XXXVII Premio Internacional de Poesía FUNDACIÓN LOEWE 2024 Saltar al contenido

Cinco poemas de Belén Atienza

viernes 25 de octubre de 2019
¡Comparte esto en tus redes sociales!

Hachazos

Yo no pertenezco a estos árboles.
Me llaman desde lejos
raíces más profundas
de metal.
Raíces de dolor.
Sílabas de un idioma
talado a hachazos.

 

Parto

Tercamente
con los puños cerrados
y los ojos cerrados
doy a luz.

Recién nacida de mí
parto
completamente vulnerable.

 

Para no lastimarte

Para no lastimarte
me haré de brisa
para que no te besen
mis espinas.

Para no lastimarme
me haré de sombra
de lirios recién tiernos
de claveles.

Para no lastimarnos
me haré de agua
de luz recién nacida
y de alhelíes.

Para no lastimarte
me haré de viento
de sombra susurrante
y de silencio.

 

Temblor de agua

Entre tus labios mi piel es de pétalos,
tiemblo con un temblor de agua de río,
en la noche secreta tu aliento me da vida,
como un pájaro que no sabe su nombre.

Entre tus manos mi cintura es tallo,
mis senos tierra virgen que se entrega,
mi corazón una niña perdida,
acurrucada entre los álamos durmientes.

Entre mis brazos tu cuerpo es refugio,
todo tú eres de luz y de fragancia,
ángel bueno enamorado de la carne,
dudando al paraíso ya perdido.

 

¿Era yo?

¿Era yo o era
la sangre nueva,
la piel o las palabras,
los labios o el secreto?

¿Era yo o era
la soledad sin dueño
la cárcel sin barrotes
y el lecho sin batalla?

¿Era yo o era
el sueño simplemente
arrastrado de lejos
desvelado de años?

¿Era yo o era
la muerte agazapada
como una bestia triste
al fondo del espejo?

Belén Atienza
Últimas entradas de Belén Atienza (ver todo)

¡Comparte esto en tus redes sociales!
correcciondetextos.org: el mejor servicio de corrección de textos y corrección de estilo al mejor precio