correcciondetextos.org: el mejor servicio de correccin de textos y correccin de estilo al mejor precio

Saltar al contenido

Los Cuentos completos de Ednodio Quintero sumergirán al lector en la ficción cotidiana de su autor

sábado 2 de diciembre de 2017
Ednodio Quintero
Quintero: “Creo que a veces los personajes se imponen”. Fotografía: Gabriel Mármol

En un acto donde una sola figura terminó acaparando la atención gracias a su singular habilidad con la palabra, este viernes 1 de diciembre fue presentado el más reciente libro del escritor venezolano Ednodio Quintero, Cuentos completos, editado por El Estilete y como una de las actividades de la segunda Feria del Libro del Oeste de Caracas (Floc) en el edificio Centro Cultural de la Universidad Católica Andrés Bello (Ucab).

Uno de los presentadores fue Silvio Mignano, embajador de Italia en Venezuela, quien se encontraba junto al cuentista, en cuyo discurso improvisado agradeció a la editora Sandra Caula, al equipo editor y a la librería Lugar Común por el apoyo prestado para realizar su proyecto. Igualmente, expresó su satisfacción al saber que la filósofa italovenezolana Victoria de Stefano redactara el texto de la contratapa.

“Hace muchos años dije que no iba a escribir más cuentos porque me resulta muy fácil”.

Quintero (Las Mesitas, Trujillo, 1947) citó una frase de Stendhal con la que se mostró por completo de acuerdo: “Escribir es un placer denso y profundo”. Luego, recordó las sesiones de hasta catorce horas de trabajo mientras escribía La danza del jaguar (1991).

El disfrute que le causó preparar el material que compone Cuentos completos “está condensado en este lingote de oro”, en referencia a la publicación, la cual contiene textos de hasta el año 1968 y abarca cinco décadas de narrativa.

Por otra parte, el autor de El hijo de Gengis Khan (2013) anunció que se encuentra trabajando en una “traducción” conjunta de los cuentos breves de Yasunari Kawabata, quien no respetaba los cánones estilísticos de los géneros literarios occidentales y terminaba convirtiendo sus relatos breves en “instantes de vida”.

Sobre lo que más lo atrae de la novela frente al relato, Quintero señaló: “Creo que a veces los personajes se imponen. Una de las cosas que me gustan de escribir, sobre todo cuando estoy pensando en una novela, es que no sé lo que va a suceder. El personaje es el que dicta. Quizá por eso dejé de escribir cuentos clásicos. Hace muchos años dije que no iba a escribir más cuentos porque me resulta muy fácil”.

No obstante, resaltó que el último relato del libro fue hecho en honor de su madre, en el que narra un viaje a sus siete años a través del páramo y acompañado por un extraño hombre con un solo ojo en la frente, cual cíclope andino.

“Mientras esté vivo, seguiré escribiendo estos relatos familiares”, aseveró acerca de una experiencia que equiparó a “sumergirse como un buzo en una memoria casi amniótica”, un esfuerzo por recuperar los primeros recuerdos de su existencia. “Seguiré en ese espacio mítico donde nací”, sentenció.

“Yo tengo la suerte de tener muy buenos lectores”, dijo al final de su discurso el laureado con el Premio Miguel Otero Silva de la Editorial Planeta en 1994 por El rey de las ratas y el Francisco Herrera Luque de la Editorial Grijalbo-Mondadori en 1999 por El corazón ajeno, entre otras distinciones.

Letralia