Saltar al contenido
Uno o dos de tus gestos, el más reciente libro de cuentos de Jorge Gómez Jiménez, editor de Letralia

Tres poemas de Canto civil

miércoles 12 de febrero de 2020

¡Comparte esto en tus redes!

Luis Perozo Cervantes

Con selección de Gabriela Rosas

“Canto civil”, de Luis Perozo Cervantes
Canto civil, de Luis Perozo Cervantes (Sultana del Lago Editores, 2018). Disponible en Amazon

Canto civil
Luis Perozo Cervantes
Poesía
Sultana del Lago Editores
Maracaibo, Zulia (Venezuela), 2018
ISBN: 978-1730942525
72 páginas

Vulnerable

He comenzado por ser una extrema fuerza de voluntad
casi me obligo
a mí mismo
a ser amanecer
por este peso tuyo que me quiebra
las mil espaldas que tengo

¿quién dijo que vivir en pareja
sería una rosa inmensa?

duelen tus dimensiones de silencio
duelen las miradas que lanzas
a otros hombres por las calles

furioso,
me arrebata el trueno las pezuñas
quiero matarte a ti
y a todos tus amantes

no te cobijes
no te engañes
quítate la sábana del rostro
escúchame
quiero decirte que te amo
pero no con este lenguaje
desgastado por los heterosexuales
desgastado
por los 14 de febreros
dejado en la insiforia
por Pucca
Candy Candy
y las telenovelas mexicanas

quiero decirte que te amo
con la circunferencia totalizadora de mi despecho
con algo que se rompa cada vez que se pronuncie
con un dios ágil y siniestro
con las piernas
con los brazos
con las pezuñas solarizadas
con mi piel de dragón lijando la tuya
con toda la animalidad
que este sensible y pequeño espacio de mí
puede ofrendarte
vil y despiadado como eres
terco olvido
besador de callejón
infiel
adúltero
pecador
zángano
durazno podrido

hombre ideal.

 

Autocomplacencia

Pienso en tristeza y recuerdo que existes,
que te llevas todo
a esos rincones de la lágrima
que no podemos evitarlo
porque te pertenecemos
somos hijos del contenido de los amaneceres
de eso que muere lentamente
y no lo comprendemos
hasta que despuntan los gallos
para alzarse al mediodía de las pupilas
pienso en algo curvo
que nos recorre
venitas y arterias brotadas en el ojo de la puerta
soledades disfrazadas de amistad
rumor de algo antiguo y quieto
desesperado por irse

un féretro
acolchado a medias
espera, quizá
por una corona de flores
que no recordarán

maldito el que tome una fotografía

quieto y con asombros
no vacilo al esperarte
nuestro encuentro sólo puede ser sensual
si no el desconsuelo traicionará al futuro
para envolverme antes
mientras siento

Dialogaremos en mí mismo
mientras sucede
ojalá yo sea cómodo por dentro

algo turbio me sostiene
algo turbio y nada más
como derramándose por siempre
sedientamente

pienso en tristeza
y recuerdo que existes

que alcanzas para todos.

 

Dobles

Caemos,
pero no sólo en la derrota
somos el cuestabajo
en toda su forma

a piedra nos partimos
diariamente

cruel brecha de sangre
que nos inunda
manantial, nido de esperanza

ya no somos azules ni príncipes
he comenzado a roncar
hemos
a ser deformes
pero el amor nos sostiene
en la caída perpetua, contumaz

ya conocemos el borde del precipicio

tenemos horas cayendo desde el fondo
primero como una puerta

para rondar, hematoma tras moretón
hasta la espiga de los dolores

caemos, pero abrazados
juntos ante los ojos del reflector humano

juntos, cinturas trenzadas
sin deseo de soltarnos
necesariamente casados
innecesariamente felices.

Luis Perozo Cervantes
Últimas entradas de Luis Perozo Cervantes (ver todo)

¡Comparte esto en tus redes!