correcciondetextos.org: el mejor servicio de correccin de textos y correccin de estilo al mejor precio

Saltar al contenido

Dos textos de Abroche su cinturón mientras esté sentado, de Sara Uribe

miércoles 30 de octubre de 2019

“Abroche su cinturón mientras esté sentado”, de Sara Uribe

Nota del editor

En ocasión de la visita que la poeta mexicana Sara Uribe hará a Venezuela del 4 al 8 de noviembre, como parte del convenio de cooperación entre la Embajada de México y la Fundación La Poeteca, publicamos dos textos de su más reciente libro, en los que se pueden apreciar algunos de los valores de la obra de la autora: el encabalgamiento de géneros y lenguajes, los tránsitos, la memoria, la geografía de la ciudad pero también del cuerpo.

 

¿Qué son estas paredes, o estas ropas; estas cosas desiertas, usos y objetos que presientes apenas de la misma sonámbula manera con que percibes, a lo lejos, tu muerte, la calcinación y la caída de tu cuerpo?1

1

¿Te he dicho ya cuánto detesto soñar que llego tarde
a las puertas de embarque de aeropuertos que no existen?

¿Mencioné que lo falso es una herida que no duele?

 

2

¿De casualidad no ha llegado por aquí una prótesis?

 

3

Pidió que se le despertara temprano. Se aplicó no dos, sino tres capas de grasa en el cuerpo.
La contingencia exigía tales protocolos para quienes tenían que exponerse al aire sucio.
Cuando salió a la superficie caminó directo hacia su objetivo de recolección.
Nunca se había sentido tan triste como esa mañana en que supo que todo estaba perdido.

 

4

Después del funeral de mi madre fuimos todos a comer comida corrida al mercado. Hacía un calor de más de cuarenta grados, pero nadie se atrevió a pedir una cerveza. No fue mi padre quien pagó la cuenta. Nadie dejó propina. Cuando casi todos se habían marchado me acerqué y le pregunté a bocajarro si era cierto que había sido judicial en su juventud. No dudó, lo aceptó de inmediato. Luego le pregunté si había matado a alguien. Sé que me miró, sé que emitió una especie de silbido, sé cuál fue su respuesta. Lo que no logro es recordar su mirada, el sonido exacto que salió de su boca, la precisa réplica de su voz profiriendo ese sí.

 

5

Toda la ropa que usé hasta que cumplí veinte años era usada. Durante todo ese tiempo dormí vestida. Tenía la certeza de que un día despertaría en otra de las vidas, en otro de los cuerpos.

 

6

Pensó que quizá el mecanismo estaba averiado.
Depositó otra moneda con la esperanza de obtener algo a cambio.

 

7

Este trámite no maneja formatos.
El Usuario puede presentar queja sobre la negativa o falta de respuesta

 

Uno: ¿Por qué empezó a seguir gente por la calle?
Dos: No lo sé. Supongo que no tenía nada mejor que hacer. Estaba aburrida de aburrirme.2

Uno: ¿Caminaba aprisa?
Dos: En esos años comencé a seguir desconocidos que salían de los supermercados.
Uno: ¿Le faltaba el aire?
Dos: La mayoría hacía trayectos cortos. Ya nadie viaja grandes distancias para ir a comprar sopa de lata y pasta dental.
Uno: ¿Tosía al doblar las esquinas?
Dos: Cada tanto hacían pequeñas paradas para descansar los brazos del peso de las bolsas. Abrían y cerraban los puños. Se miraban las manos vacías.
Uno: ¿Sabía el nombre de las calles?
Dos: Los años siguientes me dio por seguir personas que salían de las iglesias.
Uno: ¿Contaba los postes de luz?
Dos: Me encantaba ir tras ellas, daban siempre muchos rodeos antes de llegar a casa.
Uno: ¿Solía mirar su rostro en los escaparates?
Dos: Eso sí, cruzaban la calle sin voltear hacia los lados, sin ver los semáforos.
Uno: ¿Trazaba mapas con sus pasos?
Dos: Al final decidí seguir a los que parecían estar siguiendo, a su vez, a alguien más.
Uno: ¿Habló alguna vez con uno de ellos?
Dos: Al final éramos todos falsos detectives.
Uno: ¿Deseaba estar en otra parte?
Dos: Al final éramos todos falsos detectives.
Uno: ¿Deseaba?
Dos: Al final
éramos todos falsos,
detective.

Sara Uribe
Últimas entradas de Sara Uribe (ver todo)

Notas

  1. El título es un versículo de David Huerta.
  2. Las líneas en cursiva en el título son frases de una entrevista con Sophie Calle.