XXXVII Premio Internacional de Poesía FUNDACIÓN LOEWE 2024 Saltar al contenido

Adriana Zacarías Núñez gana el certamen poético de los Juegos Florales Guadalupanos Sahuayenses

domingo 22 de diciembre de 2019
¡Comparte esto en tus redes sociales!
LXIV Juegos Florales Guadalupanos Sahuayenses
El galardón está dotado con 40.000 pesos y la presea Alberto Barragán Degollado.

Con el poema “Tierra de mis padres”, la escritora mexicana Adriana Zacarías Núñez obtuvo el premio de poesía de los LXIV Juegos Florales Guadalupanos Sahuayenses, dotado con 40.000 pesos y la presea Alberto Barragán Degollado, que le fue entregada el sábado 7 de diciembre en una ceremonia celebrada en la Casa de la Cultura Maestra Petrita Cortés de Sahagún, en Sahuayo, Michoacán (México).

Adriana Zacarías Núñez nació en México pero reside desde hace muchos años en Estados Unidos. Tiene una maestría en Lenguas Modernas y Artes Liberales de la Universidad del Estado de California en Fullerton, y trabaja en proyectos educativos como Easy Phonics, una aplicación para enseñar la pronunciación del inglés.

Fue escritora y editora de artículos en la revista educativa El Jardín de las Letras y en la revista Universo del Saber, en Orange, California. Ha sido ganadora del segundo lugar en el concurso de poesía “Recordando México” en Los Ángeles, California (2007), y del segundo lugar en el concurso de poesía de la Universidad de Fullerton (2009).

El galardón es convocado por la Asociación Propulsora del Arte (APA) con el patrocinio de la Secretaría de Cultura del Gobierno de Michoacán, el ayuntamiento local, el Club de Leones, la empresa Campo Alegre y Alimentos y el Patronato de los Juegos Florales Guadalupanos Sahuayenses.

En la ceremonia de entrega se le rindió homenaje a la poeta María Luisa Cacho Olivares, de Jiquilpán de Juárez, Michoacán, quien hasta el año pasado participó como jurado de los Juegos Florales Guadalupanos Sahuayenses.

Fuente: La Verdad

Tierra de mis padres

Adriana Zacarías Núñez

Tierra de mis padres, con olor a caña,
guarache y sombrero, huanengo y guadaña,
de diáfanos lagos donde igual se bañan
la luz del ocaso y la clara mañana.

Tierra donde lloran las nubes grisáceas
dejando el aroma de tierra mojada
que abraza los campos y nace la grama
donde sobrevuelan miles de parvadas.

Terruño adorado de piernas cansadas
que arrastran los pasos arriando al ganado,
redes que semejan las alas de un hada
cayendo en el agua, atrapando pescados.

Tierra de mariachis, pirekuas, jaranas,
de tequila y pulque, mezcal y charanda,
lindas abuelitas cubiertas de canas,
doncellas con cántaro, rebozo y canasta.

¡Tierra de mis padres, de mestiza raza!

Tierra de mi patria, con selvas esmeralda
llenas de caoba, parotas, orquídeas y lianas,
relámpagos verdes de loros en fuga,
la música edénica del tzentzontle que canta.

Pueblitos perdidos entre la montaña
llenos de jacales con techos de paja,
y cercanas haciendas con mares de cañas,
vetustos portales y patios de lajas.

Tierra donde duermen los sueños sutiles
de amores inquietos, de paz y esperanza,
arco iris de abanicos en la larga falda
de la bella niña que al son del jarabe en la plaza baila.

¡Terruño adorado, tierra de mi raza!

Y allá, en esos lares, un hogar se alza
en un pueblito viejo, con techo de dos aguas,
paredes de adobe, arriates que realzan
el perfil de la noria con rojas macetas,
y faroles que invitan a la serenata…
la casa de mis padres, ¡viejitos de mi alma!

Tierra de mis padres, tierra de mi raza,
tierra de recuerdos de dulce añoranza,
de infancia dormida en plena confianza
en el regazo suave de la madre amada,
en el abrazo fuerte del padre que trabaja,
en el saludo diario del vecino que pasa,
en el amor sincero de mi bendita raza.

¡Tierra de mis padres, de mi ausente patria!

Tierra de mi patria, con desiertos de oro,
con bosques de jade, cielos de zafir,
con tapancos viejos de tejamanil,
volcanes de granate, valles de esmeralda,
minas de oro y plata, y el mayor tesoro:
el amor humano en el diario vivir.

¡Tierra de mis padres, donde fui tan feliz!

Tierra que en la ausencia me hace suspirar
y cubre mis ojos de agüita con sal.

Letralia

¡Comparte esto en tus redes sociales!
correcciondetextos.org: el mejor servicio de corrección de textos y corrección de estilo al mejor precio