Recibe 2020 con 20% de descuento en corrección de textos y corrección de estilo
Saltar al contenido

Se prepara tercera excavación en busca de restos de García Lorca

miércoles 28 de octubre de 2015
¡Compártelo en tus redes!
Javier Navarro Chueca
Navarro Chueca: Si están ahí, los encontraremos.

Por tercera vez se intentará encontrar los restos del poeta español Federico García Lorca, quien fuera ejecutado en Granada la noche del 17 de agosto de 1936. El equipo de historiadores, arqueólogos, geólogos y forenses procedentes de varias universidades de España, Argentina y Reino Unido, es dirigido por los investigadores Miguel Caballero y Javier Navarro.

El primer intento por hallar el lugar exacto en el que el poeta fue asesinado estuvo basado en la legendaria investigación de Ian Gibson, se produjo en 2009 —fue reseñada en Letralia 224— y no dio resultado en el paradero exacto, junto al olivo donde hoy abre la puerta un parque conmemorativo. El segundo fue en 2014, corrió a cargo del mismo equipo actual y se quedó a un palmo del lugar ahora previsto para empezar a cavar.

En este tercer intento se cuenta con financiamiento gracias a donantes privados, anónimos algunos y con nombre, apellido y dirección otros, a través de un crowdfunding que le ha dado la vuelta al mundo. A ello se suma el monto no gastado de la partida de 16.500 euros que la Junta de Andalucía aportó en 2014.

En este nuevo intento, Miguel Caballero y el director de la excavación, Javier Navarro Chueca, esperan acertar. “Si están ahí, los encontraremos”, asegura el segundo. “Hemos avanzado en el conocimiento del terreno, con un trabajo científico que ha ido descartando lugares”. Deben hallar alteraciones que conduzcan a pozos de agua que fueron utilizados para las fosas. Eso implica un movimiento del terreno que ha sido, en principio, detectado por los georradares en tres zonas diferentes sobre un espacio de 160 metros cuadrados.

Sus pesquisas y conclusiones se basan en versiones bastante distintas a las de Ian Gibson. “Tomamos como referencia el trabajo del investigador granadino Eduardo Molina Fajardo, publicado póstumamente en 1983”, sostienen.

Ese trabajo se titula Los últimos días de García Lorca y, al tratarse de un falangista, da importancia a los testimonios de quienes estuvieron relacionados con el crimen. Se trata de una obra que intenta exculpar a los suyos, pero que guarda interesantes referencias respecto a datos y lugares concretos por parte de testigos directamente involucrados. “Dulcifica algún testimonio como el del capitán Nestares, jefe militar de la zona de Víznar aquellos meses y amigo de Molina Fajardo”, comenta Miguel Caballero.

En 2007 Letralia publicó una investigación de Fernando Guijarro Arcas en la que el escritor y periodista español asegura que el cadáver de García Lorca ya no se encuentra en el campo de Alfacar.

El hijo del capitán Nestares, Fernando, también militar retirado con rango de general, certifica ahora la pertinencia de la nueva investigación. Este hombre, amigo de los archivos y la historia, fue conducido por algunos de quienes dice que se encargaron del crimen al lugar exacto de los hechos. “Eran tres”, asegura el general Nestares en el archivo de la Diputación provincial de Granada. La mitad del escuadrón, según algunas fuentes. Porque Caballero, en su libro Las 13 últimas horas en la vida de García Lorca, implicó en sus investigaciones al menos a seis personas.

Pero el militar no hizo su excursión al paraje con todos ellos: “Me llevaron los guardias de asalto al sitio donde dicen que los mataron. Uno de ellos se llamaba Antonio Benavides y se trataba de alguien muy fanfarrón. No se habían vuelto a ver desde la noche en que los fusilaron. Se estuvieron contando sus vidas. Fueron los mismos que los condujeron desde Granada”, afirma el general Nestares.

Según él, al lugar de los hechos llegaron dos camiones desde puntos distintos. “Uno traía a García Lorca y a los banderilleros anarquistas, Juan Arcoya Cabezas y Francisco Galadí. El otro transportaba a don Dióscoro Galindo, maestro republicano de Publiana, que también fue fusilado. Lo trasladaron desde su pueblo y bajo el mando de Juan Luis Trescastros”.

Los demás miembros del pelotón eran Mariano Ajenjo Moreno, Salvador Varo Leyva y los campeones de tiro Juan Jiménez Cascales y Fernando Correa Carrasco, armados con sus pistolas Astra modelo 902 calibre 7,65 mm y sus fusiles Mauser modelo 1893, todos ellos llenos de munición. A unos los reclutaban por su pericia en los disparos; otros, como Benavides, un tipo sangriento, un asesino natural según Caballero, se apuntaban por vicio.

Nestares, que por aquel entonces —cuando dice que le condujeron al lugar en los años setenta— presentaba grado de comandante, consiguió convencerles por la confianza que les merecía gracias a su padre: “Fueron con mucho gusto. No volví a verlos más. Nadie en Granada sabía quiénes eran algunos de ellos”, afirma. Según el general, no presumían del crimen, pese a que varias versiones les presentan fanfarroneando por la ciudad en las horas posteriores al asesinato.

La investigación en marcha difiere de la de Gibson. Él se basaba en los testimonios de Manuel Castilla Blanco, alias Manolillo el comunista, supuestamente el enterrador, quien condujo al investigador hacia otro paraje a unos 400 metros del actual. Según Caballero, dicho testimonio no era fiable, ya que según él ha comprobado, Manolillo el comunista llegó al lugar en septiembre y el asesinato se produjo en agosto. “En aquellos tiempos de escasez, cualquiera estaba dispuesto a dar una versión por algo a cambio”, remacha Miguel Caballero.

Gibson argumenta en cambio que no se fía de la fecha que aduce Caballero: “Llevar allí a un extranjero en aquella época era jugársela. Yo creo que sí estuvo. Él estaba convencido de decirme la verdad. Manuel Cuesta me confesó que en la época el capitán Nestares, responsable de la zona, le había obligado a firmar un documento jurando que no había estado allí”.

El problema con la nueva superficie de excavación, que ya se encuentra delimitada con estacas, es que existen unos ocho metros de tierra encima debido a la preparación para construir en su día un campo de fútbol. En el mismo lugar donde los investigadores creen que se encuentra la fosa hubo un campo de instrucción para tropas de Franco; también se ha practicado allí motocross, y se quiso construir un complejo deportivo que iba a quedar rodeado de chalés.

Algo que en su día Isabel García Lorca, hermana del poeta, se empeñó en parar mediante una carta al entonces alcalde de la localidad, Juan Caballero Leyva, con fecha de 13 de octubre de 1998: “Distinguido amigo. Ha llegado a mis oídos el plan que tiene el ayuntamiento de Alfacar, que usted preside, de hacer un campo de fútbol justo donde fueron a caer miles de hombres asesinados, muchos de ellos, supongo, correligionarios suyos, socialistas. También está ahí mi hermano, Federico García Lorca”.

Así lo reconoce Isabel en la misiva. Y no detiene ahí las presiones. Envía el fax al entonces presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, y todo se para. “El daño principal ya estaba hecho”, dice Caballero. “Era la explanación, lo que hizo que el terreno principal fuera alterado con el añadido de varios metros encima. Ahora tenemos que buscar una aguja en un pajar. De haber quedado todo como estaba originalmente, junto a lo que llaman camino del obispo y a 24 pasos de lo que es este cortijo, conocido como del Pepino, ya habríamos encontrado los restos”, explica.

En 2007 Letralia publicó una investigación de Fernando Guijarro Arcas en la que el escritor y periodista español asegura que el cadáver de García Lorca ya no se encuentra en el campo de Alfacar.

“La familia de Federico García Lorca, deshechos de dolor por su trágica muerte que nada podía justificar, desenterró el cadáver del poeta”, indica Guijarro Arcas. “Lo hicieron dos días después de su trágica muerte en agosto de 1936, para trasladarlo a la finca que sigue siendo propiedad familiar, la Huerta de San Vicente, donde está enterrado aún”.

Fuente: El País
Letralia

Recibe 2020 con 20% de descuento en corrección de textos y corrección de estilo