Lecturas de poesa en apoyo a afectados por el volcn en La Palma

Saltar al contenido

Falleció el músico y actor venezolano Víctor Cuica a los 71 años

domingo 27 de diciembre de 2020
¡Compártelo en tus redes!
Víctor Cuica
Cuica tocó al lado de grandes músicos de finales del siglo XX y encarnó el espíritu de la bohemia caraqueña. Fotografía: Luna Benítez

El venezolano Víctor Cuica, percusionista, flautista, saxofonista y actor, murió el sábado 26 de diciembre a los 71 años. Protagonista de la bohemia y la noche caraqueña, fue un innovador en la fusión del jazz con la música afrocaribeña, y en las producciones audiovisuales aportó su particular estilo de actuación pleno de su personalidad.

Cuica había nacido el 19 de abril de 1949 en La Pastora, Caracas, y fue padre de dos hijos. Compartió tarima con grandes orquestas y músicos de talla internacional como Porfi Jiménez, Gerry Weil, Paquito D’Rivera, Arturo Sandoval y Tito Puente, entre otros, en Estados Unidos, Alemania, Francia, España y Argentina.

Con su estilo inconfundible, Cuica fue el símbolo de la noche caraqueña tocando como solista o con otros músicos.

Atraído por la música desde niño, Cuica se inició en la Escuela de Bandas Militares en La Victoria, Aragua, y luego estudió flauta, armonía y composición en la Escuela Superior de Música José Ángel Lamas. Se enfocó en los instrumentos de aire como el clarinete y la flauta y tomó clases de saxofón, instrumento del que fue destacado intérprete por más de cincuenta años.

Formó parte de la Orquesta de Chucho Sanoja, y más tarde de la banda musical de Oscar D’ León, a comienzos de los setenta. Se dice que fue suya la idea del nombre de la orquesta de salsa La Dimensión Latina. Después de un breve retiro, en 1979 funda el grupo musical Víctor Cuica y su Jazz Latino.

Víctor Cuica y Fausto Verdial
Cuica actuó al lado de Fausto Verdial en Se solicita motorizado con moto propia y muchacha de buena presencia, filme de Alfredo Anzola de 1977. Fotografía: Gabriel Vargas Zapata • Llegaron los Colchones

De sus papeles en el cine venezolano de los años 70 y 80 destaca el de Alexander, de Se solicita motorizado con moto propia y muchacha de buena presencia (1977), filme de Alfredo Anzola que protagonizó junto al actor, guionista y escritor Fausto Verdial.

También actuaría en películas como Un domingo feliz, Panchito Madefuá, De cómo Anita Camacho quiso levantarse a Marino Méndez, Santera y Maroa, y compuso las bandas sonoras para la mayoría de las películas de quien fuera su esposa, la cineasta Solveig Hoogesteijn. Su trabajo en Santera recibió en 1997 el premio a la mejor Banda Sonora. Igualmente, tuvo varios papeles en telenovelas.

Víctor Cuica, Elba Escobar y Alejo Felipe
Cuica con Elba Escobar y Alejo Felipe en De cómo Anita Camacho quiso levantarse a Marino Méndez (1986), de Alfredo Anzola.

En los años 80 desarrolló su carrera musical presentándose en festivales como el Memphis in May (Memphis, Tennessee, Estados Unidos) y escenarios como el club Domicile (Múnich, Alemania) o el Poliedro de Caracas. En 1985 su grupo fue la primera formación venezolana invitada a tocar en el Festival Internacional de Jazz de Montreal.

En Québec tocaría junto al vibrafonista Lionel Hampton y su orquesta. También participaría en el V Festival Latinoamericano de Música y en el Festival Mar del Jazz (Buenos Aires, Argentina). En 1995 recibió el premio al mejor músico del año por la Casa del Artista de Venezuela y en 1996 alternó con el guitarrista flamenco Paco de Lucía en dos conciertos en el Teatro Teresa Carreño de Caracas. En 2003 es homenajeado en el Festival de Naguanagua.

Su discografía comprende los títulos Que sea para siempre (1983), Noctámbulo (1993), Víctor Cuica y Alberto Lazo (1997), Los locos de Caracas (2000) e Internacionales (2006). Además tocó el saxo para los discos The Message, de Gerry Weil (1979); Taller Experimental de Jazz (1986); Jazz desde Aldemaro (1997); Espacial, de Gerardo Chacón (2000), y Juegos de playa, de Gonzalo Micó (2000).

Con su estilo inconfundible, Cuica fue el símbolo de la noche caraqueña tocando como solista o con otros músicos en locales como el Café Noisette, en La Carlota, o el Juan Sebastián Bar, en El Rosal, en los que dejó huella. En los últimos años brindó su colaboración al medio cultural al tocar en presentaciones de libros y otras actividades.

Letralia