Lecturas de poesa en apoyo a afectados por el volcn en La Palma

Saltar al contenido

Diamela Eltit abogó por “desbiologizar la escritura” al recibir el premio Carlos Fuentes

miércoles 8 de septiembre de 2021
¡Compártelo en tus redes!
Diamela Eltit
Eltit: “Lo que moviliza es la democratización real de la escritura hasta donde concurran autoras y autores sin más garantía que el poder del libro”. Fotografía: Dirección General de Comunicación Social de la Unam

“Hoy me parece indispensable democratizar el espacio literario, repito, desbiologizar la escritura”, dijo la escritora chilena Diamela Eltit el lunes 6 de septiembre al recibir el Premio Internacional Carlos Fuentes a la Creación Literaria en el Idioma Español, que le fue concedido en abril por la Secretaría de Cultura de México y la Universidad Nacional Autónoma de México (Unam) por “su compromiso con la reinvención del lenguaje”, como informamos en Letralia 368.

El rector de la Unam, Enrique Graue Wiechers, y la secretaria de Cultura federal, Alejandra Frausto Guerrero, entregaron el reconocimiento a una autora cuya obra “representa el espíritu y los valores que, desde 2012, son la esencia de este premio: la capacidad para hacer de la literatura un arte que cruce fronteras, que hable de todos y para todos”.

“Su trayectoria de vida, su compromiso con la academia, su activismo intelectual y artístico, y una obra literaria amplia y estimulante, han contribuido al enriquecimiento de la literatura al desbordar los límites de la palabra y permitir la apropiación de imágenes y momentos en sus narrativas”, destacó el rector en la ceremonia efectuada en el Palacio de Bellas Artes, en la capital mexicana.

Tras recibir el galardón, Diamela Eltit —que el viernes 27 de agosto fue proclamada también ganadora del Premio FIL de Literatura en Lenguas Romances 2021— se manifestó por la democratización real de la escritura, por acabar con el binarismo, la vocación clasificatoria que pone de un lado la literatura de mujeres y en otro espacio la de los hombres. Esta división, explicó, genera una asimetría, abre un surco en el interior de la producción literaria y se establece una “biologización” de la letra.

“Siempre he pensado que una escritora no es una garantía de excelencia, pero un escritor tampoco. Lo importante es la escritura, la estética, el deseo que recorre el texto, su audacia, su ritmo, la pausa, el ímpetu”, dijo Eltit.

“Lo que moviliza es la democratización real de la escritura hasta donde concurran autoras y autores sin más garantía que el poder del libro. Los griegos hace siglos ya pensaron la polis. Hoy me parece indispensable democratizar el espacio literario, repito, desbiologizar la escritura”, recalcó ante Silvia Lemus, viuda de Carlos Fuentes.

La galardonada también expresó que recibir esta distinción le da más sentido a su hacer literario, pues la obra de Fuentes es patrimonio americano, excede a México. Su producción extensa y elocuente permitió ampliar el horizonte analítico del continente.

La secretaria Alejandra Frausto Guerrero indicó que entregar este galardón de amplio reconocimiento internacional a plumas profundas y conscientes como la de Diamela Eltit honra y mantiene vigente la voz del autor de Aura.

La obra de Eltit, añadió, es importante en momentos de adversidad en los que es necesario el absoluto reconocimiento de la diversidad cultural, el rechazo a la exclusión por género o nacionalidad, y la inclusión de todas las formas de vida y pensamiento.

“La apuesta absoluta es seguir creando. Como escribió Fuentes: ‘cuando excluimos, nos traicionamos y empobrecemos; cuando incluimos, nos enriquecemos’ y esto lo ha tenido claro Diamela Eltit y se puede apreciar en su obra, donde la literatura es una respuesta, una tercera voz, que transmite algo entre lo real y lo misterioso, lo artístico, lo social, el agravio, la indignación”, aseveró.

Por su parte, Graue Wiechers subrayó que en la obra de la galardonada convergen magistralmente la narrativa, el ensayo y la poesía, y proyectan inquietudes que se transforman en esperanzas, donde sus lectores pueden pensar un futuro mejor. “Todas sus publicaciones encarnan algo muy valioso: la posibilidad de crear y habitar espacios de libertad”.

De igual forma destacó que en su novela Lumpérica, el personaje L. Iluminada representa todas aquellas luchas, preocupaciones y exigencias que enfrentaban las mujeres en el contexto de la dictadura chilena, y que hoy, en nuestras sociedades, se siguen perpetuando y vulneran los derechos de las mujeres.

“Frente a las desigualdades contemporáneas y la violencia que éstas engendran, los lectores le agradecemos su inagotable capacidad para recrear las realidades con el lenguaje —como diría Carlos Fuentes— para brindarle al mundo un espacio de ‘refugio y compensación, así como visión y conciencia, de los tiempos inclementes’”, añadió Graue acompañado del escritor Mario Bellatin, integrante del jurado.

Ante la escritora chilena el rector también expuso que como latinoamericanos, en nuestra gran diversidad y con nuestras complejas realidades económicas, sociales y políticas, compartimos una rica tradición estética afincada en una permanente reflexión crítica de nuestro entorno y de una inmensa voluntad de sobrevivencia y transformación.

En la ceremonia de premiación participaron el embajador de Chile en México, Domingo Arteaga Echeverría; el poeta y miembro del jurado del Premio Carlos Fuentes, Adolfo Castañón Morán; el coordinador de Difusión Cultural de la Unam, Jorge Volpi Escalante; Cecilia Fuentes, hija del escritor Carlos Fuentes; la escritora Margo Glantz, y la feminista Marta Lamas, entre otros.

Fuente: Unam
Letralia