo remoto?

 


 

Puntos abismados que crecen
Laten en la lejanía de ser
……………………….o no ser misterio infinito
rayan distancias infernales
cortan la noche…..rompen
los corredores del silencio
habitan cuerpos celestes
abren los días

Yo sólo quiero descifrarlos, darles el tiempo de crecer con ellos
explotar intempestivamente, alumbrar todos los mundos
caer entonces por diagonales de luz,
dibujar en desmedida y sin margen nuevos miles de andamiajes
hasta unir esos mundos y el mío
inexactos todos…………equivocados

 


 

Todo lo que nos separa de la luz:

un tránsito
una ocultación
el temor antiguo
de un Dios

 


 

¿Cómo comprender que en esos corredores de polvo y gas
se estaban gestando los mares…………los días,
los rumores de la escarcha
o el destino de la luz?

Precipicios donde caer la mirada, la intuición
de un devenir que nacía.

 


 

¿Será un exilio posible
aquella falta de destino
donde cometas destruidos se arrojan
por seguir ese viaje perdidos,
desgarrados como locos,
despedazándose de sí?

 


 

ningún sol
tiene la soberbia de brillar

 


 

en la confusión de los soles se debate la vida
hasta que estallen su fin
hasta que agoten su propio alimento
en un combate agónico
arrasan con la noche

en un gesto amoroso
derrumbándose / devorándose entre sí

 


 

ríos de luz inundarán sus cielos
ríos de luz en corredores vacíos

una flecha de fuego destrozándolo todo
una flecha de fuego tensando la noche

 


 

Existe esta memoria estelar
donde arden los rostros del Universo
donde caer es girar en torno a incontables soles
e incontables mundos surgen de mí
estallan de mí
se expanden en un remolino solar
soy eso que se aleja
este caer del centro de la estrella
en un temblor de nacer que vibra
en cada partícula del Universo
en cada célula que respira en mí
todo es polvo gas
y confusión en mí
donde bordear las fronteras del caer
es llegar a las entrañas de la luz
que abastece al día
arañar los confines del Universo
dormir en un latido del mundo.

Yo tengo los restos de esa noche
y todos esos soles aullando en mí.

Carolina Massola

Carolina Massola

Escritora argentina (Buenos Aires, 1975). Poeta y traductora de francés por el Instituto de Enseñanza Superior en Lenguas Vivas “Juan Ramón Fernández”. Perfeccionó sus estudios de francés en la Universidad de París IV París-Sorbonne. Al regresar a su país cursó estudios de letras en la Universidad de Buenos Aires (UBA). Algunos de sus poemas han sido publicados en la revista de poesía El Alambique (Madrid, España), en la revista Prisma de la Fundación Internacional Jorge Luis Borges y en la revista francesa de poesía Arpa, entre otras. Ha publicado los poemarios Estado de gracia (Ediciones del Copista, colección “Fénix”, 2009), La mansedumbre del pez (Zindo & Gafuri Ediciones, 2013) y Planetaria (Modesto Rimba, 2017). Mantiene los blogs La Ciudad de los espejos y Esquirlas sobre el puente.
Fotografía: Lalo Montero
Carolina Massola

Textos recientes de Carolina Massola (ver todo)