XXXVII Premio Internacional de Poesía FUNDACIÓN LOEWE 2024 Saltar al contenido

Murió Juan Bañuelos, el poeta que quiso quemar el odio con su verso al rojo vivo

sábado 1 de abril de 2017
¡Comparte esto en tus redes sociales!
Juan Bañuelos
Bañuelos fue parte del grupo de cinco poetas mexicanos que en 1960 publicaron el volumen colectivo La espiga amotinada.

El poeta mexicano Juan Bañuelos falleció el jueves 30 de marzo a los 84 años en Ciudad de México a causa de complicaciones respiratorias. El Instituto Nacional de Bellas Artes (Inba) fue el encargado de difundir la noticia y lamentó la muerte del escritor.

Bañuelos, nacido en Tuxtla Gutiérrez (Chiapas) el 6 de octubre de 1932, fue un ensayista, editor y catedrático que estudió en las facultades de Derecho, Filosofía y Letras, y Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México (Unam).

Ejerció como corrector de estilo, fue miembro fundador del Ateneo de Chiapas y se destacó como coordinador de talleres de poesía de la Unam.  

“Estamos consternados por la pérdida de mi padre. Fue una persona que aportó tanto a la literatura mexicana y, en particular, a la literatura que defiende los derechos indígenas. Estuvo en la lucha social y la defensa de los pueblos indígenas”, declaró Cecilia Bañuelos, hija del poeta, el cual se caracterizó por un arraigado sentido de la política que se manifestaba sin fingimientos en sus textos.

Por su parte, el periodista y también poeta Jaime Labastida describió su relación con Bañuelos y expresó su tristeza ante su partida física. “Fuimos amigos desde 1957. Fue un amigo entrañable, puedo decir mi hermano. Los que constituimos La espiga amotinada ya nos estamos yendo; primero Eraclio, ahora Juan. Me duele muchísimo, no tengo palabras”, afirmó Labastida sobre un autor a quien la realidad histórica llevó a asentar en sus versos un testimonio de la realidad apremiante de nuestro mundo.

Bañuelos fue parte del grupo de cinco poetas mexicanos que en 1960 publicaron el volumen colectivo La espiga amotinada, que reunía Puertas del mundo, de él mismo; La voz desbocada, de Óscar Oliva; La rueda y el eco, de Jaime Augusto Shelley; Los soles de la noche, de Eraclio Zepeda, y El descenso, de Labastida.

También ejerció como corrector de estilo, fue miembro fundador del Ateneo de Chiapas y se destacó como coordinador de talleres de poesía de la Unam y de las universidades de Guerrero, Querétaro, Sinaloa y Chiapas. Su obra fue traducida a alemán, búlgaro, checo, húngaro, noruego, polaco, rumano y sueco.

Bañuelos obtuvo los premios Bellas Artes de Poesía Aguascalientes 1968 por Espejo humeante (1968), el Chiapas en la categoría Arte 1984 por su destacada aportación a la lírica de México, el Bellas Artes de Poesía Carlos Pellicer 2001 por El traje que vestí mañana (1980) y el Xavier Villaurrutia y el de Poesía José Lezama Lima en 2005 por A paso de hierba (2002).

Entre los poemas y poemarios del tuxtleco figuran “Escribo en las paredes” en Ocupación de la palabra (1965), No consta en actas (1971), Destino arbitrario (1982), Poesía de Juan Bañuelos (1988), Donde muere la lluvia (1992) y Vivo, eso sucede (2012).

Fuente: EFE
Letralia

¡Comparte esto en tus redes sociales!
correcciondetextos.org: el mejor servicio de corrección de textos y corrección de estilo al mejor precio