Saltar al contenido
Uno o dos de tus gestos, el más reciente libro de cuentos de Jorge Gómez Jiménez, editor de Letralia

Editorial española presenta Vida y aventuras de Jack Engle, obra perdida de Walt Whitman

miércoles 22 de marzo de 2017
¡Compártelo en tus redes!
Walt Whitman
Whitman publicó la obra por entregas en el periódico neoyorquino Sunday Dispatch.

La editorial gallega Ediciones del Viento lanza al mercado hispanohablante Vida y aventuras de Jack Engle, de Walt Whitman, una novela perdida desde 1852 y recuperada recientemente por un universitario en el estado de Texas.

“Vida y aventuras de Jack Engle”, de Walt WhitmanTraducida al castellano por Miguel Temprano García y con prólogo del escritor Manuel Vilas, se trata de un documento “fascinante” sobre el Nueva York de mediados del siglo XIX con un fuerte carácter “dickensiano”, de acuerdo con su editor en España.

El texto, aparecido por entregas en el periódico neoyorquino Sunday Dispatch en 1852, fue hallado por Zachary Turpin, un estudiante de la Universidad de Houston que se declara obsesionado con la obra de Whitman. Turpin encontró en los diarios del poeta y ensayista (1819-1892) anotaciones de nombres y fragmentos que aparecían en ella. Luego investigó en la Biblioteca del Congreso y dio con los ejemplares del diario.

En su prólogo, el escritor Manuel Vilas, autor de América y gran admirador de Whitman, habla del enigma que supondrá saber si Vida y aventuras de Jack Engle fue un trabajo o un encargo literario. Aseveró que la primera edición de Hojas de hierba, aparecida en junio de 1855 y compuesta de 795 ejemplares, fue costeada por el poeta, por lo que “tal vez Jack Engle sirvió para pagar Hojas de hierba”.

Según el editor Eduardo Riestra, es una novela urbana en la que afloran, sobre todo en los últimos capítulos, los grandes temas que caracterizarían los escritos de Whitman tres años más tarde. Riestra sostuvo que la novela, narrada en primera persona por el personaje dickensiano Jack Engle, tiene por sí misma el valor histórico y literario de retratar el Nueva York de 1850 a través de los niños de la calle, el sistema judicial y el mundo del comercio en una ciudad todavía “primitiva”.

“Algo de Walt Whitman pasó a la bondad natural de este Jack Engle: si Jack Engle fue pensado por Whitman, Jack Engle es nuestro hermano, nuestro amigo y camarada”, señaló Vilas en el prólogo, en el que recuerda la controversia que provocó su manera de aproximarse al tema de la sexualidad en una época en que predominaba una moral tradicionalista y para la que el maestro del verso libre resultó ser “un meteoro de sensualidad, promiscuidad, colectividad, gratitud, elevación, sarcasmo, y un enorme corte de mangas a las tradiciones literarias europeas”.

Fuente: EFE
Letralia