Recibe 2020 con 20% de descuento en corrección de textos y corrección de estilo
Saltar al contenido

Murió el filólogo y escritor español Gregorio Salvador

domingo 27 de diciembre de 2020
¡Compártelo en tus redes!
Gregorio Salvador
Salvador publicó obras sobre filología y de ficción, y desdeº1987 ocupaba el sillón q de la Real Academia Española.

A los 93 años de edad murió el sábado 26 de diciembre en Madrid el filólogo y escritor Gregorio Salvador, reconocido como una de las máximas autoridades en nuestro idioma y miembro de número de la Real Academia Española (RAE), donde ocupaba la letra q desde el 15 de febrero de 1987.

Experto en lexicología y dialectología, se incorporó a la RAE con un discurso que trataba precisamente sobre la letra q y al que le respondió, en nombre de la corporación, Manuel Alvar. En la institución se desempeñó como bibliotecario (1990-1998) y vicedirector (2000-2007), y además entre 1992 y 1998 ocupó la presidencia de la Asociación de Academias de la Lengua Española (Asale).

Nacido en Cúllar-Baza (hoy Cúllar), Granada, el 11 de julio de 1927, pronto abandonó su tierra natal para desarrollar una prolija y exitosa vida académica que comenzó como docente en institutos de Algeciras, Cartagena y Astorga, obteniendo la cátedra de Gramática Histórica en 1966 en la Universidad de La Laguna (Tenerife), donde creó una reconocida escuela de estudios semánticos estructuralistas.

Doctor en Filología Románica, fue catedrático de Lengua Española en las universidades Autónoma y Complutense de Madrid y de Gramática Histórica en las de La Laguna y Granada. Estas dos últimas le nombraron doctor honoris causa, distinción que le otorgó también la Universidad de Alcalá de Henares.

Fue miembro de honor de la Asociación de Hispanistas de Asia, de la Asociación de la Prensa de Madrid, correspondiente de la Academia Nacional de Letras de Uruguay, de la Academia Chilena de la Lengua, de la Academia Argentina de Letras y de la Academia Hondureña de la Lengua. Fue académico honorario de la Academia Colombiana de la Lengua y de la Academia Nicaragüense de la Lengua. Asimismo, presidió la Sociedad Española de Lingüística (1990-1994).

Recibió la Medalla de Honor de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (2004) y los premios de periodismo José María Pemán (1987), Mesonero Romanos (1995), César González Ruano (2001) y Mariano de Cavia (2004). Contaba también, entre otros reconocimientos, con la Gran Cruz de la Orden Civil de Alfonso X el Sabio (1999) y la Medalla de Andalucía (2010).

Fue autor de una decena de obras filológicas, entre las que cabe citar el Atlas lingüístico y etnográfico de Andalucía (Alea), en colaboración con Manuel Alvar; Semántica y lexicología del español (1985); Estudios dialectológicos (1987), y La lengua española, hoy, en colaboración con el también académico Manuel Seco (1995).

Escribió igualmente obras de ficción, como Casualidades (1994), El eje del compás (2002) y Nocturno londinense y otros relatos (2006). Publicó, asimismo, recopilaciones de sus artículos periodísticos, con títulos como El destrozo educativo (2004) y El fútbol y la vida (2007).

En el campo de la dialectología, estudió sobre todo la del andaluz oriental, y como crítico literario se centró en poetas como Miguel Hernández, Antonio Machado, Juan Ramón Jiménez y Federico García Lorca. Como ensayista se mostró fundamentalmente como un defensor de la lengua como instrumento de unión y no de creación de identidades.

Fuentes: ABCRAE
Letralia

¡Compártelo en tus redes!
Recibe 2020 con 20% de descuento en corrección de textos y corrección de estilo